1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Aún Sin Valorar)
Cargando…

La Metamorfosis

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Los cambios internos y externos de una vuelta al mundo

Cómo perder peso durante un gran viaje

Algo evidente que hemos sacado en claro de nuestro viaje alrededor del mundo es la pérdida de peso, y por si no nos habíamos dado cuenta de lo holgada que nos quedaba la ropa los últimos meses de viaje, al llegar a casa nuestra familia y amigos nos lo repetían hasta la saciedad para que nos quedara claro. Este hecho nos hace pensar en cómo hemos cambiado físicamente durante el viaje y la cronología sería más o menos la siguiente.

Principio_ViajeTodo empezó unos días antes de nuestro viaje, era Enero y salíamos de Barcelona con las mochilas llenas y un peso, llamémoslo, adecuado para nuestra estatura (aunque quizás rozando ese límite) y es que, al parecer, las últimas semanas antes del viaje nos convertimos en oso antes de hibernar, es decir acumular calorías.

Durante los primeros tres meses todo se compensaba, la comida calórica como carne argentina, marisco chileno, hamburguesas americanas y Fast Food australiano, con el movimiento, es decir, cargar con la mochila de un lugar a otro, no parar de viajar, etc., … Incluso creemos que llegamos a engordar algún que otro kilo.

Luego llegó Asia y… la primera, en la frente, en Bali -nuestro primer destino asiático- Fran sufrió de una gastroenteritis bastante fuerte que, de un plumazo, le arrebató unos cinco Kg. Los siguientes cinco meses es cuando la dieta Mochileros hizo sus estragos. En este período se conjugan varios factores:

Movimiento al cubo: si antes pensábamos que nos movíamos, esto era una locura; caminar, buscar y comparar alojamientos, transportes nocturnos en los que no descansas, distancias más largas que recorrer…

Calor, calor, calor y volver al calor: Daba igual el país en el que estuviéramos, la época del año, el monzón, la altitud sobre el nivel del mar… al final siempre llegábamos a la misma conclusión, ¿sabéis cuál?….¡¡¡CALOR!!!

Cambiamos nuestra dieta proteica por fruta, verdura, arroz, te, café en lata (algún día os hablaremos de este líquido elemento).

La conjunción de los dos anteriores propicia otra circunstancia, ¿qué comes cuando hace mucho calor? Muchas veces nada, solo quieres líquidos: agua, zumo, café en lata (otra vez, ¿os empieza a generar curiosidad?) y con una comida al día y líquido quedas saciado.

Todo esto nos llevó a pesarnos en Corea y darnos cuenta que Fran había perdido 19 Kg. y Virginia 10Kg.!!! Cerca del 25% de nuestra masa corporal.

comparacion final

No solo en el peso ha consistido la metamorfosis, también era curioso ver a Fran con su cambio de look constante, afeitado, barba de una semana, barba frondosa (qué hipster!!!), corte de pelo casi al 0,… Y es que a los chicos se les nota más el paso del tiempo en este tipo de viaje.

Otro cambio evidente era el constante cambio de color de piel, cada vez un poquito más oscuro, y no era por falta de higiene, mal pensados, que lucíamos un moreno paleta de manual.

A partir de aquí, todo fue mucho más estable con ganancia de incluso 1 o 2 kilos y color de piel estancado. Dicho esto también hay que reconocer que cada vez nos encontrábamos más fuertes, nos costaba menos arrastrar las mochilas y con más fondo físico, y sentíamos que los trekking que hacíamos eran cada vez más livianos.

Así que para todo aquel que se preocupe de su peso y no consiga perder ni un gramo… le recomendamos la mejor dieta existente, la vuelta al mundo (como mochileros, por supuesto). Resultados asegurados.

Y recuerda que sólo por ser lector de nuestro Blog tienes un 5% de descuento en tu seguro de viajes con IATI Seguros, click aquí para conseguir tu descuento 🙂

Seguro IATI descuento 5%

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Aún Sin Valorar)
Cargando…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *