1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…

Road Trip por Australia

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Consejos para conducir por Australia (Relocation)

1. Revisad cuánto consume la caravana que os entregan, puede que no os salga a cuenta este tipo de oferta, dependiendo de los kilómetros que debáis hacer.

2. Chequead el tiempo, no querréis que os ocurra lo mismo que a nosotros (7 de 1o días con lluvias intensas).

3. Contratad un seguro opcional. Las carreteras australianas son malas, sobretodo fuera de Sídney y Melbourne. Los camiones suelen salpicar piedrecitas que se incrustan en los cristales de vuestro vehículo, y pueden romperlos.

4. Sobre todo, y puede que más importante: ¡No conduzcáis de noche! Parece broma, pero Australia tiene un gran problema con el atropello de canguros, éstos suelen cruzar las carreteras al anochecer y al amanecer, y ninguna compañía de seguros cubre este incidente.

5. Si vais a pasar por ciudades como Brisbane, Sídney y Melbourne, registrad la matrícula de vuestro coche online en las páginas gubernamentales de los peajes. En la mayoría no existen cajeros, y se registra vuestro coche en vídeo. Si no pagas, pueden aplicarte una multa de 75AUD por peaje!

Melbourne | Sídney | Brisbane

Conducir por Australia

Siempre he sido de esas personas que cree que la suerte depende mucho de la actitud de cada uno. Sin embargo, estoy empezando a cuestionarme esta teoría. Es cierto… culpa nuestra escoger la época de lluvias para viajar a Australia, es cierto… no puedes hacer nada cuando empieza a llover, y por muy mal que te lo tomes, si las nubes que llevan acompañándote durante 5 días siguen siendo igual de espesas que el primero, quiere decir que va para largo. Pero claro… cuando estás tan lejos de casa, cuando es tan remota la posibilidad de volver, y cuando sabes que al otro lado de la carretera existen varias de las mejores playas de mundo, pero tú no puedes ni siquiera percibir que es una playa… te cabreas!

Este es el prólogo de nuestra aventura en caravana por la costa este de Australia, y esto es lo único malo que vamos a contar, porque seamos sinceros, a todos nos gusta leer las cosas bonitas, y más si se trata de lugares a los que quieres ir algún día. Sin embargo, una gran lección que nos enseñaron estos lluviosos y grises días fue que hay cosas que no se pueden controlar, y debes disfrutar de cada minuto. Si vives en una agónica espera, sólo conseguirás alargar un estado de impaciencia, fruncirás cada vez más el ceño, y lo único que saldrá de tu boca serán gruñidos y quejas cada vez más pesadas.

Comenzamos nuestro viaje en Cairns, usamos una oferta que ellos llaman “Relocation”, igual que pretendíamos hacer en Estados Unidos. Sólo que en este caso nos aseguramos de pagar un seguro opcional, poco a poco vamos aprendiendo… Y nos entregan esta bonita caravana estilo hippie. Sentimos que podemos con todo, sentimos la libertad que te proporciona un vehículo que te permite hacer vida en él, conducir, cocinar, dormir… Estás en un punto en el que no necesitas más. Sólo 10 días por delante, hasta llegar a Melbourne, a unos 4000 kilómetros de distancia.

La primera parte del viaje hasta Brisbane, 900 kilómetros, pasa ante nuestros ojos sin poder hacer nada, solo conducir o parar en un centro comercial, lo único que te da cobijo aparte de tu caravana, a la que ya tienes muy vista. De algún modo, disfrutamos nuestros paseos por los supermercados, buscando carne de canguro, alarmándonos con los precios de algunos productos, y observando a los australianos. En esta parte del continente, cuando sales de las grandes ciudades, encuentras ciertas similitudes con los estadounidenses, la gran extensión de terreno debe jugar un papel muy importante en la manera como la gente vive. Siempre en coche a todas partes, siempre a los centros comerciales, mucha gente en carritos como de golf por el problema de la obesidad…

DCIM103GOPRO

Pero al quinto día… no podíamos soportar más la idea de no poder parar! Así que nos fuimos a visitar el Australia Zoo, famoso por su fundador Steve Irwin, el llamado “Cazador de Cocodrilos”. Sí, seguía lloviendo, pero ¿sabéis qué? Ya nos daba igual, nos mojaríamos y problema solucionado. Allí tuvimos la oportunidad de acurrucar a un Koala en nuestros brazos, y realmente parecen peluches! O dar de comer a canguros que corretean en libertad en un gran parque del zoo. Aparte de observar desde muy cerca todo tipo de cocodrilos. Es un lugar que funciona muy bien, además es un lugar muy educativo. La memoria de Steve Irwin sigue presente y también su filosofía.

Sin embargo, cuando empezamos a disfrutar de verdad fue cuando salimos de la zona de lluvias, a partir de Melbourne. Sí, sí, al final de nuestro trayecto… pero como no habíamos parado, aun nos quedaban unos días de margen! Así que aprovechamos para conducir por la Great Ocean Road. Esta carretera, construida tras la segunda guerra mundial por los soldados que regresaron a casa, y como homenaje a aquellos que dieron sus vidas en batalla, es una de las carreteras con las vistas más bonitas que existen.

Los acantilados, las playas aisladas en las que puedes encontrarte solo, los faros, las olas, los colores, los 12 apóstoles… Recorrimos la carretera en un día, pero sin duda habríamos necesitado más, aconsejable para unos 3 días como mínimo!

Seguros IATI

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *