1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Aún Sin Valorar)
Cargando…
Manresa en un día

Rincones escondidos de Barcelona: Manresa

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Si estás buscando una escapada para hacer desde Barcelona, aquí te proponemos qué hacer en Manresa en un día. Una ciudad situada a unos 70 kilómetros de la capital Catalana que tiene mucho que ofrecer tanto en la misma ciudad como en los alrededores.

Se suele decir que la ciudad hace de límite entre la parte rural de Cataluña hacia el norte y la industrial hacia el sur. En su momento fue una de las ciudades catalanas más importantes en lo que a la industria textil se refiere.

Qué ver en la ciudad de Manresa en un día

La ciudad de Manresa tiene mucho que ofrecer, puedes llegar a ella utilizando el tren. Puedes salir desde varios puntos de Barcelona en Rodalies o FGC, el trayecto se dilata más de una hora y media. También puedes utilizar la red de autobuses que tardan aproximadamente lo mismo que el tren. Y por supuesto en coche en aproximadamente una hora desde varios puntos equidistantes de Cataluña, ya que según dicen, Manresa es el corazón de Cataluña.

A continuación te vamos a proponer una ruta para hacer en Manresa en un día. Seguramente, si profundizas, de para más de un fin de semana, pero eso ya os lo contaremos en una próxima visita.

Cueva de San Ignacio

Comenzamos la visita por la Cueva de San Ignacio, a las afueras de Manresa. Ignacio de Loyola es la persona que más proyección internacional ha dado a Manresa, donde vivió menos de un año. El que fuera soldado, decidió abandonar su carrera militar para dedicarse a la reflexión y la escritura, y fue en Manresa donde encontró un lugar de retiro en lo que hoy conocemos como la Cueva de San Ignacio.

El paso del río Cardener por Manresa se caracteriza por la presencia de grutas naturales debido al viento y las lluvias. Loyola utilizaba una de estas grutas para rezar y escribir. Al parecer fue allí dónde comenzó a escribir los Ejercicios Espirituales. El complejo actual se edifica sobre esas grutas.

La entrada a este santuario es gratuita. Cada mes se organizan visitas guiadas desde la oficina de turismo de Manresa.

Exterior de la cueva de San Ignacio

La fachada barroca lateral nos cuenta cómo se veía el mundo en el s. XVII y nos presenta el mundo dividido en tres. La parte de abajo representa los trabajadores, que al darle forma de pilares son los que aguantan el mundo. En la parte media está representada la nobleza y el clérigo, una zona mucho más ornamentada y con varios ventanales. La parte de arriba representa el cielo, lo que anhelan todos los que están debajo. En esa parte vemos ángeles y entradas de luz que representan el paraíso.

cova sant ignasi Manresa
Fachada de la Cova Sant Ignasi

La fachada frontal es un ejemplo de la arquitectura jesuita y del barroco catalán. En el centro se puede apreciar una escultura de San Ignacio con una pluma y el libro de los Ejercicios Espirituales. Encima de éste, el rosetón simboliza la iluminación divina.

Interior de la cueva de San Ignacio

La parte interior de la cueva de San Ignacio se divide, a su vez, en cuatro compartimentos, desde la iglesia a la cueva.

Iglesia

La iglesia se construyó durante 13 años, y fue finalizada en 1763. Está formada por una nave única y su decoración es de estilo rococó. Además del altar con la santísima trinidad que hay al fondo, todos los espacios que hay entre los contrafuertes son también capillas. En su época de esplendor se podían llega a hacer más de 900 misas al día.

Espacio de acogida

Hasta 1900 era la entrada a la cueva, a día de hoy se puede observar la puerta de 1625 que daba acceso a la cueva y un arrimado de mármol con forma serpenteante que recorría buena parte de la roca de la cueva.

Antecueva

Hasta el s. XIX era el lugar dedicado al culto, pero con la edificación de la iglesia se convirtió en el vestíbulo de acceso a la cueva. La decoración de esta sala es exquisita, nos llamó mucho la atención las vidrieras de la izquierda enfrentadas a los mosaicos de la derecha. También es bastante impresionante la escultura que hay justo antes de la entrada a la cueva del conocido escultor Josep Llimona.

La cueva

La pequeña cueva es el espacio en el que Ignacio de Loyola se dedicaba a la vida contemplativa. Hoy en día es una pequeña cripta donde se puede ir a meditar.

Basílica de la Seu

Nos encontramos ante el principal monumento de Manresa, la Basílica de la Seu. Iglesia gótica de una sola nave que se presenta ante nosotros con una amplitud extraordinaria. La nave está bordeada por capillas entre contrafuertes más bajos que provocan el efecto de estar en una distribución de tres naves.

El arquitecto de esta obra fue Berenguer de Montagut, que proyectó otras obras importantes como Santa María del Mar en Barcelona o la Catedral de Palma de Mallorca. Nos llamó la atención lo inculcado que tienen los manresanos lo de estar en el medio. De su Basílica dicen que es más pequeña pero más luminosa que la Catedral del Mar pero menos luminosa y más grande que la catedral balear, a nosotros nos dio que pensar.

Basílica de la Seu Manresa
Interior de la Basílica de Manresa

La arquitectura es característica del gótico catalán, poco decorada y con volúmenes horizontales. La construcción finaliza en el s. XV, 160 años después del inicio de su construcción. La fachada principal porticada es de estilo neogótico diseñada por Alexandre Soler i March que fue asesorado por Antoni Gaudí.

La visita al templo cuesta 3 € e incluye el claustro, la nave y el baptisterio.

El claustro

En la parte opuesta a la entrada, se encuentra el claustro. Para acceder al él, pasarás por un portal románico y en su interior puedes observar una columnata románica. En el subsuelo se encuentran las tumbas de una necrópolis.

Retablos góticos de la Seu

Son bastante importantes las obras de arte que hay en el interior de la Seu, sobre todo los retablos góticos. Puedes visitar el retablo de San Miguel y San Nicolás, el de San Marcos y el más impresionante, el del Espíritu Santo.  El retablo del Espíritu Santo es una completa representación de La Biblia realizada por Pere Serra.

La cripta

La cripta es un espacio barroco del s. XVI en la que se conservan piezas salvadas de la destrucción del año 1936. Para acceder a ellas tienes que bajar por unas escaleras al lado del presbiterio. El retablo que decora la cripta es de 1600 y alberga las cajas de los Cuerpos Santos.

Carrer del Balç

El Carrer del Balç era una calle que formaba parte de la ciudad medieval que estaba cerca del mercado. Un buen ejemplo de urbanismo medieval de trazado estrecho y sinuoso.

La peculiar ortografía del terreno ha propiciado que permaneciese como una estrecha calle intermedia. Al parecer, a partir del s. XVI la calle se privatiza y las bodegas y bajos se incorporan a las casas de las calles Sobrerroca y Santa Llúcia, de manera que queda como un pasaje interior y cerrado.

calle medieval Manresa
Calle de aspecto medieval en Manresa

Durante la estancia de Ignacio de Loyola en Manresa, en 1522, es posible que paseara por calles como esta. Durante el s. XIV la ciudad crece hasta hasta llegar a alcanzar los 5000 habitantes. Se comienza la construcción de grandes monumentos como el puente nuevo, la Seu o la Sèquia, una de las obras de ingeniería medieval más relevantes de Europa, de la que os hablaremos más adelante.

Centro de interpretación

El centro de interpretación ofrece una visión multimedia de cómo era la Manresa del s. XIV. Se pueden ver cómo funcionaban el mundo de los gremios, las oligarquías y las familias de nobles de la ciudad. También explican cuáles fueron los factores para la construcción de la Sequía.

Pou de la Gallina

Continuamos con qué ver en Manresa en un día con el Pou de la Gallina. En cualquier rincón de Manresa te puedes encontrar con leyendas sobre San Ignacio de Loyola. Es normal, estamos hablando de un santo que hizo más de 100 milagros en la ciudad donde escribió sus Ejercicios Espirituales.

En este caso nos topamos con un pozo al llegar a la calle Sobrerroca al salir del Carrer de Balç. Cuenta la leyenda que en 1.602 una niña de 14 años, muy cerca de una fuente, estaba cuidando la gallina de su madrastra. En un momento de descuido este ave doméstica se le escapa y se cae en el pozo de agua. Por desgracia para la niña, la gallina de su malvada madrastra -siempre son malvadas- muere ahogada. La joven con el susto en el cuerpo suplicó a Sant Ignacio de Loyola que devolviera la vida al animal. El santo se le apareció a na niña y obró su milagro.

El pozo que podemos ver hoy en día se movió ya que, originalmente, estaba en medio de la calle.

Edificios antiguos en la Plaza Mayor

En la Plaza Mayor de Manresa podemos encontrar un par de edificios antiguos que no puedes dejar de visitar. En este caso los dos edificios que nos llamaron la atención están muy cerca de la oficina de turismo de la ciudad.

Barbería antigua

Justo en la esquina de la calle Sobrerroca encontramos una barbería con un estilo totalmente vintage. En realidad es una barbería que se conserva tal como se podía ver el siglo pasado. No podéis perderos las sillas de la peluquería, toda una delicia para los amantes de los muebles clásicos.

Barbería antigua de Manresa
Barbería de estilo vintage en Manresa

Como anécdota, fijaos en la cristalera de la puerta de entrada y veréis como la película esmaltada del cristal está al revés. Podéis ver que las iniciales del dueño de la barbería VF están a la inversa. Esto es debido a que el dueño se dio cuenta que había mucha gente que intentaba mirar desde fuera si había mucha gente para decidir entrar o no, sin tener que entrar. Con el esmalte no veían nada y preferían irse…. al voltear el vidrio consiguió tener más clientela.

Droguería Ferrer

En esta ocasión, nos encontramos un trampantojo. Lo que desde fuera parece una farmacia clásica, que lo fue, a día de hoy resulta que es un bar. La droguería data de 1885 y es uno de los comercios más longevos de la ciudad. Hoy se conoce como Taverna 1913, aunque en su exterior se sigue viendo el nombre de la antigua tienda. Curioso, ¿verdad?

Librería Roca

Esta pequeña librería situada en la calle Sant Miquel es un lugar lleno de historia. Resulta que nos encontramos ante la librería más antigua de toda España. La librería abrió sus puerta en 1.824 cuando Pau Roca i Pujol comenzó a vender libros que el mismo confeccionaba.

Situada en pleno casco antiguo, la fachada de este comercio es extremadamente fotogénica.

Librería antigua Manresa
Fotogénica vista de la librería modernista

Farmacia Esteve

Conforme bajamos hacia la rambla, seguimos viendo comercios antiguos. En este caso nos encontramos con la Farmacia Esteve en la calle del Born. En el s. XVIII la familia Esteve abrió su farmacia en este emplazamiento, pero en 1926 la reformaron y le dieron el semblante modernista que podemos ver hoy en día. Si nos acercamos a dicha farmacia podemos ver el mobiliario original que conserva.

El miembro de la familia que vivió este cambio modernista, Antoni Esteve Subirana, fue un notable farmacéutico en Cataluña.

Casa Torrents

La casa Torrents es un edificio modernista del año 1906 situada en la plaza Fius i Pilà. La casa-palacio es del arquitecto Ignasi Oms i Ponsa construida por la familia Torrents.

El edificio es un palacete de cuatro plantas que, a día de hoy, se utiliza como oficinas. El edificio está flanqueado por dos torreones, uno de ellos culminado por una cúpula cónica cubierta por escamas de cerámica.

Rambla de Manresa

Los manresanos la llaman la Rambla de Manresa, aunque los foráneos lo encontraremos como Passeig Pere III. Realmente tiene cierto parecido a la Rambla de Catalunya de Barcelona.

Se trata de un paseo, de algo más de un kilómetro, que se divide en dos partes rectas unidas por una pequeña curvatura. La rambla se desarrolla entre árboles a los dos lados y puedes encontrar algunos pequeños jardines mientras paseas por él.

Qué ver a las afueras de Manresa

Después de ver una parte de la ciudad, seguimos nuestra ruta por Manresa en un día moviéndonos a las afueras. A nosotros después de comer nos dio tiempo a ver un par de cosas, pero la verdad es que hay mucho que hacer a tan sólo unos kilómetros a las afueras de Manresa.

Parc de la Sèquia

Lo que más nos impactó de los alrededores de Manresa, fue el Parc de la Sèquia. La Sèquia es un canal construido en el s. XIV que lleva agua del río Llobregat desde Balserany hasta la capital del Bages. La proyectó Guillem Catà y se considera una de las principales obras de ingeniería hidráulica de la época medieval. En un recorrido de 26 kilómetros se produce un desnivel de tan solo 10 metros, un hecho insólito teniendo en cuenta los medios de la época.

Manresa en un día
Parte del canal que recorre la Sèquia de Manresa

Para hacer realidad este canal, se tuvieron que construir una treintena de acueductos para salvar los desniveles del terreno. Algunos de estos acueductos son verdaderos monumentos, el de Santa María no tiene desperdicio. Lo que realmente nos sorprendió es que tanto tiempo después siga llevando agua a Manresa como el primer día.

Esta ruta es ideal para hacer caminando o en bicicleta, el entorno es una auténtica maravilla. La ruta nos recordó un poco a la Garrotxa, sobretodo a La Frageda d’en Jordà. Además, tuvimos suerte de llegar a última hora de la tarde y deleitarnos con el rojizo atardecer entre naturaleza.

Obaga de l’Agneta

En uno de los recovecos que va haciendo el serpenteante canal de la Sèquia nos encontramos con una sorpresa. La Obaga de l’Agneta había preparado unas pruebas relacionadas con el aceite. Esta empresa que se dedica a producir aceite de oliva virgen puso a prueba nuestros olfatos. Nos enseñaron que el aceite, como el vino, tiene multitud de matices al llegar a nuestra glándula pituitaria.

Aunque en la prueba los olores estaban un poco exagerados, aprendimos que había mucho que descubrir detrás de la industria del aceite. ¿Sabías que hay más de 1.500 variedades de olivo por todo el mundo?

aceite del Bages
Cata de aceite del Bages

Mas de la Sala

Después de un primer contacto con el aceite, nos desplazamos a Mas de la Sala a hacer una pequeña cata. Se trata de un restaurante y pequeño hotel rodeado de campos y situado cerca de los viñedos del Bages.

La cata se realizó con dos aceites diferentes y, con el segundo, descubrimos que es posible llegar a notar picor al tomar aceite. Como el vino, la cata de aceites tiene una liturgia que hay que seguir para poder apreciar el oro líquido en todo su esplendor.

Después de la cata nos sirvieron una tapa marca de la casa para acabar un día redondo. La tapa era trinxat -un plato muy típico en Cataluña- con un huevo de codorniz, muy recomendable.

Camí Ignesià

El camí Ignesià no es algo que hiciéramos, la verdad es que no es algo que puedas hacer en un solo día. Para el que no lo sepa, como nosotros antes de esta visita, el Camí Ignesià supuestamente es la ruta que hizo San Ignacio de Loyola del País Vasco a Cataluña. Por lo que podemos equiparar esté camino de peregrinaje al camino de Santiago.

El camino comienza en Azpeitia y finaliza en Manresa. En total son 650 kilómetros que se pueden distribuir en 27 etapas, si te interesa esta peregrinación puedes consultar la web del Camino Ignaciano.

El camino recorre País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña.

Dónde comer en Manresa

Como siempre la gastronomía de los lugares que visitamos forma parte de la experiencia viajera que buscamos. En Manresa hay cantidad de lugares para elegir si quieres disfrutar de la gastronomía manresana. Nosotros te vamos a proponer un par de lugares donde comer en Manresa.

Tapas por la plaza Mayor

Aunque seguramente no es algo para hacer todo el año, dicen que en invierno Manresa se convierte en Manrusia, se está poniendo muy de moda ir de tapas por la plaza Mayor. Algunos de los lugares donde disfrutar el buen tiempo es la Taverna 1913, de la que os hemos hablado antes, o Sant Ignasi.

Kursaal Espai Gastronòmic

En nuestra visita a Manresa en un día, comimos en Kursaal Espai Gastronòmic. Un lugar muy agradable donde disfrutar tanto de la comida como de la bebida.

Nos sirvieron unas tapas para compartir con una brandada de bacalao de otro planeta. Nos sorprendió que el bacalao fuera el plato estrella del restaurante y casi de todo Manresa. Nos parecía una locura, ¿pescado a más de dos días de distancia en carro de la costa? pero tienes sentido, ya que se conserva muy bien en sal.

comer en Manresa
Plato de costillas de cerdo

De segundo probamos el plato de bacalao y unas costillas de ternera que se se deshacían solo con mirarlas. Y de postre nos hicimos un magnum nosotros mismos, una experiencia muy recomendable si decides comer en este lugar.

Esta experiencia ha sido posible gracias la apoyo de la entidad Barcelona és Molt Més que organizó el encuentro con varios bloggers.

No olvides lo importante que es viajar siempre asegurado, sobretodo en países donde los costes médicos son prohibitivos. En la imagen de más abajo puedes comprar tu Seguro de Viajes con un 5% de descuento, puedes ahorrarte mucho dinero si eres previsor.

Seguros IATI

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Aún Sin Valorar)
Cargando…

2 comentarios en “Rincones escondidos de Barcelona: Manresa”

  1. Respecto al post sobre la “rambla”, pues es justo lo contrario. Los manresanos conocemos la “rambla” como “el passeig”. Cuando alguien nos comenta o pregunta algo sobre la “rambla” sabemos que son de fuera.

    1. 365sabadosviajando

      Hola Joan! La verdad es que el guía nos contó precisamente lo que decimos en el post, pero nadie mejor que alguien local para saber exactamente cómo es! Gracias por tu aportación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *