1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…

Hoian en bici

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Qué ver en Hoian

Hoi An, situada hacia la mitad de Vietnam, aunque considerada por sus propios habitantes parte del Sur es un toque diferente al Vietnam al que te has acostumbrado. Hay dos visiones sobre esta ciudad, una positiva y una no tanto. Comencemos con la visión bonita de una ciudad que en verdad merece este adjetivo como ninguna. El centro o casco histórico de Hoi An es un hervidero de vida, con mucha sensatez no está permitido el paso de vehículos de motor por sus estrechas y cuidadas calles, lo que añade desde luego un plus, ya que te facilita caminar y perderte por sus calles sin necesidad de estar totalmente atento y concentrado en no dar un pie en falso. Es también una ciudad que acoge alegremente a los que se aventuran a ir en bici por ella, algo absolutamente recomendable.

Casas históricas de Hoian

Con tranquilidad vas paseando y curioseando, templos, antiguas casas de comercio reconvertidas en pequeños museos, incluso casas familiares con mucha historia que abren sus puertas a aquellos que están interesados en conocer el interior de las mismas, o algunas rehabilitadas en restaurantes o cafetería biblioteca, como Restop, donde no pudimos resistir a tomar un helado para llevar mejor el calor sofocante que nos perseguía. Todo un regalo el que descubrimos por casualidad, ya que en el segundo piso tenía una biblioteca, esta pequeña “Área de descanso” como la llaman sus jovencísimas propietarias, es un oasis para aquel turista despistado que se olvidó llevar agua consigo, ya que ofrecen agua de forma gratuita.

hoi an

Puente Japonés de Hoian

Encontramos de nuevo una arquitectura muy peculiar, como el llamado “Puente Japonés”, un puente cubierto escoltado por varias figuras que cuentan la leyenda del mismo. Había un mítico animal en la tradición asiática, algo muy común en las historias vietnamitas, que una vez más es el protagonista de esta historia. “Érase una vez un monstruo gigante llamado Cu, imaginaos cuán grande era que ocupaba gran parte del continente asiático, en India se encontraba su cabeza, en Japón su cola y en Vietnam el cuerpo<, así que decidieron acabar con él, construyeron el puente en la parte más débil de su cuerpo y de esta manera acabaron con muchos desastres naturales, como terremotos e inundaciones que este monstruo causaba”.

La ciudad de Hoian es en verdad un regalo para el turista que, ya venga desde el sur o desde el norte, caerá rendido, más si cabe, a la belleza de su arquitectura, calles, gente y gastronomía. Sin embargo, hay un secreto que queremos compartir con vosotros, si paseáis por Hoi An y al día siguiente os marcháis, os perderéis el verdadero Hoi An. Más allá de la ciudad repleta de restaurantes bonitos, de cafeterías con estilo europeo, de sastrerías con diseños muy tentadores y precios aún más, existe un Vietnam más rural, más sencillo, el Hoi An auténtico, el de la gente artesana tiñendo las cañas de distintos colores para luego fabricar las esterillas, de los artistas que crean esas pequeñas obras de arte con conchas incrustadas en la madera, de los dinámicos fabricantes de barcos que no cesan en su trabajo… y todo ello al ritmo pausado de tu pedaleo.

Tour en bici por los alrededores de Hoian

El día comienza con nuestra guía Thrinh, una vez más contamos con la ayuda de Rutas Vietnam para encontrar un nuevo aliciente al descubrir más a fondo esta cultura y este país que, poco a poco, se ha ido ganando un pedacito de nuestro corazón. Primero cruzamos las islas del Delta del Río Song Thu, en el ferry local, una vez llegados allí comenzamos a pedalear mientras atravesamos puentes increíbles de madera y no podemos concentrarnos en nuestra “conducción” por culpa de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, campos de arroz, gente con su día a día… hasta llegar a la aldea de Kim Bong. Allí somos testigos de qué negocios viven las familias de esta zona. Por ejemplo, el trabajo artesanal de las esterillas que nos deja impresionados, cómo las fuertes mujeres de edad avanzada trabajan duramente, bajo el calor insoportable, esperando que una caldera con agua a una temperatura lo suficientemente elevada como para teñir las cañas hierva, o cómo se fabrican unas curiosas canastas que se utilizan para la pesca. Además, la curiosidad nos ha instado a probar nosotros mismos estas barcas con éxito para algunos y desesperación para otros a los que les cuesta un poco más regresar al muelle.

Las playas de Hoian

Tras un consistente almuerzo en una casa local, llega la tarde y en esta ocasión nos quedamos sólos con Thrinh, la excursión de la tarde no suelen hacerla muchos, lo cual consideramos un gran error, ya que lejos de los circuitos habituales, después de haber cruzado varios pueblos de pescadores, nos encontramos con una grata sorpresa, unos cuantos kilómetros de playas vírgenes y salvajes. Sí, esto también es Vietnam! Aunque no podemos proseguir por la arena, ya que la marea está alta hacemos un parón para disfrutar de un merecido baño en el mar, agua caliente y solos nos divertimos jugando con la cámara acuática, nos relajamos durante un rato y volvemos con nuestra nueva amiga, que nos espera para disfrutar de un pequeño pic-nic improvisado. La historia de Trinh es emotiva, y es a la vez una historia común entre las mujeres vietnamitas, que probablemente las convierta en mujeres luchadoras, fuertes, con una gran autodeterminación, independientes y orgullosas, nos alegramos de haber conocido a una chica tan valiente y, desde ahora, es sin duda un ejemplo a seguir. Con su juventud nos ha demostrado que la edad y la madurez no siempre van de la mano, y que aún con 20 años recién cumplidos las ideas se pueden tener muy claras y los proyectos muy adelantados. Para terminar, llegamos a la desembocadura del río Thu Bon y a partir de aquí un barco nos lleva de vuelta a Hoi An.

Os estaréis preguntando entonces cuál es la visión negativa de esta ciudad… La verdad es que cuando empezamos a escribir esta crónica os íbamos a contar algunos detalles que la afean un poco. Sin embargo, al recordar los momentos vividos en ella, a la gente increíble que conocimos, al ritmo tranquilo y desenfadado que mantuvimos, a la fabulosa comida tradicional de Hoi An que probamos, como el “Cao Lau” o los “White Rose” creemos que esos pequeños detalles no son para nada relevantes y que, al fin y al cabo, hay cosas que uno debe conocer por sí mismo y no dejar que el relato de otros le influencien, sobre todo si son aspectos negativos.

Seguros IATI

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…

2 comentarios en “Hoian en bici”

  1. Patricia Abrantes

    Hola. Las fotos de la bike tour para Kim Bong son fantasticas. Estamos planejando un viaje para Hoi An y nos gustaria mucho saber de donde han salido (solo hay un puerto?) y nos encantaran las fotos donde estan de bike e aquella donde hay un rio con palmeras por los dos lados e un bote al medio. Donde sacaron essas fotos, onde queda ese lugar? Muchas Gracias

    1. Hola Patricia, gracias por tu comentario 🙂 En realidad hicimos el tour en bici con una agencia local que se llama Heaven and Earth tours, el llamado Real Vietnam Bicycle tour http://www.vietnam-bicycle.com/
      También lo puedes contratar con la agencia Rutas Vietnam que es con quien lo hicimos nosotros y que tb tiene otras rutas interesantes y parecidas por Vietnam. Cualquier duda aquí estamos y, de nuevo, gracias!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *