1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 3,00 out of 5)
Cargando…

El Sur de Tailandia

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Qué ver en el Sur de Tailandia

Tras el sofocante calor de Bangkok, y nuestro previo paso por las tierras del norte del país, ahora le tocaba el turno al sur. La siempre más cálida zona de un país, hemos estado repasando nuestros pasos y nos hemos dado cuenta de que, en general, hemos disfrutado más los países que hemos comenzado por el sur… ¿será porque la gente es más abierta, será porque el clima suele ser mejor, porqué será? A lo mejor es simple casualidad. La cuestión es que en el sur nos hemos sentido como en casa, será porque somos del sur de Europa…

Railay Beach 

Railay Beach, el lugar que escogimos para tomarnos unas pequeñas vacaciones dentro de este gran viaje, nos pareció el sitio perfecto para desconectar, recargar rayos uva y vitamina C, y disfrutar de la playa que tanto hemos echado de menos últimamente. Los paisajes kársticos de esta zona la hacen única y es una de las imágenes más conocidas de Tailandia. Sus playas de color esmeralda y arena blanca como el marfil te deslumbran para, de repente, echar la vista al frente y encontrar una columna de roca que parece colocada en esa precisa posición y coordenadas para deleite de aquellos que pretenden desconectar su mente de su cuerpo.

Aquí sólo se puede acceder en bote, por lo que durante el día mucha gente viene desde la vecina Ao Nang a pasar el día a Railay, así que podemos estar rodeados de gente por todos lados, aun así es bastante grande por lo que puedes encontrar un hueco en la arena sin demasiada dificultad.

Eso sí, está absolutamente llena de hoteles, aquí puedes leer cuánto cuesta un viaje a Tailandia, cosa que le quita algo de encanto, demasiadas construcciones para un lugar que fue creado pensando en la armonía y en la belleza de la simplicidad. Cada día cuando quieres ir a tomar un baño al océano, debes recorrer el intrincado laberinto de pasillos internos que conectan todos los hoteles del lugar, algo que desde luego afea lo que podría haberse convertido en un auténtico paraíso, aunque cuando finalmente llegas a un metro de separación del mar, contemplas la bella estampa de una típica barca tailandesa meciéndose lentamente con el vaivén de las olas y posas tus ojos sobre esa maravillosa roca que sobresale del mar como si se tratara de un faro, se te olvida lo que podría haber sido para descubrir que, en realidad, por sí mismo y sin necesidad de la intervención humana, lo es.

Futbol en Railay Beach

Islas Phi Phi

Pero no podíamos marcharnos de Tailandia sin intentar ver la archi-conocida playa donde se rodó la película del mismo nombre, “La Playa”. Según nos contaron llevaban más de dos meses sin poder venir hasta aquí, la entrada es un tanto peligrosa para los botes en temporada de monzones, por los vientos fuertes que azotan la zona, así que por extraño que nos pareciera nos sentimos las personas más afortunadas del mundo cuando pudimos acceder a ella, porque es probable que ésta sea la mejor playa que hemos visto en nuestra vida. Obviamente sin gente habría sido una experiencia mucho mejor, pero el paisaje es espectacular. Uno intenta buscar el hueco perfecto en el que fijar para siempre el recuerdo, lo intentas en vano sin embargo. Lo único que puedes hacer es adentrarte un poco en el mar, y con una cámara acuática grabar todos los instantes a solas que le puedas robar a esta pequeña isla del archipiélago de Ko Phi Phi.

A Ko Phi Phi llegamos en una lancha rápida que nos llevó, en grupo, hasta la zona, allí pasamos el día disfrutando de otros lugares también dignos de visitar, aunque el plato estrella sea la Playa. Anclamos el bote en varios lugares para realizar una actividad que cada vez nos está gustando más, el snorkel. El mar de Andamán es cálido y alberga mucha vida entre sus aguas. No hace falta alejarse mucho para poder disfrutar de una amplia cantidad de peces de diferentes tamaños y colores, de corales -aunque estos sí están un poco estropeados-, y todo ello rodeado de esas formaciones rocosas que no dejan de aparecer dispersas en los rincones más insólitos. Es aquí donde fuimos testigos de algo asombroso, bastante especial y repentino que nos dejó con la boca abierta y sin fotografías. Un banco de peces voladores que empezó a saltar por encima de nuestras cabezas, sin siquiera esperarlo teníamos a cientos de peces usándonos para ver quién saltaba más alto.

Con el sabor de su cocina, el paisaje de fantasía, la amabilidad de su gente, la belleza de sus templos, la gran historia de tiempos pasados, la calidez de sus aguas… nos despedimos de Tailandia con la promesa de volver. Esta visita nos ha sabido a poco, queremos más y, sobretodo, nos vamos con una gran pregunta… ¿Cómo no vinimos antes a este lugar del mundo que lo tiene todo?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 3,00 out of 5)
Cargando…

6 comentarios en “El Sur de Tailandia”

    1. Hola Silvia! Pues sí, nos quedamos con la boca abierta cuando nos vimos ahí en medio, y claro, con la Gopro apagada en ese momento como que no nos dio tiempo de reaccionar, habría quedado genial sin duda… cosas que pasan 🙁 Aunque por lo menos nos lo quedamos en la memoria!
      Gracias por tu mensaje, intentaremos continuar dando envidia, jeje

  1. ¡Qué gran recuerdo! La verdad que engancha. Nosotros hemos estado en dos ocasiones.

    Eso sí Ko Phi Phi para otra ocasión, el monzón quiso que no pudiéramos visitarlas. El plan B fue recorrer en moto Ko Lanta, que tampoco estuvo mal.

    1. A nosotros no nos cabe en la cabeza cómo no habíamos ido antes, y desde luego repetiremos, nos quedó mucho por ver y desde luego Ko Lanta entra en los futuros planes!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *