1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…
Castillo de Ozu

Diarios de Viaje en el Sur de Japón: Uchiko | Ozu | Matsuyama

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Diarios de viaje en el Sur de Japón: Uchiko

Domingo 13 de Septiembre

Día 9: Excursiones desde Matsuyama

Qué ver en Japón: Uchiko y Ozu

Amanece un nuevo día en Japón, hoy vamos a hacer una excursión desde Matsuyama a dos pueblos cercanos, Uchiko y Ozu. Como ya es habitual, nos acercamos al Convenience Store de turno, hoy toca Circle K, donde recogemos nuestro desayuno diario, café más pasta para cada uno (todo por 462 ¥). Es lo más rápido y sencillo, además en muchos de estos establecimientos hay una zona con bancos para poder tomarte el desayuno, comida o lo que quieras tranquilamente. Así además puedes tirar los restos a la basura del local, ya que en Japón no hay papeleras por las calles.

Cogemos el primer tranvía que pasa, y no nos damos cuanta que no nos lleva a la estación de tren que es donde queremos ir, sino a la de metro! Aunque gracias a ese error aprovechamos y nos montamos en el tranvía antiguo, que hoy hace un recorrido turístico básico desde la estación de tren, pasando por la de metro hasta el Dogo Onsen, normalmente nos habría costado 300 ¥ por persona pero con nuestro súper All Shikoku Rail Pass lo tenemos incluido.

Botchan train Matsuyama
Este es el llamado tren Botchan

Cuando por fin llegamos a la estación que queríamos nos logramos montar en el tren de las 10:14 hacia Uchiko. Esta ciudad es interesante por varios motivos; el primero es el teatro de Kabuki, junto con el que ya vimos de Kotohira es uno de los pocos que quedan en pie y bien conservados, ya que son construcciones de madera. Otro de los motivos es su distrito histórico, que como ya es habitual en este tipo de localidades, conservan su estilo peculiar como si el tiempo los hubiera querido detener hace 100 años.

Sin embargo, Uchiko fue importante por su comercio de cera, y hoy en día se puede visitar un centro donde aún fabrican las velas al estilo tradicional. Existe también un museo dedicado a este producto, para que se vea la importancia del mismo en esta localidad.

De vuelta paramos a comer en Cafe Beans, un restaurante estratégicamente ubicado cerca de la estación de tren para aquellos desafortunados que pierden el tren que pasa cada hora, sí habéis acertado, como nosotros… Pero se come bien, aunque no es tan económico como nos habría gustado. Tomamos cada uno un croissant de pollo teriyaki con patatas fritas por 860 ¥.

Ya en Ozu, pueblo conocido por su castillo y por la famosa pesca con cormoranes en el río Hijikawa -aunque la mejor época para ver esta práctica pesquera es durante el verano y por la noche- paramos a repostar de nuevo, esta vez en un supermercado, y acabamos con una botella de algo parecido a yogur liquido (225 ¥), resulta que aquí en Shikoku hace mucho calor, no sabemos si es lo normal pero os aseguramos que es pleno verano y uno muy cálido para nosotros, cosa que ya nos va bien, de ahí que tomemos tantos café fríos.

Al castillo, ubicado en una pequeña colina, y a unos 20 minutos andando desde la estación de tren, no entramos, pero os comentamos que hay dos opciones de ticket, solo al castillo por 500 ¥ o el combinado de castillo más Garyu Sanso por 800 ¥, lo mismo sucedería al revés. La primera de las atracciones sea cual sea cuesta 500 ¥.

El Garyu Sanso es una especie de cabaña ubicada en el otro lado del pueblo de donde se encuentra el castillo, y justo a la ribera del río. Allí uno puede relajarse y disfrutar de las vistas al río Hijikawa mientras admira la delicadeza de esta construcción y su cuidado jardín. Además paseamos por las calles empedradas de la parte histórica del pueblo, aunque debemos advertir que, al menos a la hora que hemos ido nosotros (al mediodía) no había mucho ambiente.

Dogo Onsen

Volvemos a Matsuyama para pasar la tarde descubriendo mejor la zona de Dogo Onsen, nos acercamos hasta el parque que lleva el mismo nombre, donde nos sorprende que haya aquí también varios lagos con sus respectivos pequeños puentes, y al contar hacia la calle comercial donde comienza la zona de Dogo Obaen, justo enfrente de la estación, avistamos el espectáculo diario, que se realiza cada hora, del reloj que está en la entrada de esta calle, el Botchan Karakuri.

Como os decimos, cada hora el reloj cobra vida y realiza una función con unas figurillas que bailan al son de la música, en honor a la novela Botchan, cuyo escritor residió en Matsuyama, el mismo nombre, y por el mismo motivo, que se le dio al tranvía que cogimos esta mañana.

Hoy, cuando llegamos hasta el Onsen Hoankan, el más conocido y el edificio antiguo que vale la pena visitar, decidimos preguntar si se puede entrar aun con tatuajes, y para nuestra sorpresa nos dicen que sí; así que como la entrada es gratamente barata, 410 ¥, aunque esta es la más básica entramos.

A tener en cuenta lo siguiente, hay varios precios, la más básica es solo para entrar en el baño, no entra ni el jabón, ni la toalla, ni el yukata. El alquiler de la toalla son 200 ¥ más. Para los que no hayáis estado nunca en un Onsen en Japón, el funcionamiento es el siguiente. Los baños están separados por sexos, ya que se debe entrar completamente desnudo, hay que dejar las vergüenzas de lado… Tenemos una taquilla en la que dejaremos todas nuestras pertenencias, excepto los productos de higiene, que traigamos de casa/hotel o que compremos allí mismo. Tampoco llevaremos la toalla. Lo primero que debemos hacer es tomar una ducha, es un mero trámite de higiene, el pelo es algo opcional, aunque nunca nos zambulliremos dentro de las aguas termales. El resto es observar un poco qué hacen los locales, ya sabes el dicho…. “Donde fueres haz lo que vieres”

¿Vale la pena pagar una entrada más cara? Bajo nuestra opinión no, ya que nosotros no le damos tanta importancia a este aspecto, las entradas más caras dan acceso a unas salas tipo lounge en las que relajarse, tomar algo, etc. Y si tienes curiosidad por subir un piso más y ver cómo es, actúa con naturalidad y sube que no pasa nada, respeta y no te cueles en la sala, pero sacia un poco tu curiosidad.

Finalmente, hoy para cenar teníamos un lugar visto, el Watamin-chi, también en la calle comercial de Okaido, donde preparan una gran variedad de pinchos y otros platos japoneses; hoy la cena nos ha costado un poco más, 2.097 ¥, pero ha merecido la pena, estaba todo delicioso.

Mañana nos vamos a recorrer la Shimanami Kaido, os contaremos en el próximo post.

Seguros IATI

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *