1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…

Diarios de Viaje en el Sur de Japón: Matsuyama

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Viajar por Japón: Matsuyama 

Sábado 12 de Septiembre de 2015

Día 7: Una de las capitales de Shikoku, nos vamos a Matsuyama

Despertar en medio de las montañas, mirar por la ventana y ver cómo una bruma espesa cubre tu visión, alcanzar sólo a ver las tejas de las casas que quedan por debajo de tu habitación… Sí, esto también es Japón. Concretamente el Japón montañoso del Valle de Iya, donde no sólo el sentido de la vista adquiere una nueva forma, sino que el oído aprende a escuchar sonidos de cascadas algo alejadas o de las fuertes pisadas de los más temerosos que se atreven a cruzar el puente sobre el río Iya. Despertar así, es hacerlo de buen humor sin importar la hora que marca tu reloj, temprana por cierto.

Bus Kazurabashi

Hoy nos vamos pronto, el autobús que recorre este valle es muy infrecuente, aunque sea fin de semana, y no queremos perderlo, justo enfrente del Ryokan, unas maquinas vending (sabemos lo que estáis pensando… Las hay en todas partes! Sí) nos facilitan tomar el liquido elemento de las mañanas, por 130 ¥.

Cuando llegamos a la estación de Oboke encontramos a nuestra vieja amiga, la señora del punto de información, que eficiente nos señala qué recorrido debemos hacer para llegar a Matsuyama, el siguiente destino de nuestro itinerario. Primero hasta Tadotsu, luego cambio de tren hasta Matsuyama, así de sencillo, y con nuestro pase no hemos de abonar ningún extra.

En la estación de Tadotsu, como hemos de esperar un poco al próximo tren, aprovechamos a comprar unas pastas que el café era poco desayuno, por 344 ¥ que nos saben a gloria. El trayecto completo, desde Oboke hasta Matsuyama, dura unas tres horas aproximadamente, se sucede en una espiral de montañas y ríos, para pasar luego a seguir la línea de la costa hasta que llega a Matsuyama.

 

Tranvia en Matsuyama

Como portadores del All Shikoku Pass Rail, en esta ciudad podemos subir a todos los medios de locomoción ferroviaria, y la suerte está de nuestra parte porque el principal medio de transporte aquí es el tranvía.

Nos vamos directos al hotel (7.100 ¥ por noche) que reservamos esta misma mañana desde el tren, es lo que tiene llevar contigo WiFi, que puedes tener más libertad para la toma de decisiones de este tipo. Esta vez hemos escogido un hotel de tipo occidental, llevamos varios días durmiendo mal y necesitamos la comodidad a la que nuestro cuerpo está acostumbrado, al menos un par de días.

 

¿Qué ver en Japón en Matsuyama?

Tras la habitual parada en un CS, esta vez el Cricle K donde repostamos y nos comemos a medias una bandeja de Makis y un trozo de pollo frito más coca cola por 697 ¥, nos dirigimos al castillo de Matsuyama.

 

Este está concretamente situado en lo alto de una colina a la que se puede acceder a través de 3 medios, teleférico o telesilla por 510 ¥ ida y vuelta o 270 ¥ solo ida (mismo precio para un medio o el otro), o la tercera de las formas, a pie y gratis, se tarda unos 20 minutos.

 

Ninjas en castillo de Matsuyama

Al castillo no entramos porque ya ha cerrado, aunque la entrada es de las más económicas, tan solo 300 ¥, y desde luego por fuera es de los más bonitos.

Aunque no compres la entrada accedes hasta la colina de manera gratuita y tienes unas vistas de la ciudad impresionantes.

Allí tomamos un refrigerio cortesía de las máquinas vending por 150 ¥ cada uno, puede que pagues las vistas pero merece la pena, y hay que rehidratarse después de la empinada subida (s lo haces a pie). En este punto observamos que en primavera este paseo debe ser sublime, ya que el camino que lleva hacia el castillo está cubierto de cerezos.

De nuevo abajo vamos hacia la segunda atracción de la ciudad de Matsuyama, el Dogo Onsen, una vez más nos dirigimos allí en tranvía y con nuestro pase no hemos de abonar el precio del billete.

El área llamada Dogo Onsen es una de las tres zonas más importantes de aguas termales de todo Japón, y en concreto el Onsen Honkan es una de las construcciones de este tipo, baños públicos de madera, más antiguas, data del periodo Meiji, y el lugar al que acude la familia imperial de vez en cuando, tienen hasta un área reservada. El precio es bastante asequible, aunque hay varios tipos de entrada, la más económica es 410 ¥ (algo que debéis tener en cuenta es que aquí si tenéis algún tatuaje sí podréis disfrutar de esta experiencia en un Onsen).

Aparte de los numerosos Spas y Ryokans que ofrece este área, hay varios templos interesantes, un parque y una calle comercial donde podréis adquirir todos los souvenirs que queráis (aunque advierto que son más caros aquí, comprobado), además de que el ambiente en general es muy curioso porque los huéspedes que se alojan por esta zona salen a pasear con los yukata de los Ryokan.

Además hoy había una especie de fiesta en la que todos bailaban y nos ha parecido muy curioso.

 

Ramen con huevo

Para cenar escogimos una zona más cercana a nuestro hotel y algo menos cara, la zona comercial de Okaido, donde cenamos un plato de arroz con carne delicioso por 930 ¥ en el restaurante Yoshinoya.

Y recuerda que sólo por ser lector de nuestro Blog tienes un 5% de descuento en tu seguro de viajes con IATI Seguros, click aquí para conseguir tu descuento 🙂

Seguro IATI descuento 5%

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *