1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…

El Concepto Relocation

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Jueves 13 de Marzo, de ahora en adelante el Jueves Negro. Os preguntaréis por qué no veis fotos en este post… más adelante lo entenderéis.

¿Qué es relocation?

Amanece un día glorioso por delante, estábamos animados, era nuestra primera experiencia en esto de la relocation, lo habíamos conseguido! conduciríamos durante 6 días por las carreteras de Estados Unidos en nuestra propia caravana, plenamente equipada, podríamos dormir, cocinar y hasta ducharnos sin necesidad de buscar un hotel, podríamos dormir en cualquier parte, bajo el manto nocturno de las estrellas, podríamos disfrutar de una semana relajados, dejando de lado el pequeño estrés que genera la planificación diaria, al que ya nos hemos acostumbrado pero que se agradece si puedes dejar de hacerlo durante unos días, la carretera era nuestra!

Para los que os estéis preguntado qué es Relocation, os diremos que íbamos a hacer todo esto por sólo un dólar diario, Relocation consiste en llevar de un punto a otro del país el vehículo. Es un servicio que le prestas a la compañía y por eso es casi gratis, es una alianza win-win.

Nos vienen a recoger puntuales los del Monte RV, el lugar donde nos han alquilado nuestra pequeña casa rodante, llega el momento de las presentaciones. A un lado, la pequeña caravana de 12 metros de largo, con capacidad de hasta 6 personas, con partes que simplemente encendiendo un botón se alargan para dar aún más espacio a la habitación y al comedor, ¿es realmente necesario? Ya sabéis, en Estados Unidos cuanto más grande es mejor; al otro lado nosotros, con una cara que refleja entre espanto e ilusión.

Historias para no dormir

Tras una hora de explicación del funcionamiento, de ver un vídeo en español mejicano con toda la información necesaria para que puedas manejar tu nueva casa durante los próximos días, nos entregan las llaves, ya está, nos enfundamos nuestra gorra de conductores y nos disponemos a salir hacia nuestra primera gran aventura por carretera durante la vuelta al mundo. Dos horas después estamos de vuelta en el punto de recogida de la caravana… ¿qué ha pasado? Os preguntaréis… comienza la historia de cómo estuvimos a punto de arruinar el Road Trip por Estados Unidos.

Cuando no tienes experiencia en manejar vehículos tan largos, enormes, monstruosos, aunque tan increíblemente prácticos por otro lado, las primeras horas de conducción son un pelín estresantes. Si además añadimos que viajamos sin mapa ni GPS y que nos somos las personas con la mejor orientación del mundo, la mezcla es explosiva, pero sobretodo hay que tener en cuenta el factor “suerte”, ese que siempre nos trae por la calle de la amargura, ese factor al que sonríes cuando te salen las cosas bien y al que reprendes cuando te juega malas pasadas. En esta historia, todos podéis deducir, que el factor suerte nos vino por el lado malo… transitando por una calle de Boulder City, a unas pocas millas de Las Vegas, nunca se nos olvidará esa “maldita” ciudad, un buen hombre sale de su aparcamiento marcha atrás y nos golpea por la parte media de nuestro vehículo, causando varios daños a nuestra casa.

Aquí viene lo bueno, estás en Estados Unidos y se toman muy en serio todas estas cosas. Imaginaos el follón en el que nos metimos sin comerlo ni beberlo. Primero se nos desencaja la cara, si la vida fuera a cámara lenta, se podría ver cómo los ojos casi se nos salen de las órbitas y cómo de nuestras bocas salía un “Noooo” en voz distorsionada…

Sí, esos éramos nosotros, “Los de la mala suerte” como dice una canción de Pablo Alborán.

La situación fue graciosa, si lo miramos con perspectiva, un amable canadiense vino a echarnos una mano, nosotros al principio no sabíamos ni lo que había pasado, ni si era culpa nuestra o no, ni si había alguien más involucrado, así que con la caravana encajada en medio de una estrecha calle, este canadiense (conductor de tráileres en su país) se ofrece a aparcarla unos metros más adelante, nosotros estábamos visiblemente en shock.

Y mientras estamos apartándonos, llega un coche de policía, del cual sale una especie de sheriff con su placa y, alterado, nos detiene preguntándonos si estábamos abandonando “el lugar de los hechos”. Cuando la situación se aclara, detectamos el hombre que nos ha golpeado, inspeccionamos los daños, y esperamos instrucciones de los tres policías que han acudido ante la llamada del “hombre golpeador”.

Tras sentirnos como auténticos criminales, dos hispanos con una súper caravana… ya sabéis que en Estados Unidos primero hay que demostrar que se es inocente (de partida dos hispanos son los culpables), aparece un testigo que indica que el “hombre golpeador” es el culpable, salvados!! O eso creíamos nosotros… porque los policías jamás nos ayudaron, sino todo lo contrario, nos preguntaron si teníamos tarjeta de crédito para pagar todos los desperfectos, ¡así se hace, utilizando el temor a los ciudadanos que no son estadounidenses! nos mintieron y nos dijeron que con nuestra licencia no podíamos conducir ese vehículo, hasta nos sugirieron que estuviéramos localizables por si se producía un juicio, y ni siquiera nos ayudaron a llamar al lugar donde lo habíamos alquilado. Increíble la pobre actuación de estos personajes.

Ante toda esta situación, y con uno de los retrovisores desaparecido, pensamos que lo mejor para nuestra tranquilidad era volver al punto de origen, y explicar lo sucedido a Sandra, la chica que nos atendió en Las Vegas. Hicimos bien, los seguros en Estados Unidos son distintos, y hasta que la compañía de alquiler no reciba el pago por los desperfectos de la parte culpable, nuestro dinero de la fianza está perdido… ni si quiera sabemos si lo recuperaremos algún día, aunque eso esperamos.

Sandra se ofreció a entregarnos otra caravana igual al día siguiente, ofrecimiento que nosotros declinamos, no queríamos volver a entregar una nueva fianza y no teníamos el cuerpo para volver a pasar por lo mismo, así que pasamos esa primera y última noche en nuestra pequeña casa rodante, con la esperanza de algún día devolverle esta jugarreta a nuestra amiga la “suerte”, más adelante os explicaremos el día en que efectivamente se la devolvimos, porque en esta vida todo tiene su equilibrio.

Esta es la historia de cómo CASI arruinamos el Road Trip por Estados Unidos, porque lejos de abandonar, buscamos una alternativa…

Continuará…
Seguros IATI

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 out of 5)
Cargando…

2 comentarios en “El Concepto Relocation”

  1. Alba Capella Guerra

    Estos policias americanos…. que rabia me dan!!
    Eso si, en cada sitio del viaje teneis una anecdota para contar, siempre os pasa alguna! Jejeje! Pero al final siempre os acabais riendo denla historia! 😉
    Seguir disfrutando del viaje!!! Besitooos!

  2. Hola! imagina la situación, jejeje en fin en ese momento no te ríes obviamente, creo que cuando veamos nuestro dinero de vuelta podremos reírnos de esta anécdota 🙂
    Un beso fuerte fuerte!!!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *