1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Aún Sin Valorar)
Cargando…
desventuras de viaje

Desventuras de viaje: Problemas viajando en África

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Este es el relato de uno de los peores momentos que hemos vivido viajando, uno de los problemas viajando en África con los que nos hemos encontrado. Ya contamos un mini resumen de ella junto con otros amigos viajeros en este post sobre nuestras peores experiencias de viaje. A menudo pensamos en viajar como sinónimo de vacaciones, pero no siempre es así. Por fortuna, las situaciones extremas, de estrés, de cambios de planes o timos no suceden a menudo, pero cuando nos llegan pueden amargarnos un viaje maravilloso.

Nuestra peor experiencia de viaje

De entre todos los momentos malos que nos ocurren estando de viaje, nosotros hemos escogido este por la situación de desamparo e incertidumbre que vivimos, no son pocos los problemas viajando en África y este es uno de ellos. Evidentemente cada persona es un mundo y existen situaciones mucho peores, siempre relacionadas con la salud o con la privacidad de libertad. Por suerte, podemos decir que esta es nuestra peor experiencia viajando, y nos alegramos de que así sea. Ojalá esto sea lo peor que nos deparan nuestros futuros viajes.

Problemas viajando en África

Estamos en Kenya, en un autobús destartalado, recorriendo una pista de tierra. A los lados solo vemos una jungla espesa, hace horas que dejamos atrás el último pueblo y no sabemos cuánto falta para el próximo. Regresamos de Lamu en el medio de transporte más barato que hemos encontrado. Hace calor, mucho calor y, junto con nuestro amigo, somos los únicos “blancos” o extranjeros del vehículo. La gente ya dejó de mirarnos hace rato, deben preguntarse por qué narices decidimos viajar como ellos, y por qué nuestras mochilas son, precisamente eso, mochilas en lugar de maletas.

isla de Lamu en Kenya
La isla de Lamu

Pongámonos en situación

De repente nos encontramos con un control militar -que no es lo mismo que policial-, básicamente los militares dan más miedito que los policiales, seguramente por los AK47 que llevan a sus espaldas y por la cara de mala leche. Uniformes de camuflaje y boinas a la cabeza entran en el autobús y empiezan a pedir la documentación a todos los viajeros sin excepción. A nosotros nos piden el pasaporte, un pasaporte que dejamos bajo custodia en casa de la familia donde nos alojamos en Malindi, lugar donde estamos pasando una temporada. Lamu sólo era una excursión de fin de semana, pero llevamos fotocopia… esperemos que sirva.

Entendiendo cuál es el problema

El momento no se hace esperar. Cuando llega hasta nosotros y le entregamos el papel -que creemos es nuestro salvoconducto- la cara se le empieza a agriar aun más si cabe. Lo único que es capaz de articular, con una voz muy alta y enfadada, es “Passport! Passport!”. Le intentamos explicar que no lo tenemos aquí, que está todo en orden con nuestro visado pero que está en casa guardado. No sirve de nada, los tres somos obligados a bajar del autobús. Acto seguido y tras explicar de nuevo -aunque más ampliamente- lo que nos sucede, deciden -contra todo pronóstico para nosotros- llevarnos a su furgón militar. Nos obligan a subir a la parte de atrás y nos dicen que estamos detenidos por estar ilegalmente en Kenya. Tal como leéis.

problemas viajando en África
Autobús en Kenya en medio de la nada

Momento clave

Como imaginaréis, en este punto de la historia estamos bastante nerviosos. Empezamos a imaginar todo tipo de situaciones, desde escaparnos (pero ¿a donde? ¿a la jungla que nos espera a los lados? ¿y si nos disparan? ¿quién sabría donde estamos y qué nos ha pasado?) hasta implorar, suplicar, llorar y dar pena. Ahora mismo estamos todos en blanco, no somos capaces ni de pensar ni de articular palabra. Nuestras miradas se cruzan intentando hablar pero no sabemos qué hacer… tenemos miedo, la verdad. Sólo podemos imaginar cómo debe ser una cárcel africana.

El salvador

Es entonces cuando nos damos cuenta de que nuestro autobús aun no ha partido, y de que el conductor del mismo va a convertirse en nuestro mediador. Le vemos cómo se acerca al furgón y cómo nos hace gestos para que estemos tranquilos. Entonces desaparece, suponemos que para hablar con los militares. Al cabo de unos minutos regresa diciéndonos que hay una manera de arreglarlo, pero que no la podemos contar a nadie en nuestro país… sí, acertasteis… quieren dinero.

Concusión

Por unos 20$ cada uno, y previo regateo, siempre utilizando a nuestro conductor-mediador logramos librarnos del problema tan grave en el que nos habíamos metido nosotros solos. Porque es cierto que el pasaporte debe llevarse siempre encima, aunque fue un consejo de la familia con la que nos alojamos el hecho de dejarlo en su casa. Nosotros lo llamamos timo porque en realidad fue un robo a mano armada, nunca mejor dicho. Hablado con nuestra familia de acogida, nos dicen que les dimos muchísimo dinero, que hay corrupción en Kenya y que no les sorprende, pero que para ellos 20$ es mucho.

orfanato en Kenya
En el orfanato donde pasamos nuestros días en Kenya

Finalmente llegamos a la conclusión de que el conductor del autobús más que nuestro mediador fue un “chivato” que avisó a los militares de que viajaban dólares andantes en su autobús y que, obviamente, se quedó con un porcentaje. Está claro que todo fue una treta para asustarnos y que aflojáramos la pasta. Desde nuestro punto de vista, 20$ nos salvaron de una buena, un timo más caro por el miedo que pasamos que por el dinero perdido, y desde luego una lección viajera de esas que recordaremos para siempre.

¡¡El pasaporte siempre contigo!!

Esta experiencia no tiene por qué causar dudas a la hora de viajar a un país tan increíble como Kenya, por supuesto. Pero esperamos que sirva para que vosotros no cometáis el mismo tremendo error que cometimos nosotros. Cuando sales de viaje te expones a un mundo fuera de tu zona de confort en el que te van a suceder cosas. Pero lo mejor de todo es aprender de ellas y aprender cómo eres, cómo actúas en situaciones de máximo estrés, y hacerte fuerte, cada vez más, para poder llegar a convertirte algún día en un auténtico viajero.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Aún Sin Valorar)
Cargando…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *