Durante nuestros viajes alrededor del mundo nos hemos encontrado cara a cara con misterios que a día de hoy son, cuanto menos, polémicos, de los cuales os daremos algún ejemplo. Sin embargo, no son ellos los que hacen que nos desepertemos alguna que otra noche con sudores fríos recordando esos días en los que teníamos que enfrentarnos a él..

Las pirámides de Giza. Mover más de dos millones de bloques de piedra de dos toneladas de peso por 100.000 trabajadores -teniendo en cuenta que para mover un solo bloque se estima que se necesitaban 100 personas- y construirlas en 20 años…. haced cuentas para ver si os salen.

Los Moai de Rapa Nui. El mayor misterio es saber cómo conseguían mover estas gigantescas estatuas desde la cantera a los lugares en los que al final se aposentaban. Hay sobretodo una hipótesis que incrementa el halo de misticismo, ya que algunos nativos te cuentan que el Maná era quien hacía que estas estatuas pudieran andar ese camino. Como ya hemos dicho en alguna otra ocasión, la mística rodea esta Isla.

Incluso en Asia hemos sentido ese cosquilleo por el estómago que te hace pensar en cómo el ser humano ha podido construir, con los medios que tenían entonces, lugares como Angkor Wat o la Gran Muralla China

Gran_Muralla_ChinaPero todos estos misterios se quedan cortos cuando descubres el mayor de ellos. Todos los que habéis viajado por la parte de Indochina seguro que lo conocéis. Una pista “sólo hay que mirar con atención al suelo”.

Decimos que es el mayor misterio del Sudeste Asiático porque no es algo que esté concentrado en un lugar concreto, sino que participan todos los países de esta zona del mundo. Pero ¿qué tendrán que ver las montañas de Vietnam, la jungla de Camboya o la ciudad de los templos de Myanmar? Un poco más adelante lo podréis descubrir.

Muchos viajeros guardan silencio sobre este misterio, nosotros hoy vamos a sacarlo a la luz, y esperamos que ello no nos lleve a meternos en problemas. No sabemos si este “silenzio stampa” es por algún tipo de conjuro o, simplemente, como nos pasó a nosotros es que no te das cuenta hasta que alguien te abre los ojos.

A nosotros nos los abrieron una pareja de argentinos en una de las numerosas charlas que mantuvimos mientras realizábamos un trekking por las montañas que rodean el lago Inle. Al principio no podíamos creérnoslo, pensábamos que nos estaban tomando el pelo. Sin embargo, durante los siguientes meses no podíamos dejar de ver que todas las profecías de esta pareja de porteños se cumplían, fuera cual fuera el país o el paisaje visitado. Ciudades, desiertos… incluso llegamos a tener un avistamiento dentro de un tren en China!!!

No conocemos los origenes, pero podrían remontarse a la Francia del S. XVI o ser algo más actual. Aunque lo más extraño del caso es que todo viajero que se precie lleva este objeto -que ahora nos genera muchos misterios- en su propia mochila, y quizá parte de la culpa de que se haya convertido en lo que hoy en día es, sea de todos nosotros. Si, hoy en día, el señor Heraclio se diera una vuelta por el Sudeste Asiático no podría creerse que todo lo que está viendo tuviera su origen en su ciudad natal.

Sin más rodeos os dejamos una imagen -que captamos en un momento de lucidez- de este misterio que rodea a los caminos del Sudeste Asiático…

Carta

Sí, cartas… No os lo toméis a broma, realmente es asombrosa la cantidad de cartas que un viajero puede llegar a encontrarse mientras camina este continente. Porque si alguna condición existe para que puedas tener la oportunidad de ser testigo de este misterio es que debes ir a pie. Aunque no os penséis que encontraréis decenas de naipes juntos o incluso varios, lo que verdaderamente hace que éste sea el mayor misterio asiático es que los avistamientos se dan uno a uno… incluso a veces durante un mismo trayecto serás capaz de seguir un camino marcado por varias cartas, no sabemos si de la misma baraja. Cual Garbancito, y sólo si tenemos la suficiente valentía de encarar lo que encontraremos al final, seguiremos el camino.

Nosotros no quisimos arriesgarnos pero cuenta la leyenda que un viajero estuvo a punto de hacerse una baraja únicamente con las cartas que había encontrado por estos lares y de este modo… No sabemos qué ocurrió con él, sólo que la última vez que se le vio iba en busca de la última carta para su baraja, el 6 de picas…

Y recuerda que sólo por ser lector de nuestro Blog tienes un 5% de descuento en tu seguro de viajes con IATI Seguros, click aquí para conseguir tu descuento 🙂

Seguro IATI descuento 5%