Para aquellos que os lo preguntáis, o para aquellos que no habéis caído en que nuestro logo está sacado de una fotografía nuestra, os explicamos el cómo, el porqué, el dónde y el cuándo de lo que se ha convertido en nuestra insignia por el mundo.

Allá por el año 2010, sí sí, aquél mítico año en que nuestra selección dio la sorpresa en la Copa del Mundo, aquél mismo año en que nosotros veíamos este mito para el deporte nacional en el país que hace poco ha acogido el evento este año, Brasil. En 2010 cruzamos el atlántico para descubrir porqué este país tenía tanto ritmo, porqué todo el mundo hablaba maravillas y porqué decían que la gente en Brasil era tan alegre. Allí fuimos felices, por muchos motivos, por la compañía, esa vez viajábamos con nuestros amigos Jose y Melania, por los paisajes, el Amazonas, las playas de Río, las vistas desde el Corcovado, por la gente, nuestro guía Antonio, al que tantos dolores de cabeza le dimos la noche que pasamos en la jungla, por el clima, ese calor que te empapa y que te llena de vitalidad a la vez, por los olores, la comida brasileña es una de las mejores que hemos probado…

Y porque allí descubrimos un paisaje increíble, desconocido por nosotros en aquel momento, aislado de todo y de todos, un paisaje que te empujaba a explorarlo, a caminarlo, a disfrutarlo, entre sus dunas interminables se escondían auténticas piscinas naturales que brillaban a lo lejos invitándote a llegar a ellas, a darte un chapuzón en sus aguas que emergen del subsuelo, hablamos de Llençois Maranhenses.

Qué poco sabíamos en aquél momento que, cuatro años después, ese paisaje estaría tan asociado a nuestra forma de viajar, a nuestra forma de vivir, que esas dos figuras solitarias estarían rodeadas de tantos amigos que viajan con nosotros en la distancia, acompañándonos en cada uno de nuestros posts, en cada una de nuestras fotografías, y es que en ese momento no sabíamos que ser blogger era algo más que tener un blog.

Gracias amigos por seguirnos y acompañarnos con vuestros comentarios, likes, favoritos, retweets, o simplemente con una sonrisa, allá lejos desde donde nos leéis.

Seguros IATI