Entre Perpiñán y Montpellier se encuentra Narbona, concretamente en el departamento de Aude dentro de la región de Languedoc-Rosellón, esa tierra que suena a trovadores y rezuma pasado. La ciudad de Narbona está a solo 100 kilómetros de la frontera con España y es muy fácil y rápido llegar hasta ella en tren desde Barcelona, en tan sólo 2 horas podemos encontrarnos apeándonos del tren en la estación, y pasar un día en Narbona visitando la bonita y antigua ciudad, además de vivir una experiencia gastronómica sin igual.

Qué ver en Narbona

Aunque Narbona es una ciudad pequeña, con tan solo 60.000 habitantes, hay un sinfín de rincones que descubrir. Desde su pasado romano, en que ciudad gozaba de ser un punto estratégico ya que se emplazaba en la Via Domitia -camino romano que unía España con Italia- y del que aun se pueden ver los restos en el casco histórico de Narbona, hasta sus construcciones medievales que le dan ese encanto especial a tan curiosa ciudad.

calles en Narbona

Estos son los puntos de interés que os recomiendo visitar en Narbona, al menos son los que a mí más me impresionaron, aunque por supuesto existen otros lugares que prometen, en mi caso, una segunda visita a Narbona.

Plaza del Foro

Esta plaza está ubicada en lo que fue el Foro romano, fue renovada en el 2004 y hoy ocupa el centro una fuente que es una copia de la que estaba allí en el S. XVII. Hoy está repleta de restaurantes con terrazas y un gran ambiente.

Plaza del Ayuntamiento y Via Domitia

Entre el palacio de los obispos y su torreón se encuentra el ayuntamiento de Narbona, aunque lo más extraordinario de esta plaza es el pedazo de Via Domitia que está descubierto. Un trozo de historia viva que resulta toda una sorpresa cuando te lo encuentras de sopetón. Al estar descubierto es posible bajar y pisar la auténtica calzada romana, aunque yo no lo hice por no desgastar esta reliquia del pasado.

Via Domitia

Canal de la Robine

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996 el canal de Robine es la arteria de Narbona. El río Aude es quien le da agua a este canal que llega hasta el mediterráneo, además se pueden alquilar barcos eléctricos para realizar un paseo muy agradable cruzando Narbona por este canal.

Rambla “Les Barques”

A colación con el canal de la Robine, este es uno de los 4 muelles para aficionados de la navegación y el que está situado en el centro de la ciudad. El ambiente en los días soleados es magnífico y es el mejor lugar donde terminar una visitar por el casco antiguo de la ciudad.

Canal Robine

Puente de los Comerciantes

Aunque hoy en día ya solo queda un arco de los 6 o 7 que tenía en la antigüedad, este es uno de los dos únicos puentes habitados de Francia, junto con el de Rohan. De origen romano, daba acceso a la ciudad de Narbona desde el sur siguiendo la Via Domitia.

La Catedral inacabada de Narbona

Tal y como indico en el título, esta es una catedral que nunca fue concluida, tan sólo se terminó su cabecera, y ese hecho es de lo más característico. Sin duda es algo que me sorprendió, ya que dadas sus características, si hubiera sido terminada habría sido una catedral espectacular. Para terminar la catedral se tenía que derribar un muro de defensa importante, y en S. XIV -justo cuando se estaba tomando la decisión- hubo un gran ataque que fue repelido en gran parte gracias a esta defensiva construcción, así que se decidió dejar la catedral inacabada.

catedral de Narbona

Mercado de Abastos “Les Halles”

Este es el centro neurálgico de Narbona, se trata de un mercado cubierto que tiene más de 100 años de antigüedad y que alberga en su interior más de 70 puestos de alimentación, entre los cuales hay tiendas especializadas en la venta de quesos, panaderías, pescaderías, vendedores de aves, y mucho más.

Además es el lugar donde les Grands Buffets se provee.

Dónde comer en Narbona

Capítulo aparte merece dónde comer en Narbona porque esta ciudad es hogar de uno de los buffets más grandes de Europa. Sólo por vivir esta experiencia gastronómica vale la pena viajar hasta Narbona, en realidad son solo dos horas en tren desde Barcelona.

Les Grands Buffets

Como avanzaba, en Les Grands Buffets podemos saborear la gastronomía tradicional francesa como langosta con salsa americana o el contundente cassoulet. Aparte de la gastronomía, que es sin duda nuestro objetivo, la decoración del lugar es muy curiosa, tiene también un precioso jardín donde podemos comer en la época más agradable.

Les grands buffets

Es un gran restaurante, con capacidad para 250 personas, y alberga varios salones privados que se pueden reservar sin coste extra. Es toda una experiencia venir a comer a Les Grands Buffets, desde su entrada, que parece que te traslada a otro tiempo, hasta que encuentras tu mesa y pasas por todas las deliciosas secciones que te esperan con premura.

La Rostissérie

Esta es, sin duda, la sección favorita de todos los comensales y con razón de ser. Aquí es donde nos van a preparar delicias como langosta, entrecots, steak tartar,magret de pato y un gran abanico más de delicias francesas. Lo mejor es que la cocina es visible, funciona como asador, y simplemente aguardas tu turno, pides tu comanda y volià… te preparan tu plato al momento.

la rostisserie

La Mer

Otra de las secciones principales, podremos encontrar una gran selección de ostras de Thau, una sopa de pescado que es muy sabrosa, salmón ahumado, mejillones y almejas… y todo el marisco que puedas imaginar. Tan sólo debes escoger tu favorito o servirte un poco de todo en tu plato.

La Fromage

La sección de quesos es mi favorita, y es que con una variedad de más de 45 quesos ¿qué amante de los quesos podría resistirse? Encontraremos una variedad inmensa de quesos, desde roquefort, gorgonzola, parmeso, emmental…

quesos les grands buffets

La Pastissérie

El plato fuerte para los más golosos, además es la primera sección que verás nada más entrar en el salón desde la gran entrada. Una gran fondue de chocolate corona una sección que  hará las delicias de aquellos que sueñan con los platos más dulces. Helados artesanos, macarons, el postre francés por excelencia -el eclair-, tarta tatin y todo tipo de pasteles.

Asegúrate de dejar un hueco para esta sección porque sino lo lamentarás.

postres de les grands buffets

Los vinos de les Grands Buffets

El vino francés es famoso porque en esta región, entre otras, saben cómo hacerlo. El problema que a menudo tenemos con este exquisito producto es el precio… por suerte en Les Grands Buffets tienen una filosofía muy curiosa y beneficiosa para los comensales y amantes del vino. Aquí podréis pedir una sencilla copa de vuestro vino favorito y no tendréis que pagar por toda la botella, es decir que podréis probar todos los vinos que deseéis sin necesidad de pagar por cada una de las botellas. Además de que las más de 70 variedades que mantienen siempre en bodega, pagaréis el vino al precio del distribuidor, algo que resulta muy asequible.

Datos prácticos para comer en Les Grands Buffets

El precio de este buffet es de 32,90 Euros por persona sin incluir bebidas.

Los niños hasta 5 años no pagan, y hasta 10 será a mitad de precio.

No es necesaria la reserva y hacia las dos de la tarde es una buena hora, ya que los franceses suelen comer antes y encontraremos más espacio dentro del restaurante.

Llegar a Narbona en tren

Para llegar a Narbona desde Barcelona tenemos varias opciones, todas ellas muy válidas aunque el tren es más rápido que las otras.

En tren desde Barcelona: Concretamente en RENFE desde la estación de Sants hasta la estación de tren de Narbona la duración es de 2 horas exactas. Un trayecto muy agradable dado que además pasa por una zona de Marismas en la que incluso pudimos observar flamencos. Una maravilla de paisaje como aperitivo perfecto antes de descubrir Nabona.

Este post que responde a nuestra experiencia personal ha sido posible gracias a una colaboración.

Seguros IATI