Noruega es un país nórdico situado en la península escandinava, es uno de los países europeos con mejor esperanza de vida, tanto para hombres como para mujeres, y el país con mayor renta per cápita del mundo. Si bien es, sobretodo, conocido por su increíble costa creada por los miles de fiordos escarpados en los profundos valles y esculpidos por los glaciares, no hay que quedarse únicamente con esa impresión del país, ya que el interior ofrece también algunos puntos muy interesantes como os contamos en esta ruta por el centro de Noruega.

Ruta de 5 días por el centro de Noruega

Esta es una ruta de 5 días por el centro de Noruega, en este otro post “El corazón de Noruega” avancé algunos de los mejores lugares o experiencias vividas durante ese Road Trip desde Oslo hasta Trondheim. Pero es en este post donde encontraréis la ruta detallada donde se combina cultura, paisajes y gastronomía, aunque también tradiciones, los fiordos de Trondheim y turismo activo en Beitostolen en todas las épocas del año.

vistas de Noruega

Vistas de Noruega

Mapa de la ruta por el centro de Noruega

En este mapa encontraréis la ruta de 5 días por el centro de Noruega detallada, también con los puntos de interés que merecen una parada. Hay tramos realizados en tren, como os indicamos a continuación.

Día 1: Turismo activo en Beitostolen

La propuesta para el primer día de Road Trip por el centro de Noruega, nos lleva desde el aeropuerto de Oslo hasta la zona de Beitostolen, en el mismísimo corazón del país.

En invierno esta zona es un gran reclamo turístico por sus pistas de ski y las instalaciones de deportes de invierno, además del complejo turístico Radisson Blue Mountain Resort donde nos pudimos alojar a pie de pistas.

Pero no es un destino turístico exclusivo del invierno, aquí se pueden realizar actividades para toda la familia durante las cuatro estaciones del año. Nosotros disfrutamos mucho en Beito Aktiv probando nuestras habilidades como escaladores y danzarines de los árboles, ya que recorrimos dos circuitos ideados entre los altos árboles y unidos por varios tipos de pruebas.

Antes de lanzarnos a las alturas, nuestros monitores nos explicaron cómo estar en todo momento seguros, y podemos decir que lo único que sentimos fue diversión, aunque al día siguiente algunos de los músculos se resintieron, señal clara de que necesitamos realizar ejercicio más a menudo.

Una cena muy especial, y merecida también, nos esperaba tras el ejercicio físico en Beito Aktiv, y es que en Beito Camp, junto a un lago que reflejaba uno de los atardeceres más bonitos y largos que jamás habíamos presenciado -sigo diciendo como ya ocurrió en Canadá que la luz del norte es especial-.

camp Beito en Noruega

Cena en una cabaña vikinga

El entorno es espectacular, pero también el lugar donde cenamos, una especie de cabaña octogonal, con un gran fuego en el centro, construida siguiendo los principios vikingos, sin columnas en el interior, y creando así un amplio espacio y una atmósfera única con el sonido y el calor de las llamas, mientras saboreábamos algunos de los platos noruegos más tradicionales, como la deliciosa sopa de reno.

Al día siguiente, y antes de partir hacia el próximo destino, tuvimos la oportunidad de descargar algo más de adrenalina en la atracción Ola Express dentro del parque de verano de Beitostolen, que consistía en bajar una ladera en un cart, que previamente era tirado por una especie de telesilla, lo llamaríamos telecart, hasta llegar a la cima de la ladera y empezar a deslizarse con la única ayuda del freno, hay que vigilar porque se coge velocidad con mucha facilidad, pero es una actividad muy divertida y, desde luego, distinta.

beitostolen

Turismo activo en Beitostolen

Día 2: Camino de Nidaros: Etapa Favang Ringebu

Hoy comenzamos el día atravesando el Parque Nacional Jotunheimen conduciendo por la Valdresflya, una de las 18 rutas escénicas en coche que discurren entre las montañas noruegas. La construcción de estas carreteras ha ayudado a comunicar varias regiones de Noruega y haciendo más fácil para el turista la posibilidad de explorar estos lugares, ya de por sí aislados, de una forma mucho más sencilla y segura. Además encontraremos bastantes miradores en los que parar para observar las vistas o incluso para realizar pequeños trekkings, y quién sabe si tendréis la suerte de ver una manada de renos al lado de la carretera, tal y como nos ocurrió a nosotros.

camino peregrinaje Noruega

Tramo del camino de Nidaros

Pero el plato fuerte de esta segunda jornada en esta ruta de 5 días por el centro de Noruega, es el descubrimiento del camino de peregrinación de San Olav. Hablo de descubrimiento porque, personalmente, me pareció una estupenda manera de conocer el centro de Noruega. La historia de San Olav, y de su papel en la cristianización del país escandinavo es una gran excusa para disfrutar de unos días de tranquilidad caminando por algunos de los lugares más bonitos de Europa; en nuestro caso solo realizamos un pequeño tramo de unos 10 kilómetros para poder captar la esencia de este camino de peregrinación, y así fue.

Más adelante profundizaré en la historia de este personaje noruego y de las diferentes rutas de peregrinaje que existen en Noruega, principalmente desde Oslo hasta Trondheim, pero hoy quiero destacar el tramo que yo realicé, desde Favang hasta la iglesia de madera de Ringebu. Comenzamos la caminata en el centro de peregrinos Dale Gudbrands Gard, donde también nos hospedaríamos esta noche, un lugar encantador que está, además rodeado de historia y de varias tumbas vikingas que pudimos visitar con nuestro guía Rasmus y que resultó muy interesante. No se puede decir todos los días que una ha estado en el interior de una tumba vikinga.

tumba vikinga en Noruega

Entrada a una tumba vikinga

Durante todo el trayecto, que discurrió prácticamente por caminos de montaña, pudimos disfrutar de las increíbles vistas a las que ya nos tiene acostumbrados el centro de Noruega. El tramo finaliza en la iglesia de madera de Ringebu, una de las 28 iglesias supervivientes y una de las más grandes del país. La visita guiada cuesta 60 NOK y se realiza únicamente en verano, merece la pena visitar el interior de, al menos, una de estas iglesias de madera de Noruega que son tan características con su arquitectura especial. Quizás una de las cosas más especiales de esta gran iglesia sea el entorno en el que está emplazada.

Día 3: Trayecto escénico en tren: La línea Rauma

El día de hoy es una combinación entre carretera y trayecto en tren. Desde Dale Gudbrands Gard nos desplazamos hasta el bucólico pueblo de Lom, en la provincia de Oppland. Se podría decir que Lom es la puerta de entrada al Parque Nacional Jotunheim, una pequeña población poseedora de otra de las pocas iglesias de madera existentes en Noruega, además la cruza el río Bovra y hay un agradable paseo bordeando este río y cruzándolo en uno de los puentes más fotogénicos que encontrarás en esta ruta por el centro de Noruega.

pueblo de Lom

Paisaje en Lom

Ya, en Dombas, la ciudad desde donde parte la línea de tren Rauma en su tramo más escénico hasta Andalsness, nos adentramos en uno de los momentos más mágicos de esta ruta de 5 días en Noruega. Hemos dejando nuestro coche, pero por una buena razón, ya que según Lonely Planet este es el trayecto en tren más bonito de Europa. Lo avalan los 32 puentes por los que estas vías de ferrocarril están construidas, algunos de ellos de lo más bucólicos, y las decenas de cascadas que nos deleitan con su baile a medida que avanzamos en nuestro paso  de locomotora.  El trayecto dura apenas un par de horas, pero es suficiente para hacernos una idea de que existe una asombrosa Noruega escondida entre sus famosos fiordos. La pared vertical más grande de Europa, Trollveggen, es una de las sorpresas que te espera desde la ventanilla de este trayecto.

Terminamos la jornada en Otnesbrygga, un pequeñísimo pueblo cuyo muelle fue construido en 1897 con una cultura costera única, donde una vez más demostramos nuestras habilidades para determinar que bien podríamos haber llegado a ser un gran grupo de vikingos, dado que remamos en una reproducción de un barco de madera tradicional durante unos 4 kilómetros hasta el lugar donde cenaremos el día de hoy, Vaysoltunet.

Es en Vaysoltunet donde disfrutamos de una velada con atardecer incluido sobre la costa desde un edificio único, el Saltrøfjøset que data de 1760 y que en el resort Vaysoltunet han reformado dentro de su proyecto por el cual adquieren edificios históricos en ruinas y los transportan, en una maniobra épica, hasta aquí para poder darles de nuevo una utilidad y no perder la arquitectura característica de la zona. Obra titánica la que esta familia está llevando a cabo.

Día 4: Visita cultural en Trondheim

Trondheim es uno de los puntos más turísticos dentro de esta ruta de 5 días por el centro de Noruega. Dos de los lugares que no deben obviarse en una parada en esta preciosa ciudad, la tercera en importancia de Noruega, es la Catedral Nidarosdomen y la parte antigua de Trondheim, Bakklandet, donde alucinaremos -si el tiempo nos lo permite- con el reflejo de los antiguos almacenes de colores construidos sobre el río Nidelva.

Vistas de Trondheim

La parte más fotogénica de Trondheim

Después de una rica cata de gastronomía noruega en Baklandet Skydsstation -más adelante os hablaré en detalle de la comida en Noruega- volvemos a tomar un tren, en esta ocasión hasta Lillehammer, donde dormiremos hoy para terminar estos 5 días de ruta por el centro de Noruega.

Día 5: Lillehammer: La ciudad olímpica de Noruega

Lillehammer fue sede de los juegos olímpicos de invierno en 1994, aunque no es este aspecto el más importante de la ciudad. Por supuesto su pasado es esencial para que una gran número de visitantes la conozcan y para los aficionados al deporte, puesto que su museo dedicado a los juegos olímpicos es considerable, pero no es el único atractivo de esta ciudad con un gran ambiente estudiantil, en la que también se puede disfrutar mucho en verano.

edificio histórico de Maihaugen

Vista dentro de Museo Maihaugen

El Museo Maihaugen es una visita imprescindible si estás en Lillehammer, se trata de un museo al aire libre donde podremos conocer de primera mano la cultura noruega durante varios siglos. Los edificios históricos nos enseñan cómo se vivía en las distintas épocas, aunque no sólo podremos ver las edificaciones sino que también podremos observar cómo los actores realizan las típicas tareas de la época en varios de los edificios, así podremos ver las tareas domésticas, las rurales e incluso las profesiones de los comerciantes de la época. Todo muy logrado y, desde luego, la mejor forma de conocer bien las tradiciones.

Seguros IATI