Día 1: Llegada a Catania (Sicilia)

Nuestra ruta de 4 días por Sicilia comienza hoy, y lo hace justo un día antes de que la ansiada línea de metro que llega al Aeropuerto de Barcelona se inaugure, también es mala pata… Bueno, lo probaremos a la vuelta y os contaremos.


Nuestro vuelo (con Vueling Airlines) estaba programado para las 12:15, pero ha habido algo más de una hora de retraso, nos han explicado que existía un problema con los radares de aproximación en el aeropuerto de Catania y esta operación se realizaba de una manera más arcaica por lo que tenían que dejar algo más de tiempo entre aterrizajes… Sí, no es la mejor noticia del mundo para una persona con miedo a volar, lo admito, pero todo ha ido bien!

Cuando hemos llegado a Catania (aeropuerto pequeñito por cierto), hemos ido directos al punto de información turística (recordando viejos y buenos tiempos en Japón) y nos han indicado que cogiéramos el ALI Bus que nos llevaba cerca del casco histórico de la ciudad (por donde se encontraba nuestro Hostel). Ya os decimos de antemano que no hagáis esto, porque este Bus cuesta 4 Euros por persona (por un trayecto de 10 minutos) y existe un bus local (sí… Siempre hay un bus local que descubres cuando ya la has cagado…) que cuesta 4 veces menos (1 Euro) y cuyo trayecto es similar (otra cosa que probaremos también a la vuelta).


En fin, la primera impresión de la ciudad, la verdad, no ha sido muy buena… Muy destartalada, gente un poco seca (en varios encuentros para preguntar por direcciones), peeeeeero luego ha mejorado mucho!

Cuando hemos llegado a nuestro Hostel (otro día os hablamos del sitio) el chico, de la Toscana por cierto, era un sol, hemos dejado nuestras cosas y para el centro, teníamos ganas de ver la Catedral de Santa Ágata y la famosa Fontana Dell’Elefante, pero antes… Necesitábamos comer algo, ya eran las 4 pasadas y aun no teníamos nada en el estómago.

Aranceti para comenzar… Y para terminar, llena un montón, a nosotros nos ha parecido una especie de Risotto metido dentro de una croqueta… No os enfadéis con nosotros foodies, pero es la mejor manera de explicar su sabor que se nos ocurre! Y cumple la ley de las tres B (bueno, bonito, barato) por 2,50 euros un Aranceti más bebida y justo en frente de la Catedral (zona giri por excelencia).


Qué decir de Catania… Pues nos hemos recorrido la vía Etnea (calle comercial principal) hemos visto la Catedral, las Fontana Dell’Amenano y Dell’Elefante que son sin duda remarcables, hemos observado que debe haber más de cien iglesias en la ciudad, tampoco es que nos sorprenda… Y que nos ha recordado a Nápoles mucho, pero en más bonito. No deja de ser una ciudad del sur de Italia, ruido, caos, edificios que se caen a trozos, gente gritando por la calle a plena voz… La verdad, lo que uno espera y que además viene buscando, esa vidilla que nos gusta a nosotros.

Después de callejear un rato hemos pensado que aun no habíamos podido probar el café italiano (otra de nuestras pasiones junto con viajar), así que como unos señores hemos decidido tomarnos un Caffe Latte con vistas al Palacio di Sangiuliano, excelente decisión.

La temperatura entonces ha empezado a bajar y dando un paseo nos hemos vuelto al Hostel a descansar y demás, como hoy ha sido un día un poco estresante y estamos cansados hemos pensado en cenar algo rápido cerca del Hostel, así que nos hemos decidido por un Panino de Milanesa con un montón de Toppings que podíamos escoger, eso más la bebida por 5,5 Euros, en Sicilia además de comer bien, se come barato.

Mañana nos vamos a conocer Taormina, os lo contamos aquí!