Este post, y la serie de posts relacionados que escribiremos en las próximas semanas, pretende ayudar a aquellos que quieren viajar a Islandia en invierno pero tienen dudas sobre cuándo es mejor hacerlo. En nuestro caso, escogimos el mes de Marzo -en Islandia sigue siendo invierno- y la decisión fue acertada, os contamos porqué y nuestra experiencia sobre viajar a Islandia en Marzo.

Razones para viajar a Islandia en invierno

Todos conocemos esa sensación, cuando tenemos un destino en mente y no podemos sacárnoslo de la cabeza. Ya ha dejado de importarnos si es muy caro, si el clima es el adecuado o incluso cómo preparar el viaje… lo único en lo que podemos pensar es en cuándo vamos a ir de una vez por todas. Eso es un poco lo que nos ocurrió con Islandia…

Entonces ganamos el segundo premio del concurso “El Trazer del veranoy dijimos… “¡esta es la nuestra!” Utilizamos el premio para comprar los billetes a ese destino con el que no dejábamos de soñar… Islandia… en marzo (que es cuando más barato estaba el billete).

1. Es temporada baja

Esta es una razón a tener muy en cuenta, ya que los precios en Islandia son bastante considerables, y al viajar a Islandia en invierno reducimos en mucho el presupuesto (del que os hablaremos en otro post) sobretodo en concepto de alojamiento, ni la comida ni la gasolina varían por cuestión de temporada turística. Os avisamos de que los precios en Islandia son bastante más elevados que en España, aunque más reducidos que en otros países nórdicos, como Noruega, Suecia o Dinamarca. Más adelante os contaremos trucos para ahorrar en Islandia.

Otra de las razones por las que es mejor viajar en temporada baja es que hay mucha menos gente, y eso que en el sur encontramos hordas de turistas, mayoritariamente de origen asiático. Como os contaremos con detalle más adelante, en el sur cada vez hay menos diferencia entre temporada alta y temporada baja, la gente está empezando a animarse a viajar a Islandia en invierno, aunque de momento se limitan a permanecer por la zona del sur y sureste del país.

2. La Aurora Boreal

Quien quiere viajar a Islandia en invierno -o a cualquier país nórdico- es porque tiene en mente ver la Aurora Boreal. Este evento natural se ha convertido en un espectáculo adorado y soñado por masas, y no es de extrañar, ya que es un momento absolutamente único y mágico que presenciar al menos una vez en tu vida. Escribiremos más detalladamente sobre nuestra experiencia al ver una Aurora Boreal, pero queríamos que tuvierais en cuenta que si viajáis a Islandia a partir de Mayo y hasta Septiembre es bastante improbable que podáis observar este regalo del cielo con que la naturaleza nos premia por resistir el duro frío.

Aurora Boreal en Islandia

3. Contraste entre norte y sur

Al visitar esta isla en medio del Atlántico norte en este período tan duro climatológicamente hablando, seremos capaces de observar mejor la diferencia entre el norte y el sur del país, no sólo en cuanto a paisaje sino en cuanto a clima.

Bajo nuestra experiencia, el sur y el norte han sido dos viajes distintos que han acontecido en un mismo “vuelo”. Mientras que la parte del recorrido que nos brindó el sur fue de paisajes cambiantes cada 100 kilómetros, de numerosos desvíos cada dos por tres para ver diferentes atractivos tan diversos entre sí como acantilados, montañas, volcanes, cascadas, glaciares… y de un clima distinto cada 5 minutos como dicen -de forma exagerada- por aquí.

El norte ha sido en nuestro caso un paisaje monótono, bello pero aburrido en cierto modo. Las montañas nevadas nos han acompañado durante toda la travesía norteña, la nieve ha acuciado nuestro viaje y nos ha hecho perdernos muchos de los mayores puntos de interés de esta zona. Aun así, los paisajes nevados son asombrosos, y también hay otros muchos atractivos interesantes para tener en cuenta mientras estás recorriendo esta parte de la isla.

4. Las horas de luz

Durante el mes de marzo, podemos asumir que las horas de luz son más o menos similares a las que tenemos en España. Si miras un gráfico de este factor, te darás cuenta que hay una gran diferencia entre enero y marzo, el primero sólo cuenta con unas 6 horas de luz al día y, en ese caso, poco puedes aprovechar a ver. Islandia es un país de paisajes y naturaleza principalmente, y si no puedes utilizar el sentido de la vista te pierdes mucho.

En Marzo puedes viajar sin problema durante todo el día, ya que empieza a anochecer cerca de las 7 de la tarde, y amanece a las 8 de la mañana. Esto nos da un buen margen para recorrer la isla y además para poder permanecer despiertos tratando de cazar una Aurora Boreal.

Cascada Islandia en iniverno

5. Dar la vuelta a la isla

A estas alturas ya habrás podido comprobar que el mes de Marzo es un buen momento para intentar ver todo lo posible de Islandia, dentro de un margen asumible de días. La isla no es muy grande, y la puedes recorrer prácticamente sin salirte de la llamada Ring Road (la principal carretera del país), aunque nosotros te aconsejamos que alquiles un coche 4×4 (sobretodo durante el invierno) para poder tomar algún desvío si las condiciones climatológicas te lo permiten.

Ten en cuenta que hay muchos atractivos que están fuera de la carretera 1, y que para poder llegar a ellos debes tomar otras carreteras secundarias, aunque en general el estado de estas es correcto incluso en esta época. Escribiremos sobre cómo conducir por Islandia en invierno para desmitificar algunas cosas, ya que ¡nosotros hemos sido los primeros sorprendidos!

Hasta aquí nuestros principales motivos por los que creemos no es una locura viajar a Islandia en Marzo. No nos consideramos unos expertos en Islandia, pero os aseguramos que una vez estás allí, todo se ve mucho mejor… y es que la perspectiva cambia en cuanto empiezas a ver con tus propios ojos que las dificultades solo existen en tu cabeza.

Seguros IATI