¿Es lo mismo conducir por Islandia que por cualquier otro país? Evidentemente sí, el volante está en el mismo sitio, las normas son 90% iguales,… pero este post no trata de esa parte, no trata de la parte matemática de la conducción, no trata del sota, caballo y rey. Trata más de los intangibles, de las características de la conducción especiales en esa isla, la parte emocional.

Consejos para conducir en Islandia

Teniendo en cuenta la fecha en la que hicimos nuestro viaje a Islandia, marzo, tenemos que diferenciar mucho el sur y el norte de Islandia.

El sur de Islandia

En esta parte de la isla, la primavera está tocando a la puerta, todo empieza a verse con ese prisma que hace que intuyas que algo bueno está a punto de ocurrir, en este caso, el inicio de la vida estacional está llegando.

Carreteras del Sur de Islandia

Una de las primeras cosas que debes aprender es el tipo de carretera que te puedes encontrar en Islandia. En esta parte de la isla quizá sea algo menos importante, pero igualmente es mejor conocerlas.

carreteras del sur de Islandia

Carretera circular o Ring Road

La Ring Road de Islandia es la carretera principal del país y recorre todo el perímetro de la isla. Está asfaltada y en muy buenas condiciones, aunque es una carretera de doble sentido es sencillo conducir por ella. Te vas cruzando muy a menudo con otros coches, ya que es un país que va creciendo en cuanto a turistas de manera exponencial. Conducir por esta carretera es ir parando cada pocos kilómetros, ya que es un continuo cambio de paisajes. Por suerte encontrarás muchos lugares para poder hacer una parada rápida y continuar tu viaje. Además no hay demasiado tráfico de vehículos por lo que es factible parar incluso en el arcén.

Es una carretera en la que no te aburrirás de conducir, el cambio constante y drástico de paisajes hace que te plantees si, aleatoriamente, alguien va poniendo trozos de roca gigante en medio de planicies justo antes de que pases tú. Tienes una gran sensación de libertad, al verte rodeado de tanta naturaleza y con pocos pueblos con los que te cruzas, en ese aspecto nos recordó un poco al medio oeste de EEUU.

Por norma general, la velocidad máxima es de 90km/h aunque verás que el coche te pide más y algunos otros conductores le dan lo que piden a su automóvil, ten en cuenta que hay gran cantidad de radares en esta carretera, y si crees que Islandia es cara, imagina cómo tiene que ser una multa de velocidad autóctona.

Carreteras primarias

El siguiente paso, saliendo de la carretera principal, son las carreteras primarias. De estas hay varios tipos que podrás diferenciar por la cantidad de números que tiene su nombre. Así, por ejemplo, la carretera 11 seguramente seguirá siendo asfaltada aunque un poco más estrecha, mientras que la 111 deja de ser asfaltada para pasar a ser de gravilla; en estas últimas pasarás un poco de tensión cada vez que te cruces con un vehículo un poco más grande de lo normal.

Acceder a estas carreteras se convierte en algo imprescindible si quieres ver depende qué cosas de la isla, como algunas cascadas, o comenzar un trekking por alguna zona determinada.

Son vías para todos los públicos, así que no es necesario ir con un 4×4 para acceder a ellas.

Carreteras F

Estas son las que provocan amor y rechazo a partes iguales. Las carreteras F son solo accesibles con vehículos 4×4, y su estado es bastante deplorable. Entendemos que son carreteras con un mantenimiento cercano a 0 y encontrarás muchos socavones que harán que se te erice el pelo cuando pases por ellas a una velocidad un poco más elevada de lo permitido. Puedes estar preparado para encontrarte con cualquier obstáculo, desde maleza, barro e incluso algún riachuelo que deberás atravesar con tu coche.

carreteras nevadas en Islandia

El rechazo lo provocan por el estrés al que te enfrentas al pasar por allí con un coche que no es tuyo, mientras que el amor surge cuando te das cuenta de que, hoy en día, es difícil conducir por carreteras de estas características, y decides aprovecharlo al máximo, ya que no sabes si es la última vez que tendrás lo que en el esquí se llama fuera pista.

Es probable que durante varios kilómetros no encuentres a nadie en tu camino, nosotros te recomendamos que entres en alguna de ellas aunque sea una vez, sólo si alquilas un 4×4 como nosotros, es una experiencia con la que tienes que volver a casa.

El norte de Islandia

Muy diferente es la conducción en el norte de Islandia, el invierno todavía es invierno, las nevadas pican a la puerta cada noche, y muchas veces el dueño de la casa las deja entrar.

La conducción muchas veces se convierte en aventura. Las carreteras se tiñen de blanco y es entonces cuando entiendes cuál es el motivo de que los clavos incorporados en las ruedas sean obligatorios. Hay momentos en que la conducción se convierte en equilibrismo e intentas no ser tú el siguiente turista que, tal como has vivido en tus propias carnes aguarda a que un buen samaritano le saque de una cuneta llena de nieve en la que quizá se metió pensando que era el lugar ideal para hacer una foto al manto nevado.

Carreteras del norte de Islandia

Las carreteras del norte de Islandia, tienen la misma distribución que las del sur, solo que se abordan de diferente manera. En invierno, las carreteras F se convierten en no carreteras, no está permitido circular por ellas, o como sutilmente ponen los islandeses bajo el lema “no winter service”: circula por estas carreteras bajo tu responsabilidad, si necesitas ayuda, vas a tener que pagar tú los gastos que esta genere.

carretera cerrada

Las carreteras primarias son susceptibles de ser cortadas, te recomendamos ver esta web para conocer el estado de las carreteras islandesas. En ella te indicarán qué carreteras están abiertas y en qué grado se encuentran mediante un sistema de colores, por ejemplo en verde es que están en perfecto estado y en blanco es que están cubiertas de nieve, en rojo están cerradas y en azul significa que es resbaladiza. Recuerda que no es raro intentar girar por una carretera y ver que tiene una valla con una señal de prohibido pasar. Recomendamos máxima precaución en este tipo de carreteras sobre todo cuando estés en plena tormenta de nieve, algo habitual durante los meses de invierno.

La ring road es por la única que se puede circular casi sin problema, decimos casi, porque los lugareños nos contaron que algunos años, en invierno, no se puede ni circular por la carretera principal, lo que puede hacer que te quedes bloqueado algún día sin posibilidad de avanzar etapas.

Conducir con nieve

Si, como nosotros, eres de los que prefieren el calor al frío, y la única vez que has visto a alguien conducir con nieve ha sido en una película, te vamos a dar unos trucos. Así, el día que te despiertes y veas que ha nevado tanto que solo reconoces tu coche por que recuerdas donde lo habías aparcado, te acuerdes de nosotros y pienses, qué buena gente son estos de 365.

Lo primero que tienes que hacer es no perder la cabeza, tranquilízate, no pasa nada, piensa que lo que para ti es algo extraordinario, para los islandeses es lo más natural del mundo, sobretodo en invierno.

tormenta de nieve en Islandia

Lo segundo que tienes que hacer es quitar toda esa nieve, para ello verás que, bajo el asiento del conductor, hay un invento con una escobilla en un lado para quitar la nieve de las juntas entre puertas, y una rasqueta en la otra para eliminar nieve de los cristales. Te quedará como nuevo.

En cuanto a la conducción, ten en cuenta que llevas neumáticos adaptados a ese clima, conducir por nieve con ese calzado es lo mismo que conducir por asfalto en España. Deja espacio suficiente con el coche de delante por si tocas el freno en un trozo de hielo, modera la velocidad y, si puedes, intenta aprovechar los surcos que ha dejado el coche anterior al tuyo.

Con estos consejos puedes relajarte y conducir como si no hubiera nieve.

Seguros IATI