París es una mega ciudad en muchos sentidos. Recientemente hemos visitado París en 5 días y es por eso que os traemos nuestro itinerario para aprovechar vuestra visita al máximo. Os daremos nuestra ruta recomendada, que aúna los mayores atractivos de la capital francesa, así como consejos para moveros por la ciudad, donde dormir, etc.

En nuestro caso tan sólo visitamos el Museo del Louvre, los otros eran secundarios para nosotros en una ruta de 5 días. En cuanto a visitar Disneyland, aunque nos lo planteamos seriamente, desistimos de hacerlo simplemente por el precio. Visitamos París en Semana Santa y los precios del parque varían mucho dependiendo de la temporada. En este período vacacional los precios son inasequibles, así que lo dejamos para otra ocasión.

Itinerario para visitar París en 5 días

Índice

A continuación, encontraréis un itinerario detallado día a día para ver París en 5 días, con mapas y recomendaciones exclusivas. También os hablaremos del alojamiento que utilizamos, olvídate de los hoteles en París que están por las nubes con esta nueva fórmula de la que os hablaremos.

Día 1: Llegada a París y visitas monumentales

El primer día siempre es el más duro, sobretodo si lo queremos aprovechar al máximo y llegamos pronto a la ciudad. El primer día de los cinco que vamos a estar en París, tan sólo tendremos una primera toma de contacto con la ciudad. Intentaremos ver los lugares más monumentales, dado que tendremos muchas ganas de ver la Torre Eiffel o la Pirámide del Louvre.

En este mapa podréis encontrar los puntos que os recomendamos que visitéis durante el primer día. Veréis que son todo puntos relativamente cercanos, en la parte centro izquierda de la capital de Francia. Nosotros cubrimos toda esa distancia a pie, si bien es asequible hacerlo, podéis ahorrar más tiempo utilizando el transporte público.

Pirámide del Louvre

Es cierto que París tiene, a día de hoy, muchos símbolos, y la Pirámide del Louvre es uno de ellos. Algunos pensaréis que este es el momento ideal para visitar el interior del museo del Louvre, esto es algo que dejamos a vuestra discreción. En nuestro caso, os recordamos que era Semana Santa y que la previsión daba lluvia, esperamos al día que iba a llover. Sin embargo, sí queríamos ver el exterior del Museo del Louvre en condiciones climatológicas correctas.

Salón de té Angelina

Este local es una de las chocolaterías más conocidas y chic de París. Lo hemos incluido en el itinerario puesto que nos parece una parada curiosa, aunque tomar algo dentro de ella os puede salir por un ojo de la cara. Una taza de chocolate caliente cuesta 8 Euros, aunque podéis entrar a cotillear, ya que tiene una barra que sirve a modo de pastelería, con macarons.

Jardín de las Tullerías

En la parte trasera del Palacio del Louvre, encontramos este parque que formaba parte de los jardines del antiguo palacio real. Tras la Revolución francesa de 1789 se convirtió en el parque público que es hoy en día. El antiguo jardín lleva desde el Museo del Louvre hasta la Plaza de la Concordia, recorrerlo os tomará unos 20 minutos, os animamos a que lo hagáis.

Jardín de Tullerías de París

Vista de la Noria de París desde el Jardín de Tullerías

Plaza de la Concordia

Esta es una de las plazas con más historia de París, ya que protagonizó el episodio más conocido de la capital de Francia. La guillotina que en plena Revolución Francesa decapitó a reyes y nobles se instaló en el centro de la Plaza. Si optamos por subir a la noria que se sitúa a uno de los lados de la plaza, obtendremos unas vistas espectaculares de la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo y en general del centro de París.

Museo de Orsay

Este es uno de los museos más bonitos de París, tanto por fuera como por dentro. Os recomendamos, sobretodo si sois amantes del arte pictórico, que le dediquéis un tiempo a este magnífico museo con una de las mayores colecciones de arte impresionista. Antiguamente era una estación de trenes, y hoy aun se aprecia su pasado en el edificio.

Museo de Orsay de París

Vista del Museo de Orsay desde la otra orilla del Sena

Puente de Alejandro III

En París hay más de 30 puentes que cruzan el Sena, y algunos de ellos son bastante impresionantes. Es el caso del Puente Alexander III, uno de los más bonitos sin duda. La decoración a lo largo del puente, como en las partes frontales, le otorga un aspecto imponente a este puente, que es hoy una atracción en sí mismo.

Palacio Nacional de los Inválidos

Construido en el S. XVII para albergar a los soldados franceses, del ejército imperial, una vez que se retiraban, es hogar hoy de las cenizas del gran general, Napoleón.

Campos Elíseos

Nosotros decidimos recorrer la avenida de los Campos Elíseos a pie. Unos 30 minutos desde la Plaza de la Concordia hasta el Arco del Triunfo, donde terminan la avenida. Infinidad de cafeterías, con sus lujosas terrazas, tiendas de ropa de reconocidas marcas y también muchos lugares de restauración aptos para todos los bolsillos. Así es la avenida más famosa y lujosa de todo París.

Arco del Triunfo

Una gran rotonda protege este monumento construido para celebrar las victorias de Napoleón y su ejército. La tumba del soldado desconocido homenajea hoy a todos los franceses no identificados que dieron su vida por su patria durante la Primera Guerra Mundial.

Arco del Triunfo por la noche

Fotografía nocturna del Arco del Tirunfo

Aunque se puede subir a la parte superior, no creemos que sean las mejores vistas de París, y el precio de casi 10 Euros no invita a ello. Para llegar hasta el interior de la rotonda existe un paso subterráneo que os aconsejemos que uséis ya que esta es una de las rotondas más peligrosas del mundo.

El Trocadero

Este es el mirador natural de la Torre Eiffel. Esta plaza es un espacio público que se alza en la colina de Chaillot, y es por ese motivo que tiene tan magnífica vista de la Torre Eiffel, situada justo en frente. Este es el lugar al que debéis venir para realizaros la foto con la Torre Eiffel de fondo, aunque los buenos sitios están muy solicitados, llevad paciencia con vosotros.

La Plaza del Trocadero en París

La Torre Eiffel vista desde la plaza del Trocadero

Día 2: El centro de París y la ruta literaria

El segundo día lo vamos a dedicar a profundizar algo más en el ambiente parisino. Dedicaremos la mañana a visitar la Ile de la Cité, y por la tarde conoceremos el barrio latino y realizaremos una pequeña ruta literaria.

Catedral de Notre Dame

Notre Dame es la definición de París en sí misma. Esta ruta de París en 5 días tiene que pasar sí o sí por la catedral de Notre Dame. Además le dedicaremos tres visiones diferentes:

Interior de la catedral de Notre Dame

Es una de las iglesias más importantes del cristianismo, y por ese motivo es imprescindible entrar a visitar su interior. Entre sus paredes se respira historia y solo hay que traspasar sus muros para ser conscientes de ello. Fue aquí donde se coronó a Napoleón Bonaparte o donde se beatificó a Juana de Arco, fue aquí donde la leyenda del jorobado de Notre Dame cobró vida. Aunque siempre hay mucha cola, esta es bastante rápida por lo que no perdáis la paciencia puesto que merece la pena. Acceder al interior de la catedral es gratuito.

Catedral de Notre Dame desde el Sena

La catedral de Notre Dame por la parte de atrás

Exterior de la catedral de Notre Dame

La catedral de Notre Dame es una de las catedrales más antiguas de estilo gótico. Su fachada es muy reconocible por todos, y su parte trasera también. Justo frente a la fachada encontramos una gran plaza desde la que admirar la catedral en todo su esplendor. Su ubicación en una isla del Sena la hace muy especial y le otorga a la ciudad una increíble personalidad. Admirad la catedral desde todos los ángulos, embelesaos frente a ella y soñad por un instante en el que fue su pasado glorioso.

Subir a las torres de Notre Dame

Sin duda esta es una de las actividades que más recomendamos que hacer en París. Aunque os tenemos que dar algunos consejos para que lo logréis sin perder demasiado tiempo. Intentad que este sea el primer punto que visitaréis durante el día de hoy, aseguraos que el día va a estar despejado (sino volved otro día) y poneos a hacer cola antes de la apertura de la iglesia que es a las 10 de la mañana. Sólo así seréis capaces de aprovechar el día puesto que todo el mundo quiere subir a las torres de Notre Dame.

Vista panorámica de París desde Notre Dame

París desde las torres de Notre Dame

Una vez sea vuestro turno, tendréis que subir unas escaleras donde adquiriréis vuestra entrada por 8 Euros (merece la pena cada Euro). Y a continuación, deberéis subir los más de 300 escalones hasta llegar a lo alto de la torre y disfrutar de las mejores vistas de París junto con las famosas gárgolas de Notre Dame.

Sainte Chapelle

Está ubicada muy cerca de la Catedral de Notre Dame, también en la Ile de la Cité, es el segundo lugar al que os dirigiréis hoy. Si la catedral merece la pena, sobretodo por su vista panorámica, la Sainte Chapelle merece la pena por su espectacular interior. Os aseguramos que nunca habréis visto nada igual.

La Sainte Chapelle es una joya del arte gótico porque su construcción está hecha a base de vidrieras y sin columnas, lo que la hace sin duda especial. El precio es de 8,50 Euros y cuando estéis en el interior admirando los colores imposibles sabréis que vuestra inversión mereció la pena.

Sainte Chapelle París

Las vidrieras de la Sainte Chapelle

L’Hotel de Ville (Ayuntamiento de París)

Este grandioso edificio alberga el ayuntamiento de París desde el S. XIV. Aunque no podamos visitarlo, recorrer el exterior nos ofrecerá una amplia visión de la ciudad y de algunos de los ilustres ciudadanos que decoran su fachada, como Voltaire o Richelieu.

Un poco más adelante, encontraremos la torre de Saint Jacques que es lo único que queda de una gran iglesia derruida durante la Revolución Francesa. Es importante el vínculo con el camino de Santiago, puesto que es el punto de partida de este camino de peregrinaje.

Pont Neuf

Aunque su nombre indica lo contrario, este es el puente de París más antiguo, además del más largo, ya que cruza el Sena en toda su anchura. Es otro de los puentes más bonitos de París, junto con el de Alexander III, por su decoración a base de farolas en forma de candelabros y sus máscaras talladas.

Ruta literaria por el barrio Saint Germain

En breve tendréis un post profundizando en esta ruta bohemia de París. Es una ruta por lugares que me apasionan y me apetece compartirlas con vosotros. Mientras tanto, os dejamos los puntos imprescindibles de esta ruta por el barrio más literario de París.

Shakespeare & Co. de París

La mítica Shakespeare & Co. en pleno barrio Saint Germain

Shakespeare & Co.

Esta librería mítica de París llega después de recorrer los cientos de buquinistas que se encaraman en la orilla izquierda del Sena en el barrio de Saint Germain y que te transportan a principios del S. XX, por su estilo y por los libros antiguos que venden. Sin darte cuenta llegas a una pequeña gran librería que se ha convertido en un lugar muy especial y transitado por todos los amantes de la buena literatura anglosajona

A mí me encantó la película de Woody Allen “Midnight in Paris” que recrea todo ese ambiente literario de la París bohemia. El protagonista, Owen Wilson, viaja al pasado bohemio y conoce a grandes literatos del momento, como Hemingway. Esta librería aparece precisamente en esa película y al visitarla yo también deseé que me ocurriera lo mismo.

Las cafeterías bohemias de Saint Germain

Si nos interesa este tema, algo que a nosotros sí, no debemos dejar escapar la posibilidad de visitar e incluso tomar algo en dos de las cafeterías bohemias por excelencia. Les Deux Magots y el Café de Flore son dos de los míticos lugares que acogieron la inspiración y desesperación de los grandes autores del a generación perdida, además de otros como Sartre. Llegar hasta estas cafeterías e imaginar por un momento que estás de vuelta a principios del S. XX es una experiencia que te recomiendo mientras estés en París.

Cafetería bohemia de París

Una de las cafeterías más conocidas de París

Iglesia de Saint Sulpice

Muy distinta a las iglesias que habréis visitado por la mañana, la iglesia de Saint Sulpice es bastante única por varios aspectos a destacar. Por un lado, es la iglesia más alta de París, y eso es posible por sus aberturas en las torres que le da un aspecto inacabado y muy bello. Por otro lado, en el interior encontraremos una gran obra de arte de Delacroix, y se puede acceder de forma gratuita. Por último, es una gran localización para visitar por los amantes de la novela y película El Código Da Vinci.

En esta misma plaza se encuentra la fuente de los cuatro puntos cardinales, que le otorga un plano muy fotogénico a la iglesia situada justo en frente.

Jardines de Luxemburgo

Cerca de la zona por la que nos encontramos, podemos llegar paseando agradablemente hasta los jardines de Luxemburgo, uno de los parques más bonitos y populares de París. Además de un precioso estanque donde los niños juegan con unos barcos de madera del siglo pasado, tendremos una bonita vista del Palacio de Luxemburgo. Fue residencia de los Medicis en el pasado y hoy es casa del Senado de París.

Jardín de Luxemburgo

Estanque frente al Senado de París en el Jardín de Luxemburgo

Panteón de París

Este bizarro edificio no pega con el estilo de París, puesto que es bastante diferente al resto de edificaciones de la ciudad. Aun así, y como está al lado del barrio latino, podéis pasar a contemplarlo.

Barrio Latino de París

Es  a la izquierda desde el Panteón donde encontraremos el barrio latino más bonito de París. Sobretodo con su calle la Rue Mouffetard. Lo mejor del barrio latino es su ambiente en realidad, y los pequeños comercios que encontraremos donde picotear diferentes cosas, como la magnífica Quiche Lorraine que venden en La Maison des Tartes por un módico precio.

Paseo en barca por el Sena

Las ciudades con ríos navegables que dividen la ciudad en dos partes complementarias tienen algo especial. Por eso, nunca diremos no a un paseo en barca por el Sena. Desde el barco podremos admirar la ciudad a otro ritmo y centrándonos más en lo que ven nuestros ojos. Tal y como os contábamos en 5 citas en París, un paseo al atardecer en Bateaux Mouches, el más emblemático de todos, es imprescindible en nuestro París en 5 días.

Día 3: El Museo del Louvre y las galerías cubiertas de París

Nos encontramos en el ecuador de esta ruta de cinco días en París. Ha llegado el momento de dedicar toda la mañana a descubrir los secretos del Louvre. Por la tarde nos centraremos en la orilla derecha del Sena y lo que fue el París del siglo XIX. Este día lo podéis reservar para el día de lluvia, si es que hay previsión de ello.

Museo del Louvre

El museo está emplazado en lo que fue el palacio de los reyes de Francia. A día de hoy alberga en su interior más de 35.000 obras de arte. Todos conocemos cuáles son las obras más destacadas y famosas, como la Gioconda o el famoso La Libertad guiando al pueblo, pero esta son solo dos de entre las miles que encontraremos en el museo. Por ese deberemos dedicarle al menos medio día, para poder admirar lo más relevante si es que no somos grandes apasionados de la historia del arte.

exterior del museo del Louvre

La pirámide del Museo del Louvre

Escribiremos un post sobre cómo visitar el Louvre para que tengáis fácil en qué fijaros en cada planta, cómo comprar las entradas y qué es lo más destacable e imprescindible.

Ruta por las galerías cubiertas de París

Vamos a llevaros al París del S. XIX, vais a viajar en el tiempo porque esta ruta os va a encantar. Ideal para un día de lluvia, la ruta por las galerías cubiertas de París os llevará a lugares de fantasía. Coged un ticket y dejaos seducir. Aunque esta no sea una ruta que aparezca como los mayores atractivos de París, nosotros la ponemos como un must en vuestro viaje en París.

Galeria Véro-Dodat

La primera galería por la que os hacemos pasar, la galería Véro-Dodat es de las menos espectaculares, aunque siendo la primera os gustará. Construida en 1823 está repleta de tragaluces, murales y lámparas de globo. Abundan las pequeñas tiendas y boutique de estilo vintage que conservan ese aire decimonónico.

Galerie Vivienne

Tiene la fama de ser el pasaje más elegante de París. Cuando paseas por él, no sabes si mirar hacia arriba o al suelo, puesto que la decoración en ambos lados es exquisita. Se basa sobretodo en bajorrelieves de serpientes, balanzas, anclas y laúdes. Esta galería es un poco anterior a la Véro-Dodat.

Galería de París

Pasajes cubiertos en París

Galerías Lafayette

Aunque hoy en día es un gran centro comercial, no importa que no te interesen las compras, debes visitar la galería por su increíble cúpula de cristal, y en general por su estilo belle epóque.

Pasaje de los Panoramas

Tranquilamente a pie, llegamos hasta el Bulevar de Montmartre, y encontramos la serie de dos pasajes, el de los Panoramas, el de Jouffory y el Verdeau.

El primero recuerda a esas películas de fantasía y misterio tan características del siglo diecinueve. La belleza de la extravagancia y de lo surrealista se hace patente en este pasaje que recibe su nombre por el movimiento artístico que William Thayer presentaba en esta galería. Lo más interesante es dejarse llevar por los ojos, que se pararan en lugares tan pintorescos como los salones de te con sus pequeñas mesas y sillas a modo de terraza. Es una auténtica delicia pasear por esta calle que nos lleva a pleno S. XIX de París.

Pasaje de los Panoramas París

Pasade de los Panoramas

Pasaje Jouffroy

El pasaje Jouffroy es la continuación del Pasaje de los Panoramas. El mosaico del suelo y la cristalera que lo cubre son asombrosos y sin darte cuenta te metes dentro de su laberinto. Llegamos de repente al Hotel Chopin, un antiguo hotel que nació con la inauguración del pasaje, y es entonces cuando comienza el laberinto, pues parece que no haya salida, pero no es así.

Una increíble escalera nos lleva al segundo nivel, la galería de los libros. Resulta que es tan estrecho esta parte del pasaje que no cabían tiendas a ambos lados, así que uno de ellos se convirtió en una especie de estantería donde se venden libros muy curiosos hoy en día.

Pasaje Verdeau

Seguimos mostrando qué ver en París, y en concreto esta ruta de galerías cubiertas del París del S. XIX. Llegamos a este pasaje cubierto después de visitar el Pasaje Jouffroy. Una anécdota que compartimos con vosotros es que, cuando se inauguró, los parisinos lo menospreciaban. Esto sucedía puesto que era el último de los pasajes por los que discurría el itinerario protegido de la intemperie a través de los pasajes cubiertos. Si eres coleccionista te encantará pasear por el Pasaje Verdeau, ya que aquí se venden postales centenarias, comics y libros antiguos y muchas antigüedades más dignas de coleccionar.

Pasaje Verdeau

Comics antiguos en el Pasaje Verdeau

Ópera Garnier

Otros nombres son también válidos para este famoso edificio de París, el Palacio Garnier o simplemente Ópera de París. Desde el S. XIX forma parte del paisaje urbano de la capital de Francia y le otorga esa pizca de elegancia que no le hace falta a París. Os aconsejamos que tengáis en cuenta los horarios en los que el palacio permanece abierto, puesto que el interior es espectacular, sobretodo la Gran Escalera de la Ópera Garnier que os transportará de vuelta al pasado.

Plaza Vendome

Debe su nombre a la imperial columna Vendome que se halla en el centro de la plaza y que imita el bajorrelieve de la Columna Trajana de Roma. Pero si por algo es conocida la Plaza Vendome es porque es uno de los lugares más lujosos de París. Rodeada por tiendas de marcas prestigiosas y por joyerías de lujo, los huéspedes del Ritz, también ubicado aquí, lo tienen todo a mano. Es una amplia plaza por la que es agradable pasear, sin gastar claro.

Plaza Vendome de París

La lujosa plaza Vendome de París

Día 4: Ruta a pie por Montmartre y la Torre Eiffel

Podemos pasarnos un día entero recorriendo la parte alta de la ciudad de París, el barrio de Montmartre. Lo mejor es perderse por sus calles, sentarse en una de las terrazas con mesas tan exquisitas y tomárselo con calma. Aun así, os dejamos nuestras recomendaciones, los lugares esenciales que no podéis olvidar.

Basílica Sacre Coeur

Esta es la perfecta estampa parisina, aunque estamos de acuerdo que en París abundan las postales. Quizás sea por el color de la basílica, blanco, o por su ubicación, en lo alto de la colina de Montmartre. Sacre Coeur es uno de los lugares favoritos de muchos amantes de París. La interminable escalinata que nos lleva hasta esta iglesia es otro de los motivos que aumentan el interés de este lugar. La entrada a la basílica es gratuita.

Sacre Coeur

La basílica de Sacre Coeur

Pigalle

Este es un buen punto de inicio para explorar el barrio de Montmartre. Pigalle es también un barrio que en el pasado siglo acogió a pintores y los cafés literarios entre los que destaca el Nueva Atenas. París es una ciudad muy artística y bohemia como podemos ver, pero es en esta zona donde alcanza todo su esplendor.

Moulin Rouge

Este conocido molino es en realidad un cabaret parisino que se construyó a finales del XIX por un español. Aunque pertenece a Montmartre, se considera que está ubicado en el barrio rojo de Pigalle y tuvo su esplendor durante la conocida Belle Epoque (período comprendido entre finales del XIX y la primera guerra mundial).

Moulin Rouge

El cabaret Moulin Rouge

El Moulin Rouge fue un emblema del erotismo de la época, donde acudieron además muchos célebres artistas a buscar la inspiración de la que los bohemios eran dependientes. Hoy en día sigue en pie y aun se puede asistir a sus espectáculos, aunque es todo casi artificioso para el deleite de los turistas.

Rue Lepic: Los otros molinos

En nuestro paso ascendiendo hasta lo más alto de la colina de Montmartre, por la Rue Lepic, encontraremos otros dos molinos de viento, el Moulin Radet y el Moulin Blute-Fin. Una estampa curiosa en una ciudad tan cosmopolita como París.

Rue Norvins

Una de las calles más bonitas de París son sus adoquines, y sus boulangeries y bistros encarna el  perfecto encanto parisino. Es el corazón del barrio de Montmartre y debéis recorrer sin prisa esta estrecha calle que os llevará de viaje una vez más a lo que siempre imaginasteis que era París.

Place du Tertre

En el pasado fue la plaza mayor de Montmartre y hoy es uno de los puntos más turísticos de París. Con músicos callejeros y retratistas, es imposible que os pase inadvertida. Está a dos pasos de la basílica si llegamos a ella a pie y por la colina.

Place des Abbesses

Aunque la plaza es bucólica hasta las trancas, lo más espectacular de llegar hasta aquí es su maravillosa boca de metro. Hector Guimard ideó esta emblemática entrada de metro de estilo art nouveau que no dejaría de admirar nunca.

Le Mur des je t’aime

Justa a la salida de esta plaza, encontramos un pequeño parque que nos llevará hasta este precioso y romántico mural de lava esmaltada de color azul, en donde está escrito “te quiero” en 311 idiomas diferentes. El reto es encontrarlo en tu idioma o idiomas.

Le mur des de je t'aime

El Muro de los Te Quiero “Mur des je t’aime”

Café des Deux Molins

Se trata de un café restaurante ubicado en la Rue Lepic, y que saltó a la fama tras estrenarse la famosa película ambientada en París Amélie. Hoy en día es una atracción turística más, pero no por ello debéis evitar pasar por él e incluso entrar a tomar un café.

Campo de Marte

Tras pasar el día en Montmartre, lo mejor es dirigirnos de nuevo al centro para poder disfrutar con más calma de la Torre Eiffel. En el Campo de Marte, el jardín situado en frente de la torre de hierro, podemos admirar con un pequeño picnic la espectacular obra arquitectónica de París y buscar la mejor perspectiva para conseguir una buena foto del reclamo más importante de la ciudad.

Torre Eiffel

Sin duda alguna este es el principal símbolo de París. Construida para la exposición universal de finales del S. XIX, como una obra temporal, conquistó al mundo y se quedó para formar parte del paisaje urbano de París para siempre. Es por todos sabido que el nombre de la torre viene dado por su diseñador Gustave Eiffel, pero pocos saben que su construcción se terminó en tan solo 2 años.

La torre Eiffel

La Torre Eiffel se ve desde muchos lugares de París

Subir o no a la Torre Eiffel

Hay opiniones para todo. Nosotros no hemos llegado a subir durante nuestro viaje en Semana Santa porque queremos que cuando llegue el momento la visibilidad sea la mejor, por ello no es buena época un período lluvioso. Si se da la ocasión que estáis en la ciudad en buen tiempo no dudéis en hacerlo puesto que es una experiencia única.

Podéis acceder a pie, por las escaleras (hay 1.665 escalones) o en ascensor y cada modalidad tiene un precio distinto. Lo que es seguro que tendréis que hacer es cola. Aunque podéis evitar gran parte de ella si compráis las entradas con antelación. Para ello, aseguraos que el clima os va a acompañar, este fue el motivo por el cual nosotros optamos por no subir, dado que ya perdimos mucho tiempo tratando de adquirir las entradas para el Museo del Louvre. También podéis intentar llegar a primera hora de la mañana, cuando aun no hay tantas colas.

Día 5: París medieval y la estatua de la libertad

Este es el último día que os proponemos de esta ruta de París en 5 días. En nuestro caso pudimos aprovechar la mañana porque nuestro vuelo salía por la tarde. Si disponéis de más tiempo, podéis aprovechar para visitar el Palacio de Versalles, algo que no hemos incluido en este itinerario puesto que nosotros no pudimos ir por un tema de horarios.

Los puntos que visitamos hoy son menos conocidos, puesto que podéis aprovechar para repetir visitas que se os hayan hecho cortas, realizar alguna visita guiada, o simplemente pasear sin rumbo por París. Esperamos que os hayáis hecho una idea de qué ver en París en 5 días, aunque es una ciudad tan increíble que no la terminaríamos ni en un mes. Los planes propuestos son los que, a nosotros, nos parecieron más interesantes, pero añadid o eliminad todo lo que queráis.

Place des Vosgues

Quizás sea la plaza que más nos gustó de París, y no es la más turística ni conocida. Ubicada en pleno centro del barrio Marais, está en pie desde 1612 y este dato la convierte en la plaza más antigua de París. Se trata de un conjunto de 36 casas simétricas con soportales, tejados inclinados de pizarra y una gran arbolada en el centro de la plaza con 4 fuentes. Además, en una de estas casas, bajo uno de los soportales, está la casa de Victor Hugo, que podemos visitar gratuitamente (no así las exposiciones temporales que se tarifican), cierra el lunes. Y aunque no se pueda visitar, Jonhy Depp también vivió en esta plaza una temporada.

Place des Vosgues

La plaza más antigua de París

La Bastilla

Esta fue la mayor decepción de nuestro viaje a París. Si pasáis por delante, paraos un minuto, pero si tenéis que desplazaros exclusivamente, no lo hagáis. Hoy en día se trata de una gigantesca rotonda con una columna en el centro bastante tapiada y con vallas de publicidad. Mucho ruido y poco encanto es lo que queda del lugar donde se encontraba la fortaleza de la Bastilla de San Antón, desde donde se defendía la ciudad. Aunque si por algo es famosa la Bastilla, es porque fue aquí donde se inició la Revolución Francesa, mejor que os quedéis con la idea que tengáis en la cabeza.

Museo Picasso de París

En este museo encontramos una de las colecciones más apreciadas de la ciudad. El museo exhibe 5000 dibujos, grabados, cuadros y esculturas de nuestro querido artista internacional Pablo Picasso, que también estuvo muy apegado a la ciudad de París.

Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou

Lo más característico de este museo es, sin duda, su edificio. Es un museo de arte contemporáneo que alberga obras de Picasso, Kandinsky, Matisse o Miró, en este caso depende de lo fanáticos que seáis de estos estilos arquitectónicos. Sin embargo, y aunque no vayáis a entrar al interior del museo, pasad por aquí a contemplar la magnífica obra de arquitectura, que casa perfectamente con la temática de su interior.

Centro Pompidou

El extravagante edificio de Pompidou

Isla de los cisnes

Se trata de una isla artificial, se puede ver en su forma sospechosamente alargada, creada en 1827 y se halla entre dos puentes, el Bir Hakeim y el de Grenelle. La leyenda cuenta que aquí Luis XIV criaba cisnes. Lo más representativo de esta isla y el motivo por el que nosotros creemos que merece la pena, es por la Estatua de la Libertad de París.

Estatua de la Libertad de París

Situada en uno de los extremos de la isla de los cisnes, esta escultura fue regalada a Francia por la Comunidad Americana por su centenario por la Revolución Francesa. Aunque no es tan grande como la original en Nueva York, está ubicada en dirección a donde se emplaza su hermana mayor, aunque a unos cuantos kilómetros de distancia.

Estatua de la libertad París

La estatua de la libertad de Paría

Puente de Bir-Hakeim

Este es uno de los secretos mejor escondidos de París. De hecho llegamos hasta él buscando la estatua de la libertad y nos quedamos maravillados. Tanto que este fue el último lugar que vimos de París. La última mirada al Sena y la última mirada a la Torre Eiffel, con algo más de distancia pero con una perspectiva excelente y, sin duda, uno de los mejores y más desconocidos miradores de la Torre Eiffel.

El puente Bir Hakeim es una obra de ingeniería construida a principios del siglo pasado. Por encima discurre el metro de París, la Línea 6 concretamente, y en el nivel inferior se crea un panorama precioso con sus lámparas de estilo vintage.

Dónde dormir barato en París

Desde hace un tiempo, siempre intentamos buscar alternativas de alojamiento barato en los destinos que escogemos. Principalmente en las capitales europeas intentamos utilizar la plataforma Guest to Guest, que es básicamente un lugar donde intercambiar tu casa.

El proceso para registrarte es muy sencillo. Solo tienes que crear tu perfil y responder algunas de las preguntas que la plataforma te hace. Hay que tener en cuenta que tu perfil es tu carta de presentación y que los demás usuarios tomarán una decisión en base al perfil que muestres. Te aconsejo que seas lo más detallista posible a la hora de rellenar el perfil, y lo más cercano a la realidad posible, sobretodo en cuanto a las características de tu vivienda.

donde dormir en París

Apartamento con balcón en París

Cuando tengas tu perfil completo puedes optar a buscar viviendas en la ciudad de destino a la que deseas viajar. De entrada te darán una serie de puntos, que se adquieren con el uso de la plataforma, y a partir de entonces tan sólo tendrás que solicitar la vivienda que se ajusta más a tus necesidades.

Cada casa vale tantos puntos (dependiendo de distintos aspectos como la ubicación, número de habitaciones o simplemente la ciudad donde están), y tú tan sólo has de dejar una fianza (todo de forma online) que te será devuelta al finalizar la estancia. En algunos casos, el propietario obliga la contratación de un seguro, pero hablamos de cantidades muy pequeñas que hacen que siga mereciendo explorar esta opción, sobretodo en ciudades donde el alojamiento es tan caro.

En nuestro caso nos alojamos cerca del barrio de Marais, en pleno centro de París, y el coste fue únicamente el del seguro que tuvimos que contratar, unos 20 Euros por los 5 días de estancia en París. De este modo pudimos disfrutar mucho más de una ciudad tan cara como París y permitirnos algún capricho más que si hubiéramos dormido en un hotel, a una media de 100 Euros por noche como mínimo.

Cómo llegar a París

Os recomendamos que cojáis un vuelo temprano para poder aprovechar el primer día de esta ruta de París en 5 días. Cuanto más cerca esté el aeropuerto escogido mejor. Valorad el precio del vuelo y la distancia y coste hasta la ciudad desde el aeropuerto de aterrizaje.

En nuestro caso, viajamos con una conocida aerolínea lowcost cuyo aeropuerto en París es el Aeropuerto de Beauvais. La relación coste-horario-tiempo-traslado no nos compensó, así que os aconsejamos que escojáis cualquiera de los otros aeropuertos. Si ya es demasiado tarde, en este post encontraréis cómo llegar a París desde el Aeropuerto de Beauvais.

Dónde comer en París

Asumimos que el coste de comer y cenar en París es elevado, por ello os vamos a dar una serie de consejos para intentar ahorrar en esta partida.

Comida en supermercados

La opción más económica, sobretodo si hemos optado por alojarnos en un apartamento, es adquirir la comida en un supermercado de París. Venden platos preparados, ensaladas para llevar y, recordemos que el pan y los embutidos aquí son excelentes también. Por lo que una buena opción es prepararnos bocadillos para el día siguiente. Además, podréis comprar cerveza para tomarla en vuestra terraza con vistas a la Torre Eiffel, como hicimos nosotros.

De picnic en el Sena

De nuevo recurrimos a la compra en supermercados o en lugares take away, para preparar nuestro picnic en el Sena. Uno de los días, el que mejor tiempo os haga, podéis optar por pasear tranquilamente por el lateral del emblemático río. Veréis que es una práctica habitual por locales y turistas, y también por carteristas que aprovechan el momento de relax para sustraer las pertenencias de los comensales. Así que estad atentos mientras disfrutáis de las vistas.

Picnic en el Sena

De picnic en la orilla del Sena

Comer en un bistrot

Si fuerais a comer cada día fuera os diríamos que no es la mejor manera de ahorrar en esta partida. Pero creemos que un día, al menos, os podéis permitir vivir la experiencia de tener una cita romántica en una terraza a la luz de las velas en un bistrot de París. En el barrio latino abundan los locales más asequibles y que dan el pego totalmente. Podéis ahorrar pidiendo agua del grifo para beber y tomándoos la botella de vino, que habréis comprado anteriormente en el supermercado, cuando lleguéis a casa.

Comida callejera

Porque en París abundan los tentempiés de todo tipo. Los dulces, con el cruasán como su mayor exponente o el pan de chocolate -gran descubrimiento- harán las delicias de la mañana. Por la tarde, podéis optar por la parte salada, no podéis dejar de probar las quiches de distintos sabores que son un plato bastante típico de París.

Quiche Lorraine París

Quiche Lorraine en el barrio latino

Cómo moverse por París

Nosotros usamos bastante nuestras piernas como medio de locomoción durante nuestra visita por París en 5 días, aunque os recomendamos que lo combinéis con el transporte público.

París es una ciudad muy extensa y está francamente bien comunicada por varios medios de transporte público. Lo mejor para ahorrar en esta partida es que combinéis los transportes con vuestras piernas, ya que no hay ningún gran ahorro que merezca la pena.

Pensad que París es una ciudad para pasearla, y ese es precisamente el motivo por el que no sale a cuenta los pases que te ofrecen para visitar la ciudad. Para que lo entendáis mejor, os podemos decir que si no utilizáis continuamente el metro, tranvía, bus o tren, no os saldrá a cuenta. Y hay muchos lugares cercanos a los que merece la pena llegar a pie, para no perderse el ambiente de la ciudad.

Un pase de transporte público para 5 días consecutivos os puede salir por 37.25 Euros dentro de las 3 primeras zonas (no sirve para Versalles o Disneyland). Nosotros gastamos 10 Euros en los 5 días. Cada billete individual cuesta 1,45 Euros.

Abonos de transporte público en París

Tras esta recomendación, pasamos a hablaros en más detalle de los distintos abonos que existen y que podréis comprar en las máquinas expendedoras o en las taquillas.

Billete individual o pack de 10 billetes

Aunque nosotros creíamos que sería un abono único, si adquieres el pack de 10 billetes te entregarán 10 billetes individuales, y sin ningún descuento por comprarlo en pack. Lo único que ahorrarás es tener que comprar un billete cada vez que lo quieras usar.

Como os hemos comentado, cada billete cuesta 1,45 Euros y te permite un trayecto de metro (RER o tren de cercanías sólo en París), tranvía o autobús, además de una correspondencia siempre y cuando suceda en la primera hora y media desde que utilizaste el billete.

Paris Visite Pass

Este es el abono propiamente dicho que mejor funciona en caso que no puedas hacer trayectos caminando. Te permite un número ilimitado de trayectos durante el período de 1, 2, 3 o 5 días.

Metro de París

Además de tener las bocas de metro más bonitas del mundo, bajo nuestro punto de vista, el metro de París conecta la ciudad perfectamente. A día de hoy hay 14 líneas de metro y sólo cierra durante unas 4 horas al día, dependiendo del día de la semana.

Metro de París

La típica boca del metro de París

Autobuses de París

Esta es una magnífica opción para los que no quieren caminar pero sí quieren “pasear” por la ciudad. Además cubren la nocturnidad que el metro deja libre, con los llamados Noctilien. Es muy importante que llevéis el billete comprado, puesto que si lo compráis en el autobús el precio asciende a 2 Euros en lugar de 1,45.

Bicicletas en París

Como última opción, tenemos a nuestra disposición la posibilidad de alquilar una bicicleta para movernos por la ciudad. Si estamos habituados a hacerlo en nuestra ciudad de origen es la opción ideal. El Vélib es el servicio que gestiona el alquiler de las bicicletas públicas de París, al que debéis registraros en cualquiera de los terminales que hay por la ciudad.

La única desventaja de este método de transporte es que tenéis que estar pendientes de devolver la bicicleta cada 30 minutos. El coste es de 1,70 Euros para un día entero, pero para que no os cobren 1 Euro adicional por cada 30 minutos de más o 4 Euros por cada media hora de más tras sobrepasar una hora y media con la misma bicicleta debéis ir devolviendo el vehículo en una de las más de 1.800 estaciones). Es difícil que no encontréis una cerca de vuestro destino, ya que cada 300 metros suele haber una estación.

Hasta aquí la guía de París en 5 días. Esperamos que os sea de utilidad nuestra experiencia, pero si tenéis alguna duda podéis dejar un comentario y os contestaremos lo antes posible.