Siempre nos quedará París…

Cuando nos preguntan qué hacer en París lo primero que decimos es que es una ciudad en la que uno debe pasear con los ojos bien abiertos y la cámara siempre encendida, si viajas en pareja no descartes volver aun más enamorado, porque esta ciudad inspira al amor… será por el idioma, por las canciones con acento francés que suenan en tu cabeza mientras paseas cogido de la mano a tu amor, por esas calles adoquinadas que te transportan a otro tiempo, o simplemente porque es una ciudad bonita donde reina la estética. Pero lo cierto es que en París hay unas cuantas citas imprescindibles si viajas enamorado.

Citas románticas en París

Hoy os queremos sugerir varios momentos mágicos en París que harán que tu corazón lata aun con más fuerza, o al menos de los que nosotros más disfrutamos en pareja. Podríamos vivir en la capital francesa y no acabar nunca de visitar sus numerosos monumentos, museos, calles, cafeterías, librerías y recovecos que son sencillamente bellos, y por eso os contamos qué hacer en París sí o sí, sobretodo si es tu primera visita a la ciudad con tu amor.

Picnic en los campos de Marte frente a la Torre Eiffel

Uno de sus mayores símbolos, la Torre Eiffel, no podía faltar en esta primera cita en París. A cualquiera que le preguntes cuál es el icono de París te nombrará esta singular torre que se erigió para la Exposición universal de 1889. Los Campos de Marte son unos jardines situados en frente de la torre más famosa del mundo, en los que la gente suele extender una mantita de picnic y disfrutar con su enamorado o enamorada bajo los casi 300 metros de hierro que se erigen frente a la pareja de una cita de lo más romántica.

torre eiffel

Consejos

Lleva tu queso y vino, no olvides las copas para hacerlo aun más glamuroso e intenta pronunciar esa frase que tanto le gusta oír a un enamorado, pero en francés… caerá rendido o rendida a tus pies.

Lleva un pañuelo grande para extender en la hierba, lo cierto es que está bastante sucio, ya que aunque es un plan romántico, no es original.

El mejor momento es, sin duda, el atardecer. En los meses de verano es cuando más lo disfrutarás, ya que el frío puede interferir hasta en el corazón más palpitante.

Paseo por el Sena al atardecer

Esta es otra de las grandes citas románticas en París, el Sena cruza la ciudad y no sólo eso, sino que te lleva por un recorrido lleno de lugares emblemáticos de la ciudad, y es que el Sena cruza el casco antiguo. En los barcos de Bateuax Mouches es la mejor manera de hacerlo, ya que es un barco grande, con un piso superior prácticamente ilimitado desde donde ver perfectamente la ciudad desde el río.

paseo en barco por el Sena

Consejos

No olvides subir al barco un poco antes del atardecer, de ese modo disfrutarás tanto de las vistas de día como de noche.

Intenta buscar un lateral para disfrutar mejor de las vistas.

Subir a las torres de la catedral de Notre Dame

Quizás desde nuestro punto de vista sea incluso más interesante subir a las torres de Notre Dame que a la Torre Eiffel. Recorre las escaleras de caracol por la torre interna y cuando llegues a la cima saluda a las gárgolas, hay una de ellas que con una pose de lo más amorosa mira fijamente a la torre que se alza a lo lejos, la torre Eiffel.

Vista desde las torres de Notre Dame

Consejos

Es esencial que este día madrugues ya que las colas para darse cita con las gárgolas de Notre Dame son enormes.

La entrada al interior de la iglesia no funciona con la misma cola que la subida a las torres, es mucho más rápida.

Contemplar las vistas de París desde Montmartre

El barrio de Montmartre rezuma amor por todos lados, especialmente amor por el arte y por la belleza. Qué mejor manera que llegar hasta aquí, hasta Sacre Coeur, con su blanca cúpula y besarse a la luz de la ciudad iluminada bajo tus pies.

Barrio de Montmartre

Consejos

Lo mejor es pasar el día paseando entre pintores y artistas, tomarse uno o dos cafés en esas terrazas en las que seguro se sentaron grandes de las letras y de las artes.

No os aconsejamos acceder a la torre de Sacre Coeur ya que las vistas que encontraréis desde las escalinatas son muy similares, y gratis.

Cena a las velas en un bistro del barrio latino

No podía ser de otra manera… esta cita al más puro estilo francés, una cena en un bistro es lo que falta para terminar con un viaje romántico por París. Cenar en una terraza de la Rue Moufettard, en pleno barrio latino no es tan caro como os podáis imaginar, es posible que no sea el mejor restaurante del mundo, pero desde luego causa efecto.

terraza de París

Consejos

Hay una serie de restaurantes similares repartidos por todo el barrio latino, es cuestión de escoger el menú que más os convenga.

Seguros IATI