El Palmar

Muchos son los pueblos pintorescos que hay en esta zona de Valencia, nosotros visitamos 3 de ellos, en este post os vamos a hablar de uno de estos pueblos, el Palmar, o la llamada isla de la Albufera.

Cómo llegar a El Palmar

La manera más común sobre cómo llegar al Palmar, es por una carretera secundaria, la CV 500, procedente de El Saler. Antes de llegar al pueblo vemos varios sitios dónde ofrecen paseos en barca por la Albufera, una actividad muy recomendable en la zona, sobre todo cuando va llegando el atardecer, como ya os explicamos en este otro post sobre el atardecer en la Albufera. Si no te apetece, o no crees que es el momento de este paseo, no dudes en parar igualmente, de lo contrario te perderás alguna de las mejores vistas de la Albufera.

Seguimos hacia el pueblo, en la entrada te encuentras con un parking público, pero depende de la época del año -nosotros fuimos en febrero- dando alguna vuelta al pueblo seguro que encuentras sitio. Si tienes pensado comer por allí también tienes la posibilidad de utilizar uno de los muchos parkings de los restaurantes que encuentras en El Palmar.

Qué ver en El Palmar

Una vez aparcados, nos disponemos a visitar el pueblo. No es demasiado grande, así que pasear por el Palmar no te va a suponer más de 1 hora. Tampoco tiene demasiado que ver, aunque hay varias cosas muy interesantes.

Barraca de les Arandes

Esta edificación, que data del siglo XX y está situada muy cerca de los canales, está construida con adobe en su estructura, caña en la cubierta y el suelo de barro. Actualmente en la barraca de les Arandes está establecida la Comunidad de Pescadores. Es un claro ejemplo de las construcciones de la época, y una de las más antiguas de la zona.

Barraca de Els Arandes

Lago de la Albufera

Evidentemente, una de las visitas obligatorias es el lago, y es que hay que aprovechar que estamos en el único pueblo que da directamente a la Albufera para disfrutar de este capricho de la naturaleza.

Iglesia del Niño Jesús

Fundada a finales del s. XIX, esta modesta iglesia, cuya fachada no tiene ningún tipo de argumento alberga en su interior  varios retablos y una imagen central del Niño Jesús del Huerto. Para poder verla, tienes que dirigirte a la plaza de la Sequiota.

Plaza de la Sequiota

Este es el centro neurálgico del pueblo, es de forma alargada y contiene una fuente en uno de los extremos. Es en la plaza de la Sequiota donde vas a poder ver una gran parte de los restaurantes del pueblo, y donde más vida vimos cuando estuvimos visitando El Palmar. Hay unas terrazas donde parece que la gente toma el vermut antes de ponerse mano a mano con la paella, un plato culinario de culto por esos lares, además del All i Pebre, por supuesto.

Centro de El Palmar

Comer en El Palmar

El Palmar se ha convertido, con el tiempo, de pueblo pesquero a pueblo de restauración, y es que es increíble la cantidad de restaurantes que te encuentras con lo pequeña que es esta población, esto hace que comer en el Palmar se convierta en un infierno, pero no por falta de sitio, sino por exceso, y nosotros que somos muy indecisos lo vimos muy cuesta arriba.

Paella valenciana en El Palmar

Al final, te das cuenta que más o menos todos te ofrecen lo mismo, un menú cerrado por unos 15€ con dos platos, uno de ellos indispensable que sea paella, al menos para nosotros, postre bebida y café. Y te acabas decidiendo por el vendedor que más simpático parezca o más palique tenga. También es un dato a tener en cuenta lo lleno que esté el sitio, porque como se suele decir, el que esté más lleno es en el que mejor se come, aunque en este caso se acaban llenando todos los que tienen terraza mirando a los canales.

Después de lo dicho, ya puedes organizarte una mañana para visitar este pueblecito con la posibilidad de tomar allí tu comida y salir hacia la siguiente parada, que nosotros recomendamos sea el pueblo de Sollana.

Seguros IATI