Día 1: Cadaqués | Portlligat | Cap de Creus | Empuriabrava

Este año pasamos la Semana Santa una vez más visitando destinos nacionales, si el año pasado cruzamos el país para vivir unas vacaciones de Semana Santa tradicionales en Cáceres, este año decidimos viajar a un paraíso más cercano, realizaremos una ruta por la Costa Brava, bueno, a solo una parte, ya que es una zona muy grande. En este caso vamos hacia la parte más boreal de Cataluña, y nuestra primera parada es Cadaqués.

Cadaqués es blanco y azul

Originalmente un pueblo de pescadores, actualmente un hervidero de ávidos turistas que venimos buscando sol y cultura a partes iguales. El casco antiguo de este hermoso pueblo empedrado nos lleva a observar desde la cima de la Iglesia de Santa María las blancas casas dispuestas sobre el azul mediterráneo. Luego nos dejamos perder por nuestros pies que andan buscando las puertas y ventanales azules que tanto resaltan con las blancas fachadas de las casas que habitan aquí.

Cadaques

El mar es protagonista, como no puede ser de otro modo, en toda la Costa Brava, la gente se arremolina cerca de la luz del mediterráneo, algunos se acercan al mar sin atreverse a tocarlo, aun no es momento de lanzarse al agua pero sí de admirar su belleza, desde las terrazas de los restaurantes que han sabido ver antes que los demás el motivo por el cual la gente vendría a desayunar, a comer y a cenar junto la brisa marina.

Portlligat, el hogar de Salvador Dalí

A 20 minutos de Cadaqués se encuentra la casa que fue el hogar de los últimos años de Salvador Dalí, el hijo de Figueres que adoptó Cadaqués. En Portlligat formó su hogar junto a Gala, su mujer, y hoy en día se puede visitar como parte del Museo de este gran pintor. Tenéis que reservar día y hora para aseguraros la entrada, ya que se realizan visitas en grupos muy reducidos para asegurar la conservación de la casa y para que el visitante pueda recorrer cada rincón de este laberinto en el que el pintor vivió.

Portlligat

No tiene desperdicio el Olivar, un espacio natural que Dalí supo aclimatar a sus excentricidades, no os podéis perder la escultura del gigante hecha con materiales reciclados, la torre coronada por un gran huevo, o el mismo huevo que hace la delicia de los más pequeños y de los de espíritu joven también.

Mención a parte merece la parte de arriba, la más alejada a la casa, donde están dispuestos una serie de bancos para que el visitante se siente durante unos minutos, se relaje, y de ese modo pueda admirar la belleza de este paraje, las mismas vistas en las que Dalí encontraba su inspiración. 

Cap de Creus, el punto más septentrional de la península

El pueblo de Cadaqués está ubicado geográficamente en el Cap de Creus, un paraje natural salvaje, una roca que se extiende paso hacia el mar convirtiéndolo así en el punto más al este de la península ibérica. El bonito faro del Cap de Creus te da la bienvenida y te indica que has llegado. 

Cap de Creus

Empuriabrava, canales con sabor a pasado

Por último, nuestra ruta de hoy nos lleva a Empuriabrava, lugar que hemos escogido para pasar la noche. Tal vez algunos no lo conozcáis, pero en este pueblo costero, que es la parte marina del más conocido Castelló d’Empúries, se construyeron una serie de canales que le otorgan una peculiaridad singular a esta localidad, y motivo por el cual la escogimos para nuestra pernocta.

EmpuriabravaEs cierto que da la sensación que Empuriabrava es una gloria pasada, aunque tal vez en verano haya más vida, si bien nos ha parecido que esta es una parada breve tal vez solo para alquilar una barca y recorrer los canales, y tener algo de envidia de los propietarios de esas grandes casas cuyo porche da directamente al mar.

Mañana continuamos ruta, esta vez hacia Figueres. Como sabéis, habitualmente contamos nuestros viajes en un diario de ruta, así que mañana habrá más.

Y recuerda que sólo por ser lector de nuestro Blog tienes un 5% de descuento en tu seguro de viajes con IATI Seguros, click aquí para conseguir tu descuento 🙂

Seguro IATI descuento 5%