En Brujas hay muchos planes para hacer, en este otro post te contamos todo lo imprescindible, entre ellos una gran cantidad de museos. Nosotros visitamos varios, pero destacamos los dos que más nos gustaron, y los dos están relacionados con la gastronomía. Uno es el Museo del Chocolate, más conocido como Choco-Story, y otro el museo de las Patatas Fritas (podéis leer aquí nuestra experiencia).

En el post de hoy os contamos qué nos pareció el Choco-Story y por qué merece la pena visitarlo.

Museo de Chocolate Brujas

El paraíso del goloso

Quizás este sea uno de los museos que uno espera encontrar en Bélgica -todos sabemos lo importante que es este producto en el país- y el de Brujas es excelente, sobretodo, para acabar la visita con una demostración de cómo hacer un bombón de chocolate belga, además luego lo puedes degustar…

choco story Brujas

Es cierto que en las otras ciudades encontraremos museos dedicados al chocolate, pero el de Brujas está más enfocado a la historia del chocolate y a sumergirte directamente dentro de ese sabor que sólo el chocolate tiene. Desde su origen en América, pasando por los distintos tipos que existen de cacao podremos conocer a fondo la evolución de este producto inicial, el cacao, para, finalmente, saborearlo.

En una de las plantas del museo se destaca también, como no podía ser de otra manera, la historia del chocolate en Bélgica y por qué hoy en día es reconocido mundialmente. La exposición es bastante entretenida e interactiva y, sin duda, lo que más merece la pena de este museo es -como ya apuntábamos antes- la demostración de cómo se hace un bombón belga, y su posterior degustación. Os aseguramos que el sabor que tiene el chocolate belga es único.

demostración bombón belga

Y no os perdáis la tienda del museo, a diferencia de las tiendas de regalos de los museos tradicionales, aquí podréis llevaros algo que luego disfrutaréis sensorialmente y que, seguro, os transportará de nuevo al mágico mundo de la perdición… el chocolate!

Seguros IATI