Viaje a Berlín

“Esta es la historia de mis abuelos y de los vuestros, de nuestros padres y de nuestras propias vidas. De alguna forma es la historia de todos nosotros”, así comienza la historia de Ken Follet en El Invierno del Mundo, de la cual Berlín es uno de los lugares donde sucede una parte de la historia más convulsa de nuestra sociedad.

Cuando vas a Berlín, no visitas solo una ciudad, visitas un capítulo de la historia de la humanidad, no es que sea más importante que otros momentos históricos, pero es desde luego de los más recientes y conocidos por esta generación. Es la historia de los pecados de la humanidad, que comenzaron con un hombre, pero que fueron seguidos por todos, por ellos y por los otros, es la historia de una matanza que dejó al mundo sin palabras, es la historia que nos enseñó que el ser humano es nuestro peor enemigo, y por eso Berlín es maravillosa, porque es un lugar de reflexión, es el símbolo de la redención de nuestra especie.

Cada lugar es el recordatorio de un pedazo de las páginas de los libros de la historia, la guerra, la xenofobia, el imperialismo, el capitalismo y el comunismo, el ansia de poder del ser humano, pero también es un lugar que enseña de lo que es capaz el pueblo, la recuperación de un país, la recuperación de la confianza en las personas.

Desde el Muro de Berlín y la Puerta de Brandenburgo, hasta el impresionante Monumento a los Judios Asesinados en Europa. La Isla de los Museos, el Reichstag, la Gendarmenmarkt, la Ópera, la Universidad Humboldt y la plaza en la que tuvo lugar la gran quema de libros de 1933. Alexander Platz con la Torre de Televisión y el Reloj del Mundo.

Todos y  cada uno de esos lugares son una ventana al pasado, y por eso y mucho más, Berlín merece la pena! Eso sí, si no os gusta el frío, mejor que vayáis en primavera o verano…

Seguros IATI