Agitada, caótica y temible para algunos; apasionada, llena de vida y adorada por otros… No se trata de escoger bando pero la mayoría de gente opina que la primera vez que viajas a Bangkok, la odiarás. Odiarás su ruido y su caos, odiarás no poder caminar tranquilo por sus calles, odiarás su sofocante calor… Pues a nosotros nos encantó. Cierto es que todos los adjetivos que se te ocurran para describirla serán acertados, pero casi todos los lugares que generan esta pasión es porque poseen personalidad, y no hay nada que nos guste más de una ciudad, que verla brillar por sí misma, como Bangkok hace.

Qué ver en Bangkok

Al llegar desde el aeropuerto, y probablemente lo harás en ese metro volador que tienen, el BTS, y que te llevará a varias zonas de la ciudad aunque no al centro -algo que deben mejorar- encontrarás una ciudad moderna, pero que muy moderna. Rascacielos llenos de luces, pantallas de televisión gigantes por todas partes, chicas ataviadas a la última moda, con tacones altos, maquilladas por demás, y listas para la fiesta o para ir a uno de los muchísimos centros comerciales que encontrarás. También, por supuesto a personas trajeadas, y a muchos turistas que se mezclan con tailandeses creando un ambiente de lo más multicultural.

comida Callejera en Bangkok

De compras en Bangkok

Bangkok es conocida por sus precios competitivos, en todos los aspectos; comida callejera deliciosa y por menos de un euro al cambio en la famosa Khao San Road, ropa, accesorios, electrónica… un paraíso para el turista, y sobretodo para nosotros. Tras seis meses de decadencia en nuestro “ropero”, también llamado mochila, tenemos la oportunidad de canjear varias prendas que ya tenemos aburridas, gastadas y que se nos han quedado grandes, algunas roturas también, por ropa reluciente, nueva y barata, aunque la calidad brilla por su ausencia, por supuesto. Para ello nos dirigimos al centro comercial MBK, situado a tan sólo un cruce de calle del hotel donde nos hospedamos, el LubD Hostel de Siam Square, un hostel moderno y muy bien situado si lo tuyo son las compras. Sin embargo, no es aquí donde encontramos más variedad en cuanto a lo que nosotros estamos desesperados por encontrar, la ropa es mucho mejor comprarla (a no ser que quieras un polo de, entendámonos, “marca”) en los puestos callejeros de la Khao San.

Templo de Wat Pho

Acerca de Bangkok, si habéis estado recorriendo Asia, probablemente a estas alturas estéis ya agotados de tanto templo, pero hay uno que no debéis dejar pasar por alto, por mucho que lo deseéis, el Wat Pho. Allí encontraréis al majestuoso buda reclinado, una estatua gigante de más de 45 metros de largoque hace las delicias de cualquier observador. Asimismo, está situado en un complejo de templetes que crean una atmósfera inigualable. Cerca tenéis la posibilidad de visitar el Palacio Real de Bangkok, demasiado caro para nosotros en este estadio del viaje y por tratarse nuevamente de una construcción de similares características a otras, aunque totalmente recomendable si te encuentras con ánimos de ver más, nosotros nos hemos vuelto muy selectos en cuanto a compra de entradas.

La Golden Mountain

Bangkok se trata de una urbe muy grande, con mucho tráfico, mucha gente, muchos puestos, muchos templos… Así que hay alguno gratuito, la Golden Mountain (o Montaña de Oro) es un lugar muy interesante para obtener una buena panorámica de la ciudad, se trata de un templo budista en la cima de esta montaña, con acceso a la terraza desde donde divisar gran parte de Bangkok. Como os comentábamos antes, el BTS no llega a esta parte de la ciudad, por lo que la mejor manera de hacerlo es en ferry por el río. Has de llegar en BTS hasta la parada Hua Lamphong, y allí tomar el ferry hasta bien Tha Tien o Tha Chang, dependiendo de tu recorrido, desde aquí todos los lugares visitables de Bangkok te quedarán a mano, si te gusta caminar.

Calle Khao San de Bangkok

Pero Bangkok es más una ciudad para vivirla que para visitarla, para llegar a conocerla debes pasar una temporada en ella, y vivirla de día y de noche. Vete a Khao San y podrás ver de qué hablamos, verás pasar por allí a cientos de turistas, con las caras alegres, con apariencia de estar pensando “estas son las vacaciones de mi vida”, sobretodo si son jóvenes. Todos recordamos películas míticas de grandes despedidas de soltero en esta ciudad, de aventuras y desenfreno. Si es tu rollo, la fiesta, ir con amigos, tomar más de una cerveza y bailar hasta el amanecer, Tailandia, y concretamente Bangkok es lo que ofrece.

Con esto no decimos que no haya nada más, pero uno de sus puntos fuertes es éste, hordas de jóvenes extranjeros con ganas de pasarlo bien y de mantener un recuerdo, si pueden, para toda la vida. Sino que os lo cuente el grupo de chicos con los que nos tocó viajar en un bus nocturno hasta las islas, a unos minutos de subir en él, los podías ver esperando con sus cervezas calientes en la mano, y alguno de ellos pasándolo francamente mal, aun así, seguía bebiendo… Y lo que les quedaba, iban a la Full Moon Party!

Seguros IATI