Actualizado en 2017

Algunos dicen que este es el momento, por eso os traemos un itinerario de 15 días por Myanmar, algunos dicen que si vas ahora aun podrás captar la esencia de los birmanos, verlos con su Thanaka sin que te persigan pidiéndote un dólar, captar la esencia de uno de los últimos países del sudeste asiático sin lo que conocemos hoy como turismo masivo. Otros dicen que somos nosotros, los viajeros, los culpables de la futura expoliación del país porque alentamos a otros a visitarlo.

Sin embargo, en esta actualización, debemos decir que ya ha llegado a nuestros oídos que el país ha empezado a masificarse. Ha empezado a cambiar y a absorber los malos hábitos que trae consigo el turismo; precios más elevados, pérdida de autenticidad, y masificación de turistas en los lugares más admirados. No por ello, bajo nuestro punto de vista, se debe dejar de visitar Birmania puesto que es un bello país, con una cultura aun por explorar -este es uno de los países más extensos del Sudeste Asiático-, y con muchas zonas que aun siguen inexploradas.

itinerario en Myanmar

Amanecer en uno de los lugares más visitados de Myanmar, el lago Inle

El país se ha ido abriendo, poco a poco, al turismo y hay áreas que se han abierto recientemente a los extranjeros. Cuando nosotros viajamos a Myanmar había infinidad de lugares que requerían permiso expreso del gobierno para acceder o, incluso, había algunos en los que estaba totalmente prohibido llegar.

Itinerario de 15 días por Myanmar

Os animamos a descubrir, en este itinerario de 15 días por Myanmar, a que conozcáis esta cultura tan diferente a la nuestra, y lo hacemos de una forma totalmente local y responsable. Así que sólo nos queda mostraros cuál fue nuestro itinerario de 15 días por Myanmar para ayudaros a recorrer esta maravilla de tierra que aun tiene mucho por descubrir.

Por supuesto, podéis alargar vuestro viaje tanto como lo necesitéis. En nuestro caso, al viajar en 2014 dentro del marco de nuestra vuelta al mundo, tuvimos una serie de inconvenientes que hicieron que nuestro viaje en Birmania no fuera todo lo largo que hubiéramos deseado. De hecho, cruzamos la frontera con Tailandia -a nuestra salida del país- caminando, algo muy curioso y que, más adelante, os contamos para que lo tengáis en cuenta si deseáis extender vuestro viaje al país vecino.

Este es nuestro itinerario de 15 días por Myanmar, en el que visitamos lo más emblemático del país. Es un viaje básico, por lo más esencial, y somos conscientes de que hay muchos otros lugares, monumentos, templos, ciudades que nos faltaron por visitar. Como hemos dicho anteriormente, Birmania es uno de los países más grandes del Sudeste Asiático con casi 700 mil kilómetros cuadrados, y os podréis imaginar que hay infinidad de rincones que podréis descubrir.

qué visitar en Birmania

Uno de los 4000 templos de Bagan

Hay varias rutas populares de senderismo, como la que va desde Kalaw hasta el lago Inle -más adelante os contamos la ruta que nosotros hicimos- y que podréis extender tanto como queráis, ya que hay muchísimas aldeas en las que para para conocer a fondo a la sociedad birmana más rural y auténtica.

Mapa de la ruta de viaje a Birmania en 15 días

Como ya viene siendo habitual, os dejamos nuestro mapa con los puntos de nuestra ruta en Birmania. Durante estos 15 días recorrimos el país íntegramente en transporte público y local. Las carreteras están en bastantes malas condiciones, y como os explicamos más adelante, hay días dedicados desde principio a fin a desplazarnos de un lugar a otro. Evidentemente, podéis escoger moveros por el país utilizando métodos más rápidos, como los vuelos internos, pero os alentamos a que, si viajáis con tiempo, lo hagáis de la forma más local para poder compartir con los birmanos situaciones tan rocambolescas como algunas de las que vivimos nosotros, y que os contamos más adelante.

 

Días 1-3: Yangon

Antes de hablaros de nuestra llegada a Yangon, el puerto de entrada internacional de Myanmar, aunque ya no es su capital desde  2005, os queremos contar que para entrar en este país necesitáis solicitar un visado, de turista en nuestro caso, antes de aterrizar en el mismo. Es decir, que en vuestro pasaporte debéis llevar ya vuestro visado antes de embarcar. Nosotros, dado que estábamos en ruta, lo gestionamos en la capital de Malasia, Kuala Lumpur, y su tramitación fue sorprendentemente rápida, un día laborable desde que realizamos la solicitud.

Dependiendo del lugar donde lo solicitéis, el proceso es distinto pero no es un trámite difícil, así que no os frene este pequeño obstáculo burocrático. Recordad que Myanmar es un país que está aun en proceso de apertura al mundo, por lo que es lógico que todos estos trámites estén vigentes aun. Seguro que, poco a poco, se irán volviendo más laxos en asuntos como este,  puesto que está claro que Birmania está apostando por el modelo de negocio que el turismo le aporta.

Ahora sí, aterrizamos en el aeropuerto internacional de Rangún (RGN), localizado en el municipio de Mingaladon; fue construido en 1947 y desde entonces se ha modernizado con una nueva terminal en 2006, en la que podréis encontrar cajeros automáticos para sacar dinero, o cambiarlo en las oficinas de cambio si lo preferís, la moneda que usaréis será el Kyat. Esto es importante, cambiar dinero, porque no suelen aceptar otra moneda -como es lógico- aunque en el caso de que os aceptaran dólares no os saldría muy a cuenta.

Cómo llegar al centro de Yangón desde el aeropuerto

En este caso vamos a plantearos las diferentes opciones de que disponéis. El aeropuerto de Yangón está a unos 20 kilómetros del centro de Yangón, en este caso consideramos como centro la Sule Pagoda.

En primer lugar siempre tendréis la opción más cómoda y sencilla, aunque también la más cara, el taxi. No tendréis problema en encontrar a un taxista más que dispuesto a llevaros a cualquier punto de la ciudad que le digáis. Para que os hagáis una idea, aproximadamente os costará unos 10$ o, lo que es lo mismo, entre 13 y 14 mil Kyats hasta Yangón o Rangún.

Quizás consideréis que este precio es bajo, y comparado con las ciudades europeas lo es, pero si nos ceñimos a presupuestos más mochileros y más típicos del Sudeste Asiático, vamos a contaros cómo llegar al centro de Yangón desde el aeropuerto de una forma más económica.

qué ver en yangon

Estación de tren en Yangon. Foto de Shutterstock

El tren circular de Yangón se encuentra a una distancia prudencial del aeropuerto internacional, a menos de 2 kilómetros, y es factible llegar a pie desde el aeropuerto. La recompensa de este pequeño paseo es el precio que tiene este tren desde la parada Phaung Taw Oo (la más cercana al aeropuerto) hasta la Estación central de autobuses de Yangón, en el centro de la antigua capital de Birmania, es de unos 1500 Kyats (ya sabéis que los precios van cambiando), unos 15 céntimos de Euro.

Dónde dormir en Yangón

En nuestro caso, utilizamos una vez más la red de Couchsurfing, nuestros anfitriones son una pareja de profesores americanos que viven en Myanmar desde hace un par de años. El complejo donde se hospedan es de ensueño y hace que nuestra adaptación al país sea muy fácil. Tenemos lavadora a nuestra disposición, camas muy cómodas y hasta una piscina donde relajarnos después de hacer turismo por la ciudad. Nos quedamos con las conversaciones nocturnas que compartimos y nos encantó alojarnos con ellos estos primeros días en los que llegas a un nuevo país, ellos viven aquí y conocen de primera mano el país, así que nos ayudan mucho a preparar la ruta que ahora os estamos contando.

Por supuesto, si vosotros no optáis por alojaros con gente local o expatriados (caso de extranjeros que viven en el país), podéis dormir en algunos de los hoteles, hostels o guesthouses que hay en el centro de Yangón, creemos que es la mejor zona donde alojarte para visitar la ciudad.

Qué ver en Yangón

Como os hemos comentado, Yangón fue la capital de Birmania durante muchos años, hasta que en 2005 el título le fue arrebatado por la actual capital de Myanmar, Naipyidó. Aun así, se siente como la verdadera capital tanto en la sociedad, como en la arquitectura, como en la historia que podremos observar en sus calles.

No fue hasta 1948 cuando Birmania obtuvo la independencia de Reino Unido, y es en Yangón donde más se nota la influencia de su pasado colonial, como os decíamos, sobretodo en su arquitectura de la parte del centro de Yangón, pero también en su gente. No es extraño que las personas de edad más avanzada os sorprendan hablando en un inglés perfecto y mostrando así la amabilidad birmana que encontraremos en el resto de nuestro viaje, ayudándonos a encontrar los lugares de interés que os señalamos a continuación.

Yangon Shwedagon Pagoda

Esta es la visita imprescindible que debéis hacer en Yangón, la increíble y más famosa de las pagodas de la ciudad, la Shwedagon Pagoda, es también la más sagrada del país. Está ubicada en una colina, nosotros llegamos hasta allí andando en un buen paseo. El hecho de encontrarse elevada hace que sea un punto muy visible desde cualquier punto de la ciudad, y el lugar perfecto desde donde ver el atardecer o ver el atardecer sobre la pagoda, una bella imagen de Yangón sin duda alguna, por la noche se ilumina para delicia de los fotógrafos.

Se trata de una de las pagodas más antiguas del mundo, os fijaréis en que está cubierta de oro y en que la estupa principal alcanza bastante altura, unos 100 metros, si esta es vuestra primera visita en Myanmar os impactará. La entrada no es de las más baratas siendo su precio local de 8.000 Kyats (unos 5 Euros). Delante de la Shwedagon Paya se encuentra el People’s Park, desde donde obtendremos unas buenas vistas.

qué ver en Yangon

Pagoda Shwedagon de Yangon

Además de esta gran pagoda, y la más importante de Yangón y diríamos que de Myanmar, hay un buen número de otras pagodas en Yangón que merecen una visita:

  • Sule Pagoda: En el centro de la ciudad
  • Pagoda de Chaukhtatgyl: Entrada gratuita
  • Pagoda de Ngahtatgy: Entrada gratuita
Paseo colonial y la torre del reloj

El pasado colonial de Yangon, es una realidad muy visible en esta ciudad, de hecho es el lugar de Myanmar donde más se nota la influencia británica. Durante este paseo, os va a impresionar la arquitectura de esta parte de la ciudad, con su paseo colonial y su torre del reloj, además de las iglesias de estilo cristiano que encontraréis en el paseo, o los edificios gubernamentales que os recordarán mucho al estilo europeo.

itinerario de 15 días por Myanmar

Típico puesto en uno de los mercados nocturnos de Yangon

Mercado local Bogyoke Aung San

En los mercados es donde uno puede hacerse la mejor idea de cómo la gente de un lugar vive, qué suelen comer, etc. Acabamos esta pequeña introducción a qué visitar en Birmania, en concreto en Yangón, recorriendo el mercado más famoso de la ciudad, Bogyoke Aung San para no perder la perspectiva. Aunque también podemos visitar el mercado de Chinatown, donde además tendremos una gran experiencia gastronómica, probando los platos más típicos (y picantes) de Birmania, en un gran ambiente local y poco turístico, a menos es lo que nosotros recordamos.

La noche de hoy la pasaremos en un autobús nocturno destino a Kalaw, donde iniciaremos nuestro trekking al lago Inle.

Día 4: Kalaw

Llegamos de madrugada, esto es algo muy común en Myanmar, y aun no entendemos el motivo. Es decir, no sabemos si es que no está bien calculado el trayecto y su duración, o es que está hecho a propósito, o simplemente da lo mismo. La cuestión es que en más de una ocasión, en nuestro trayecto en autobús nocturno, nos hemos encontrado en el centro de nuestro destino a horas bastante intempestivas.

El problema en estos casos no es el de encontrar alojamiento, puesto que siempre habrá alguien de algún hostel o guesthouse, sino que los propietarios de estos están esperando a los cansados turistas que llegan incómodos y con ganas de dormir para apretar al máximo el precio del alojamiento al alza. Os avisamos de esto para que estéis preparados mentalmente para ser fuertes y mantened vuestra dignidad y que podáis negociar un precio justo.

Nosotros negociamos la mitad del precio habitual por la primera noche (ya que quedan pocas horas para que amanezca) y el precio completo por la siguiente. Lo bueno es que tenemos incluido el desayuno, y aunque aun no lo sabemos, en este pueblo, en Kalaw, desayunaremos algo muy parecido a churros.

dónde dormir en Myanmar

Alojamiento tipo en Myanmar de bajo presupuesto

Con el estómago ya lleno, nos vamos a dar una vuelta por el pueblo, que es bastante pequeño. Lo más destacable de Kalaw es una estupa, una pagoda y un interesante mercado por el que paseamos con mucha calma. La tarde la dedicamos a buscar varias agencias para contratar el  trekking que queremos hacer hasta el Lago Inle. Comparamos varias, este es el punto más conocido para iniciar este particular trekking que recorre varios puntos montañosos que separan Kalaw del lago Inle, y finalmente nos decidimos por contratarla en Lily Guesthouse ya que el trayecto que nos explicó fue el que más nos convenció, menos transitado que otros más explotados.

Por la noche encontramos una calle, la única calle más “comercial” con bastantes restaurantes donde escoger. Optamos por un restaurante de comida nepalí que resulta ser excelente, tanto por su precio como por la calidad.

Días 5, 6 y 7: Trekking al lago Inle desde Kalaw

Posiblemente esta fuera la mejor y más dura experiencia que vivimos en Myanmar, tiene sentido sí.

La mejor experiencia de Myanmar

A estas alturas no es un secreto contaros que no somos grandes deportistas ni estamos en forma, pero nos encanta la naturaleza. Por ese motivo nos esforzamos para cumplir con los requisitos físicos que se requieren para realizar trekkings, caminatas o rutas de senderismo, a vuestra elección cómo llamarlo. Ya nos ocurrió en 2013, antes de irnos a dar la vuelta al mundo, en Nepal cuando quisimos realizar un trekking por los Anapurnas, y lo conseguimos a duras penas y sufriendo mucho, así que esta vez no iba a ser menos.

trekking lago Inle

Mujer de una de las etnias que habitan en las montañas de Myanmar

Realizar un trekking desde Kalaw hasta el lago Inle es una de las mejores actividades para conocer la realidad del país y de la gente que vive en las áreas más rurales. Este es el principal motivo que nos llevó a aventurarnos por las montañas de Birmania y del que no nos arrepentimos ni mucho menos. Resultó una muy buena decisión, nos divertimos, aprendimos, visitamos y comimos en monasterios, y por último, lo mejor, tuvimos la oportunidad de dormir en casas de locales perdidos entre sus montañas. Fue una experiencia físicamente dura pero emocionalmente intensa.

La experiencia más dura (físicamente) de Myanmar

Ahora viene la parte “mala”, fue muy exigente físicamente. Aunque esta es una percepción totalmente subjetiva y rodeada por nuestras circunstancias. Hay que decir que iniciamos el trekking en la temporada de lluvias (mayo-junio), y eso conllevaba el riesgo de que nos lloviera durante algunas de las etapas del trekking, que duraba tres días completos y dos noches. Así fue, el segundo día el cielo se cerró y, de repente, las gotas empezaron a empaparnos, sin cobijo posible y como único refugio el de la capucha de nuestro chubasquero. Así recorrimos lo que ahora se antojaba una selva, justo minutos después de habernos desviado del camino por encontrarnos con una serpiente en medio de él. De esta guisa comenzaba la odisea del trekking bajo la lluvia, aunque pronto se convertiría en la aventura y momento más libre de nuestra vida.

Fue duro porque es un momento en el que debes adaptarte rápidamente a las circunstancias, pero fue la mejor experiencia que vivimos porque durante ese rato bajo la lluvia, y nuestras capuchas, sentimos a qué sabe la libertad, la soledad (en buenos términos), el viaje y la aventura en sí mismos. Al día siguiente, la lluvia había cesado, aunque nuestra ropa y calzado seguía empapado; os podemos asegurar que caminar unos cuantos kilómetros con unas botas de trekking empapadas, que te rozan las ampollas que ya se te han creado en los pies por todo el esfuerzo realizado anteriormente, y que pesan el doble por causa del agua, es una experiencia muy dura, y harto reconfortante en el momento en que llegas a la meta. Sí, lo has logrado.

Día 8: Lago Inle

Se le llama el lago Inle, pero es en realidad una región entera, teniendo su centro de transporte y alojamiento en Nyaung Shwe. El lago se encuentra en el estado de Shan, al este del país y es en realidad un gran lago con sus 100 kiómetros de largo. Las orillas del lago contienen más de 200 aldeas pobladas por los Intha (literalmente “hijos del lago”). Entre los principales atractivos del lago se encuentran los jardines, casas y mercados flotantes. Además de importantes centros religiosos, como la Phaung Daw U, una de las tres pagodas principales de Birmania.

qué ver en el lago Inle

Casas flotantes en el Lago Inle

Aunque quizás la imagen más icónica de todas sea la preciosa estampa de los pescadores locales del lago Inle, los que nosotros llamamos “Los pescadores de una sola pierna”. Nuestra experiencia fue infinitamente positiva, hablamos del año 2014. Alquilamos el día anterior una pequeña barca que nos iba a llevar a ver el amanecer en el lago, allí había algunos pescadores locales que ejercían su profesión de la forma tradicional como pescan aquí, utilizando el remo de una singular manera.

Es cierto que, en los últimos tiempos se han escuchado voces críticas, comentando que estos pescadores tienen una especie de tarifa para posar para los turistas de una forma muy concreta, nuestra experiencia fue totalmente auténtica y local y no nos encontramos con nada comercial, pero quizás las cosas hayan cambiado con el paso del tiempo y de los turistas.

Lago Inle

Amanecer en el lago Inle

Dónde dormir en el Lago Inle: Nyaung Shwe

Este es, sin duda alguna, el centro de los viajeros de bajo presupuesto para conocer el Lago Inle. Es el punto de acceso principal al lago y está ubicado al norte del mismo. Es por este motivo que hay docenas de guesthouses y de hoteles, un buen número de restaurantes (con comida internacional), bares y un ambiente viajero y mochilero genial.

Días 9-11: Mandalay

Podríamos denominarla la capital cultural de Birmania, aunque no es una ciudad que nos encantara especialmente, Yangón nos gustó más. Es raro el viajero que cae rendido inmediatamente a Mandalay; para nosotros su encanto se reduce a los varios lugares de interés que alberga tanto en su centro como en los alrededores. Quizás no es una ciudad bonita pero sí que es una ciudad real, donde se palpa el panorama de la nación, donde sus habitantes se preocupan por el futuro mientras que en Yangón siguen mirando hacia el pasado.

Cómo llegar a Mandalay

Depende de dónde vengáis, tenéis varias opciones para llegar a Mandalay, desde el avión y el tren hasta el autobús. En nuestro caso, dado que veníamos de una remota área montañosa, en el lago Inle, usamos el autobús. Os podemos decir que el trayecto es relativamente corto (247 km) pero  la carretera es bastante mala, con lo que estuvimos casi 8 horas para llegar a la segunda ciudad de Myanmar.

Dónde dormir en Mandalay

Mandalay es una ciudad increíblemente grande, pero lo ideal es que os alojéis en la zona más cercana al Palacio de Mandalay. Hay una oferta muy amplia de hoteles en la ciudad, muchos son edificios antiguos y están en muy malas condiciones, nuestro consejo es que comparéis y que, por encima de todo, contratéis una habitación con aire acondicionado.

Cómo moverse en Mandalay

Admitimos que nos encanta caminar, pero hacerlo por la bulliciosa e inmensa Mandalay no es una gran opción. Nosotros lo intentamos y fue un craso error, casi nos deshidratamos, hay que tener mucho cuidado con eso. Hay varias opciones que podéis contemplar.

  • Alquilar una moto y recorrer Mandalay y los alrededores donde hay varios puntos interesantes que visitar
  • Subir en los pick up que recorren la ciudad arriba y abajo. Mandalay es una ciudad construida en calles paralelas y perpendiculares.

Para llegar hasta Amarapura nosotros lo hicimos en transporte público, está muy cerca de la ciudad, a 15 kilómetros, así que no os costará demasiado llegar.

Qué ver en Mandalay

A continuación os indicamos los puntos que más nos interesaron de la ciudad.

Monasterio Shwenandaw

Este monasterio es impresionante porque está completamente construido con madera de teca. Es una delicia cómo está decorado, sus columnas y salas. El crujir de la madera bajo los pies descalzos te hará transportarte directamente al cielo.

qué ver en Mandalay

Monasterio de Teka de Mandalay

Palacio real de Mandalay

El recinto del palacio real de Mandalay, conocido como la ciudadela, está rodeada por 4 muros de 2 kilómetros cada uno, dejando el palacio real en el interior y formando un cuadrado en torno a él. Como si de un castillo medieval se tratara, alrededor de la ciudadela podremos encontrar un foso de 5 metros de profundidad. En el interior de la ciudadela se ubican distintas edificaciones que, hoy en día, no tienen mucha ornamentación. La arquitectura birmana es de esas que te hacen soñar con un pasado exótico y por ese motivo merece la pena entrar a visitar el Palacio real de Mandalay, además entre los diversos edificios, tenemos la torre mirador a la que puedes subir para obtener una bonita panorámica.

En lo que se refiere a precio, la entrada nos costará 10$, aunque también te da acceso a otros puntos de la ciudad.

Mahamuni Paya

En esta pagoda de Mandalay se encuentra una imagen de Buda sentado de 4 metros de alto muy venerada por los lugareños, los que creen que tiene más de 2000 años de antigüedad. Justo antes de la salida del recinto de la pagoda, encontraremos una torre del reloj y el museo del mundo del Budismo, una galería pictórica sobre la vida de Buda y fotos de lugares arqueológicos.

También hay un lago que hace las delicias de los más pequeños donde se podrían pasar horas mirando a los grandes peces que habitan sus aguas.

Puente U-Bein de Amarapura

A 20 Km. de Mandalay, esta es una visita imprescindible para ver el Puente de teca de U-Bein. Una delicia para tus ojos, si vas en moto (alquilarla es sencillo) no dependerás del transporte público y podrás presenciar el maravilloso atardecer sobre el puente de teca más largo del mundo.

qué ver en Mandalay

Puente U Bein en Amarapura

Días 12-13: Bagan

A lo largo de una única carretera asfaltada, se encuentran repartidos los más de 4000 templos que componen el complejo de templos de Bagan, hoy en día uno de los lugares que albergan el complejo de templos más impresionante del mundo, casi más que Angkor Wat.

Cómo llegar a Bagan

Una vez más, usamos el transporte local, autobús, para llegar a Bagan desde Mandalay. Aunque solo son 120 kilómetros, estaréis en el autobús cerca de 4 o 5 horas dado al estado de las carreteras. Nunca deis por sentado la duración del trayecto que os dicen, siempre tenéis que aumentar el tiempo del trayecto.

En caso de que queráis utilizar otro transporte o vengáis directamente desde Yangon, también podéis llegar en avión puesto que en Bagan hay aeropuerto.

Dónde dormir en Bagan

Tenemos tres zonas alrededor de los templos de Bagan donde poder alojarnos.

  • Nuevo Bagan
  • Antiguo Bagan
  • Nyaungu

Para escoger donde alojarte, el rango de precios está proporcionalmente dirigido a la zona, en Nuevo Bagan encontraremos alojamiento medio, mientras que en Antiguo Bagan están los hoteles más caros. Para los que viajan con presupuesto mochilero, vuestra zona es Nyaungu. Eso sí, os aconsejamos que sea cual sea vuestra elección, algo imprescindible es que tenga piscina. La temperatura en Bagan es muy dura, y si vais a estar todo el día visitando el recinto arqueológico, necesitaréis una piscina a la que volver.

dónde dormir en Bagan

Alojamiento con piscina en Bagan

Cómo moverse en Bagan

Para nosotros solo hay una opción, la bicicleta. Aunque podéis optar por usar una bicicleta eléctrica que os ayude a superar las altas temperaturas. Es solo con este medio de transporte como podréis acceder a todos los templos que queráis. Ya que descartamos y estamos totalmente en contra de los carros tirados por caballos que encontraréis recorriendo los templos.

Qué ver en Bagan

Lo primero que os tenemos que recomendar es que madruguéis, para contemplar el bello y famoso amanecer sobre uno de los templos del resto de la estupa que se llena de fantasía con todos los templos alrededor. También merece mucho la pena el atardecer, y no dejéis escapar ninguna oportunidad. En nuestro caso la primera tarde estábamos tan cansados que no fuimos a observar el magnífico atardecer, pero la segunda tarde cayó el diluvio universal, por lo que nos quedamos sin ver el atardecer.

qué ver en Bagan

Templo en Bagan

  • Dahmmayangyi: Esta es la pagoda más grande de todas, y una de las imprescindibles.
  • Shwe San Daw Pahya: Esta es una de las más famosas y concurridas, os aconsejamos ver el atardecer desde alguna otra ya que es demasiado el número de gente a esa hora.
  • Dahmma Yan Zi Ka Pagoda: La pagoda desde donde se obtienen las mejores vistas.
  • Loka Nanda Pagoda: Esta es una de las menos conocidas, y por tanto, donde menos turistas encontraréis.

Hoy en día la entrada al complejo de templos es de 25.000 Kyat con una validez para 5 días.

Día 14: Bago (Pegu)

Miles de templos y pagodas os esperan en la ciudad de Bago, al sur del país, una de las ciudades con más presencia del budismo en Myanmar.

Cómo llegar a Bago

Desde Bagan hay 553 kilómetros por carretera. De nuevo utilizamos el transporte público para llegar hasta esta ciudad que en su día fue un gran centro religioso budista. Más de 8 horas os esperan en este trayecto, que os hará pasar por la actual capital de Myanmar, Naipyidó.

Desde Yangón solo os costará 2 horas en autobús llegar hasta Bago, como veis, hemos realizado una ruta circular, ya que iniciamos esta ruta por Myanmar en 15 días en Yangón, y la vamos a finalizar a tan sólo 2 horas.

Cómo moverse por Bago

Como nuestras habilidades como motoristas ya han quedado descartadas en más de una ocasión, no se nos da nada bien. Para recorrer la ciudad de Bago, decidimos alquilar unas motos con conductor para llegar a los puntos más interesantes de la ciudad y sus diversos templos.

cómo moverse en Bago

Moverse por Bago en moto

Qué ver en Bago

El turismo que realizaremos en Bago va a centrarse en el budismo.

Shwethalyaung Buda

Esta imagen de Buda reclinado tiene 55 metros de longitud, lo que la convierte en una de las más importantes de Birmania.

Mahazedi Paya

En esta pagoda se dice que se encuentra un diente de Buda, y es por ese motivo que es conocida como la Gran Estupa. También le granjea una gran popularidad entre muchos devotos.

4 Budas (Kyauk Pun Paya)

Este es uno de los monumentos más destacados de Bago, ya que se trata de 4 imágenes de Buda que están esculpidos en una sola pieza y están orientados cada uno en un punto cardinal.

Shwemawdaw Paya

Lo más destacado de esta pagoda dorada es que es la más alta de todo el país, superando incluso a la Shwedagon Pagoda de Yangón. Evidentemente, esta es una de las visitas más importantes que ver en Birmania, además es uno de los puntos más visibles de Bago gracias a su altura.

Bago es uno de los principales centros religiosos de Myanmar

Naung Daw Gyi Mya Tha Laung

Se trata, una vez más, de una imagen de Buda reclinado. Es una escultura ingente.

Monasterio de la serpiente

No recomendable para los más aprensivos, puesto que en el interior de este monasterio se encuentra una gigante boa constrictor que dicen que es una reencarnación de un importante monje budista. Se cree que la serpiente tiene unos 120 años y el ritual es dejarle billetes encima de su lomo. No os vamos a contar lo que nos parece, puesto que es abusivo utilizar al animal para recaudar dinero de esta forma, aunque es cierto que dispone de una estancia para moverse libremente por ella.

Kha Khat Wain Kyaung

Por último, os hablamos de este antiguo monasterio que acoge cerca de 500 monjes y que, cada día a las 10 de la mañana, sirve el almuerzo a todos ellos. Es un desfile similar al de Luang Prabang (en Laos)  donde los monjes recogen su comida, centenares de monjes en un desfile para hacerlo.

qué ver en Bago

Uno de los Budas reclinados de Bago

Golden Rock

A 120 kilómetros de Bago, podemos llegar a la famosa y peregrinada Golden Rock (Roca de oro) en Kyaiktiyo. Esta venerada roca se encuentra a 1100 metros sobre el nivel del mar. Es un lugar de lo más reconocible e impresionante.

Nos podemos alojar en lo alto de la montaña, ya que en el complejo que forma la cima de la montaña de Kyaiktiyo hay hoteles, construcciones religiosas, restaurantes… una auténtica ciudad “turística” o de peregrinaje.

Para llegar hasta allí, tenemos que ir hasta la jungla y el acceso es a través de una especie de camiones sin techo que tarda cerca de una hora. Sin duda, merece la pena el esfuerzo de llegar hasta este remoto lugar pero deberéis dedicarle todo el día, puesto que el último transporte que te deja en la cima es sólo para los que pernoctarán allí, dado que no da tiempo de visitar el complejo y poder tomar de nuevo el transporte de vuelta. Lo decimos por experiencia.

Día 15: Cruzamos la frontera terrestre entre Myanmar y Tailandia

Desde Kyaiktiyo decidimos cruzar la frontera terrestre hasta Tailandia, concretamente en Mae Sot. Investigamos por internet la mejor manera para hacerlo pero no encontramos ninguna información, así que decidimos arriesgarnos y hacerlo de la forma local. La aventura que vivimos la contamos en estos posts un tanto surrealistas “El día que Quentin Tarantino escribió el guión de nuestro viaje, parte I y parte II”.

Finalmente, y tras pasar una odisea de 24 horas, llegamos a Tailandia y empieza una nueva etapa de nuestro viaje. Decimos adiós a Myanmar, un país que nos ha dejado un muy buen sabor de boca, un país al que sabemos que volveremos en algún día.

Reflexiones

Este viaje a Myanmar de 15 días lo hicimos sin prisa, nos encontrábamos dentro de un gran viaje, nuestra vuelta al mundo. Por eso esta ruta está diseñada para viajar lento, y sin ver todos los atractivos del lugar en el que paramos. Nuestros itinerarios son para disfrutar de unas pequeñas cosas que elegimos y dejarse algo para volver.

Podéis añadir más excursiones y puntos de interés de cada lugar en el que estamos.