Qué ver en Himeji

Martes 8 de Septiembre de 2015

Día 3: Visitamos la encantadora Himeji y el escenario de El Último Samurai

Hoy despertamos en Miyajima a las 6:45AM para coger el Ferry lo más pronto posible, logramos llegar al segundo que sale a las 7:30. Hoy recorreremos 300 Km. hasta Himeji, lugar en el que queremos hacer varias actividades por lo que queremos llegar lo antes posible.

Para ello iremos en el tren bala (Shinkansen) 5 veces más rápido que los trenes locales, y quizá 5 veces más caro (8.090 ¥ por persona desde Miyajimaguchi). La ventaja de no haber comprado el JR Pass es que podemos coger el tren Nozomi Super Express (los portadores de este pase no pueden) que sale antes, y así dejamos atrás un tren lleno de extranjeros, punto importante cuando no llevas asiento reservado, como la mayoría de gente. En este trayecto experimentaremos otra de las cosas que hacer en Japón, moverse en un tren a una velocidad de más de 300 Km/h.

taquillas Japón para dejar equipaje

Una vez llegamos a la estación de Himeji, dejamos las mochilas en la consigna (justo al lado de la oficina de turismo de esta ciudad, en la misma estación de tren), todas las explicaciones de cómo utilizar este servicio están en inglés; tenéis que saber que hay tres medidas diferentes, nosotros nos apañamos con la mediana para los dos (500 ¥), a partir de ahora estos 8 kg. se convierten en un recibo que te permitirá recoger tu equipaje de nuevo a través de un código QR, así de sencillo. Ahora ya tenemos total libertad para hacer el pequeño trekking que teníamos pensado al Monte Shosha.

En la oficina de turismo, como siempre en Japón, son muy amables y eficientes y nos explican que hay un billete que combina autobús y teleférico (1.300 ¥ por persona) para llegar a este monte en una media hora. Cuando bajamos de este “Cable Car” y llegamos a la entrada nos dan dos opciones para llegar al templo principal (Maniden), o bien en autobús (1.000 ¥ por persona) o usando nuestro propio medio de locomoción, a.k.a. nuestros pies, por la mitad de precio.

El Monte Shosha está ubicado a poca distancia de la ciudad pero es un lugar completamente natural, alejado del mundanal ruido y capaz de transmitir esa sensación de estar en el medio de un lugar remoto. En plena vegetación y naturaleza se construyeron un conjunto de templos de bastante antigüedad, alrededor del año 1.000, que recuerdan a esa época de los Samurai tan exótica.

Por este motivo imaginamos que el Sr. Edward Zwick pensó que este era el lugar ideal para rodar alguna escena de su película, “El último Samurai” protagonizada por Tom Cruise. En concreto en el conjunto de templos de Jikido, a una media hora andando desde la entrada.

Nosotros pasamos unas tres horas visitando todo el recinto de templos, a un ritmo pausado y todo caminando; antes de subir hicimos una parada en el Family Mart para aprovisionarnos con la comida (440 ¥ un sándwich y un rollo de arroz con pollo), y allí nos compramos un refresco a medias en una de las máquinas vending (130 ¥) justo en frente del Templo Maniden, donde también se halla un pequeño restaurante (no excesivamente caro por lo que pudimos comprobar aunque nuestra opción era más económica).

Castillo Himeji

De vuelta a Himeji nos bajamos directamente en el castillo para decidir si pagamos o no los 1.000 ¥ que cuesta la entrada por persona. Como llevamos WiFi con nosotros de Japan Wireless, que nos está salvando de muchas, hacemos una rápida comprobación en Internet de si vale o no la pena entrar dentro del castillo, descubrimos que se renovó en marzo de este mismo año y que está considerado como el castillo más impresionante de Japón, así que la decisión está clara; aunque luego nos daremos cuenta que es más fascinante desde fuera que desde el interior, así que si buscáis ahorraros algo de dinero no os recomendamos que subáis. Por si lo hacéis, tened en cuenta que cierran taquillas a las 16h, y las puertas del feudo a las 17h.

Nos encontramos a esta hora fuera del castillo, muy cansados… Reconocemos que entre el trekking y subir corriendo al castillo, porque a las 16:30 cierran la torre principal, y el Jet Lag que aún perdura -la ultima vez que vinimos a Japón lo hicimos desde Tailandia, así que no sufrimos de este síndrome- no podemos más. Ponemos rumbo al Hostel de hoy, 588 Guesthouse, ubicado a 3 minutos del castillo, lástima que tengamos que volver a la estación para recoger las mochilas.

Una vez instalados, y como aún es pronto, vamos a recorrer la calle comercial principal de Himeji, la Miyuki Dori, llena de tiendas tan curiosas como un café de Hello Kitty, bueno… ambientado en este personaje de animación. Hoy cenamos algo rápido en un fast food, aparte de cansados estamos hambrientos a causa de tanto ejercicio al que ya lo estábamos acostumbrados. Esta noche no deja de llover, el tifón Etau está aterrizando en Japón… Veremos cómo amanece mañana.

Seguros IATI