Macao es una región administrativa especial con un pasado reciente portugués y un futuro chino. Es una región no demasiado grande y de la que te queremos proponer 50 cosas que hacer en Macao

Cómo llegar a Macao

Índice

Antes de empezar tu visita tienes que llegar hasta allí, por ello os vamos a contar cuál es, a nuestro parecer, la mejor opción.

Coge el ferry desde Hong Kong, uno de los nudos de transporte aéreo de Asia.

El trayecto dura 60 minutos aproximadamente

Tiene un precio de unos 20€

Una vez llegues a la península, ya estás en disposición de continuar leyendo para saber qué hacer en Macao.

Qué hacer en Macao

Nosotros te recomendamos que inviertas entre dos y tres días en visitar Macao, tienes que tener en cuenta que además de la parte peninsular, tiene dos islas Taipa y Coloane muy recomendables de incluir en la visita.

Una vez sepas el tiempo de tu estancia en Macao, te vamos a ayudar a ver lo que para nosotros fue lo más llamativo. Aquí tenéis nuestro resumen de 20 cosas que hacer en Macao.

1. Visitar por la noche la fachada de la Catedral de San Pablo

Cuando se esconde el sol, las ruinas de San Pablo se iluminan. Aunque puede parecer que es el momento en el que más turistas te vas a encontrar, no es así. Nosotros nos cruzamos con apenas una decena de grupitos de gente joven sentada en las escaleras charlando.

Es el momento ideal para disfrutar de la calma de este curioso lugar y alejarse del bochorno del mediodía.

2. Perderse por las calles del barrio de San Lázaro

Perderse por las calles del barrio de San Lázaro es pasear por las calles de una pequeña ciudad de Portugal. Un conjunto de callejuelas con pavimento empedrado, casas de colores de arquitectura colonial e iglesias en casi cualquier esquina hace que tu imaginación te trasporte a la vieja Europa.

Barrio San Lázaro de Macao

3. Ver un espectáculo público en algún casino

Si has sido usuario de los casinos de Las Vegas, sabrás de lo que estamos hablando. Ver un espectáculo público en algún casino es una de las cosas que no puedes dejar de hacer en Macao. No es demasiado complicado de ver, ya que cada cierto tiempo -la mayoría cada 30 minutos- lo repiten ante la ilusionada cara del turista que por primera vez lo disfruta.

Nosotros presenciamos varios, como las fuentes del Wynn, al más puro estilo Bellagio, aunque en este caso lo presenciamos de día y parece que es mucho más atractivo acercarse cuando ha oscurecido. También presenciamos alguno interior como el del Hotel Galaxi en el que te presentan un refrescante espectáculo de luces y sonido.

4. Hacer una cata de vinos en el museo del vino

Debido a su pasado portugués, como no podía ser de otra manera, Macao tiene un museo de vino y qué mejor manera de celebrar ese espacio que haciendo una cata de vinos in situ una vez hayamos paseado entre sus cientos de botellas.

5. Transportarte a Italia en el Hotel Venetian

Uno de los motivos por los que es conocido Macao es por sus casinos. Y no hay ninguno mejor caracterizado que el Hotel Venetian. Desde la bóveda, que realmente parece que estés observando el cielo, a los canales y los puentes. Cierto, es un lugar totalmente artificial plagado de tiendas para que consumas lo máximo posible, pero un paseo por el hotel no te defraudará.

Hotel Venetian de Macao

6. Disfrutar las vistas de la Fortaleza de Monte

Las vistas con mayor contraste de todo Macao están en la Fortaleza de Monte, observarás el moderno casino Grand Lisboa desde un edificio de 1626, y aunque los cañones son una réplica, tiene cierto encanto la forma en la que apuntan directamente al corazón del hotel.

7. Apostar algo de dinero en un casino

Ya sea una cantidad mínima o un monto importante, no dudes en apostar algo en los casinos de Macao. Lo más fácil es probar en la máquina tragaperras pero aquí, sin duda, el juego que se lleva el gato al agua es el Black Jack. Aunque no vayas con muchas ilusiones, ya que como en casi todos los juegos, la banca siempre gana.

8. Llegar al punto más alto para sentirte el rey de Macao (Faro de la Guia)

En la colina más alta de Macao se sitúa el Faro de la Guia, el primero de estilo occidental en la costa de china. Desde allí tienes unas vistas bastante espectaculares de la antigua colonia portuguesa.

9. Utilizar el funicular

Y qué mejor manera que subir al punto más alto de Macao que con su funicular por el módico precio de 2 Patacas (0,20 céntimos). No es un trayecto demasiado largo pero sí que es una experiencia que bien vale unos cuantos céntimos de euro.

10. Contempla los nombres de las calles escritos en portugués y chino

Cuando llevas un par de días te acostumbras, pero al principio resulta bastante curioso contemplar los nombres de las calles escritos en portugués y chino. Además de algo insólito en el resto del mundo, hay que decir que son bastante bonitos estos letreros que recuerdan a un cuadrado de porcelana.

11. Pasear por el templo A-Ma

El templo A-Ma es una construcción del S. XV para adorar a la diosa de los pescadores. Es un complejo distribuido en varios pisos que está totalmente mimetizado con la naturaleza que lo rodea. A lo largo del tiempo se han ido añadiendo pabellones para introducir diversas creencias, a día de hoy están representado el taoísmo, budismo y confucionismo.

Templo A Ma

12. Que algún Macanéense te cuente de donde proviene el nombre Macao

Una buena historia siempre merece nuestra atención en un viaje, pero que algún Macanéense te cuente de donde proviene el nombre Macao merece todo el tiempo del mundo.

Nosotros te vamos a contar aquí la leyenda, pero si quieres sorprenderte cuando estés allí mejor que pases al punto 13.

Cuenta la leyenda que cuando los portugueses llegaron a tierras, en aquel momento todavía no, macaenses lo hicieron por el puerto donde estaba el templo de A-Ma. Preguntaron a los pescadores que había en la costa donde estaban y se refirieron al lugar como la Bahía de A-Ma, ahora ya sabéis quien era A-Ma, que en chino cantonés se escribe A-Ma-Gau. No hace falta ser un genio para pensar que A-Ma-Gau puede llegar a derivar en Macau.

13. Intentar engañar a tus amigos con una foto de la torre Eiffel

En el exterior del casino The Parisian te puedes encontrar una reproducción a escala de la torre más fotografiada del mundo. Aunque sea más pequeña que la original dicen las malas lenguas que mide la mitad; el reto está en conseguir una perspectiva que te permita intentar engañar a tus amigos con una foto de la torre Eiffel en la que aparezcas tú. ¿Aceptas el reto?

14. Teatro Don Pedro V 

Como pasaba con el Faro de la Guia, el Teatro Don Pedro V es uno de los primeros teatros de estilo occidental de China. El imponente edificio de colores verdosos y estilo neoclásico data de 1860.

15. Desconectar en el Largo do Senado

El Largo do Senado es una de las plazas más impactantes de Macao, rodeada de edificios coloniales y con una fuente en el centro es el lugar ideal para desconectar de un cansado día turístico. Intenta evadirte entre los turistas y deambula un rato por ella sin tener un rumbo claro en la cabeza, solo camina por ella, observa a la gente y déjate llevar.

16. Hacerte la típica foto con la fachada del hotel Grand Lisboa a tu espalda

¿Es una turistada? Sí ¿Es necesario? No. Pero es lo que el cuerpo te pide hacer. Es más, pasarás tantas veces por ese sitio que incluso, sin quererlo, cuando revises tus fotos en casa no tendrás más remedio que decir “la tengui”.

17. Asistir a un espectáculo tipo Broadway de un Hotel

Nosotros asistimos a un espectáculo que se llamaba Viva La Broadway en el hotel Galaxy y, la verdad, es que es muy entretenido y ameno. Fue un espectáculo audio visual muy recomendable.

Espectáculo de Broadway en Macao

18. Agudizar el oído para escuchar hablar portugués con acento chino

Aunque cada vez es más complicado, todavía es posible. Solo tienes que agudizar el oído para escuchar hablar portugués con acento chino. Un lugar donde tienes muchas posibilidades de escucharlo es en la puerta de la embajada portuguesa. Pregunta a alguien intentando decir alguna palabra portuguesa y podrás tener la suerte de escuchar este acento.

19. Comer en el restaurante giratorio de la torre de Macao

La torre de Macao es una de las más altas del mundo con sus 338 metros. En la parte de arriba tiene el restaurante con mejores vistas panorámicas de la ciudad. Las mesas están distribuidas en perpendicular a la cristalera para que todas tengan un extremo que de a las vistas. La comida es a base de Buffet Libre, con especial mención a los postres.

20. Hacer salto en bungy en la Torre de Macao

Aunque el orden quizá sea erróneo, en caso de hacer las dos actividades de la Torre de Macao es posible hacer salto en bungy desde la Torre. El salto en bungy no deja de ser puenting pero sin el puente, es decir, lanzarse al vacío atado a una cuerda como único enlace a la cordura. Por si no fuera suficiente, en la torre de Macao se realiza el bungy más alto del mundo, abstenerse personas con vértigo.

21. Sentirte Fernando Alonso visitando el museo del Grand Prix

Aunque es posible que no lo hayáis escuchado antes, Macao tiene un circuito urbano de carreras y su propio Grand Prix. En este caso es de Fórmula 3 y tiene como 60 años de historia.

Para los que no tenemos la suerte de viajar cuando se celebra este evento, tenemos la posibilidad desde hace más de 20 años de poder visitar el museo del Grand Prix. Allí podremos encontrar coches de carreras de todos los tiempos, referencias a algunos de los corredores que, a posteriori, se hicieron más famosos en la Formula 1 como es el caso de Ayrton Senna y hacer un recorrido por la historia de este circuito.

22. Degustar la fusión de cocina macaense en un restaurante local

Muchos son los restaurantes que ofrecen esta fusión de comida portuguesa con china, a nosotros el que más nos gustó fue el Restaurante Litoral donde comimos delicias como gallina africana o Minchi.

23. Caminar por la Rua da Felicidade

Una de las calles con más encanto de Macao es la Rua da Felicidade. El nombre proviene de tiempos en que el barco era el medio de transporte fundamental para mover el mundo, y los marineros qué llegaban a Macao, después de varios meses en alta mar, necesitaban satisfacer sus necesidades. Lo que fue el barrio rojo de la época es ahora una de las calles más bonitas de la ciudad. La decoración en colores rojos y farolillos no te dejará indiferente.

Rua da Felicidade

Otro de los atractivos de caminar por la Rua da Felicidade es que estás paseando por un decorado de película, concretamente de la película Indiana Jones y el Templo Maldito.

24. Comer en el buffet libre de algún hotel

La comida en Macao es uno de sus puntos fuertes, hay cientos de restaurantes que merecen la pena en la ciudad. Pero aunque no seas de exceso apetito, vale la pena comer en el buffet libre de algún hotel. Podrás saborear comida de muchos lugares del mundo en una sola sala.

25. Recorrerte el Strip de Macao

Al igual que en Las Vegas, no puedes irte de Macao sin haberte recorrido su Strip. Aunque no sea tan extenso como el de la ciudad estadounidense, no te dejará indiferente ver los inmensos hoteles dispuestos uno al lado del otro.

Pasarás de París a Venecia en unos minutos. Muchos de estos hoteles se comunican entre ellos por dentro, la excusa perfecta para no abandonar les casinos.

26. Buscar la foto más rural en la isla de Coloane

Macao tiene dos islas que debes incluir en tu visita. De estas, la más rural es la isla de Coloane. En esta isla puedes buscar encuadres que no encontrarás en la península, como las redes de los pescadores secándose después de un día de faena o la comida secándose al sol.

Isla de Coloane

La visita a la isla de Coloane no te dejará indiferente tanto por el estilo de vida, muy diferente al de la península como por la interacción con la gente, mucho más cercana.

27. Siéntete en la ciudad prohibida visitando el templo Tian Hou de Taipa

En la isla de Taipa puedes acercarte al templo Tian Hou y sentir que has viajado en el espacio para entrar en la ciudad prohibida de Pekín. Esa es la primera imagen que nos vino a la cabeza al ver tan majestuoso templo, evidentemente es mucho más pequeño y menos concurrido que la ciudad prohibida. Seguramente, para el que conozca este tipo de arquitectura de estos templos, no tendrá nada que ver pero desde que tuvimos esa primera sensación, no somos capaces de separar uno de lo otro.

28. Brujulea por la noche por las calles de Macao

Brujulear: verbo intransitivo. Ir de un sitio a otro, cambiando de dirección para intentar acertar sin tener una orientación o meta segura.

Esta palabra la aprendimos en Macao, un lugar donde brujulear por la noche se convierte en una atracción más. Una ciudad que apetece recorrer en sus dos facetas, de día y de noche. Es un lugar muy seguro para moverte cuando cae el sol, es relativamente fácil comprarte un refresco o una cerveza en un convenience store, es un lugar donde la temperatura te invita a pasear bajo la oscuridad y te apetece charlar con tus compañeros de viaje mientras te mueves por esas calles tan europeas a sabiendas de lo lejos que estás de casa.

29. Hazte fotos con los turistas chinos

China es la nacionalidad que más turistas aporta a Macao y cualquiera que haya viajado a China, quizás sin tener en cuenta Pekín y Shanghái, sabrá lo que los occidentales llamamos la atención en este país asiático. Si eso es así en condiciones normales, se multiplica exponencialmente si tienes algún rasgo poco común entre ellos, como por ejemplo tener barba.

Ser un occidental con barba por las calles de Macao para un chino, es como ser una estrella de rock por las calles de cualquier gran ciudad para nosotros. Bueno, quizás exageramos un poco, pero ya verás como te llevas tu buena ración de fotos.

30. Haz fotos a turistas chinos

De la misma manera que es fácil que te pidan fotos, no dudes en pedirle fotos a ellos. Son bastante accesibles en ese aspecto y el contraste rasgos asiáticos con arquitectura europea puede aportarle un plus a tus recuerdos.

fotos a los turistas

31. Prueba el helado de Durian

Durante tus caminatas por las céntricas calles de Macao tendrás la posibilidad de probar el helado de Durian. Puede ser que para el paladar acostumbrado sea una delicia, pero para el nuestro no fue demasiado agradable. La verdad es que no recomendamos ni saborearlo ni olerlo.

32. Calma tu sed con un café en lata

Volvemos a Asia y volvemos a recuperar una vieja costumbre, el café en lata a baja temperatura. Cualquiera que nos lleve algo de tiempo siguiendo sabe que somos los prescriptores número 1 de este producto.

33. Observa a los macaenses hacer tai chi

Acércate a cualquier parque por la mañana temprano y podrás ver un gran número de personas, normalmente mujeres de edad avanzada, practicando su sesión diaria de tai chi. Es sorprendente la agilidad y destreza que muestran personas de edades tan avanzadas.

34. Juega una partida de cartas en los más viejos del lugar

Otra de las escenas cotidianas que puedes ver en cualquier parque, es a los macaenses jugar su partida de cartas. Ponerte a jugar con ellos puede ser un reto, ya que entre el idioma y el desconocimiento del juego nos parece complicadísimo seguir su ritmo. Por cierto, no penséis que puedes ponerte a jugar para probar cómo funciona, allí se juega con dinero y no creo que se apiaden de ti por muy guiri que seas.

35. Utiliza el transporte público para moverte entre las islas

Aunque el taxi no es un medio de transporte caro, hay un sistema de autobuses que te puede llevar de una isla a otra. Utilizar el transporte público para moverte entre las islas es una manera de ver a los habitantes de éstas en su día a día.

36. Tomarte una copa en un bar de moda

Una de las cosas indispensables que hacer en Macao es tomarte una copa en un bar de moda. Hay varios lugares tanto en la isla de Taipa como en la península, aunque parece ser que ir a Taipa es mejor opción ya que es donde están algunos de los hoteles más espectaculares, como el Venetian o el Galaxy. Te dejamos un par de lugares por si no sabes dónde ir, OTT bar y Red House.

37. Intentar gastar todas las Patacas antes de salir de Macao

El nombre de la moneda de Macao es la Pataca, que te aceptarán en todos los locales, al igual que el dólar de Hong Kong. Cuando vas a pagar no importa cuál de las dos lleves, ya que te hacen el cambio a la par. Aunque la realidad es que el tipo de cambio está ligeramente a favor del HKD (1HKD = 1,03MOP).

Tienes que tener en cuenta que te va a costar mucho cambiar la Pataca fuera de Macao por lo que, a menos que seas un numismático/a, intenta gastar lo que hayas cambiado y vigila que al darte el cambio no te carguen de Patacas.

38. Busca el ángulo perfecto para fotografiar la iglesia de Santo Domingo

Cuando te encuentres delante de la Iglesia de Santo Domingo, no le tires la típica foto desde la parte de delante con un trozo de la palmera en la parte superior izquierda. Intenta buscar un ángulo diferente, juega con los arcos, incluye a personas (como os hemos indicado algunos puntos más arriba), deja volar tu imaginación. Y cuando la tengas pon la foto en RRSS y etiquétanos, nos encantaría ver esa imaginación plasmada en una instantánea.

39. Visita el museo Macao

Una visita al museo de Macao te puede dar una visión de las dos caras de la ciudad. Podrás ver la historia de este lugar. Lo que nos gustó mucho es la comparación que realizan de las dos grandes culturas que conviven allí. Al principio del museo te presentan objetos como barcos, estatuas religiosas o casas en las dos versiones.

Se encuentra en la fortaleza do Monte y podrás disfrutar de salas de exposiciones a lo largo de tres pisos. Particularmente el último piso fue el que menos nos gustó.

40. Fotografía la estatua más estilizada de Macao, la de la diosa Kun Iam

La imagen estilizada de la diosa de la misericordia se encuentra en el puerto exterior. Se trata de una estatua de bronce de 20 metros de altura y que, tanto por su ubicación como por su diseño, es totalmente fotografiable.

41. Contempla una celebración Macaense

Seguramente te sea más fácil mimetizarte entre la gente en las islas de Taipa y Coloane no porque pases desapercibido, sino porque la vida es mucho más lenta y no hay tanto turismo, aunque sea nacional.

Nosotros nos encontramos con un ritual en el que, dentro de un templo, había un cerdo cocinado mientras los feligreses adoraban sus dioses con incienso. Fue una ceremonia que nos recordó mucho a otra que vimos en Bali hace algunos años.

42. Enciende incienso en un templo de Macao

Seguro que conoces el dicho – allá dónde fueras haz lo que vieras – pues no pierdas la oportunidad de buscar tu parte más espiritual encendiendo algunas varillas de incienso en un templo de Macao.

ceremonia en Macao

43. Colarse en la piscina del hotel Galaxy

No es tan mítico ni difícil como colarse en la piscina del Hotel Marina Bay de Singapur, pero la vista vale la pena. Cuando estés por el hotel Galaxy busca unos ascensores que te lleven a la segunda planta y no dudes en subir. Nada más salir, verás esta espectacular piscina en el corazón del hotel. Si lo vas a intentar no olvides ponerte el bañador y darte un chapuzón.

44. Come algo en un puestecito callejero

Sí, aunque a veces pueda no parecerlo, estamos en Asia, así que aprovecha para comer algún pincho en los míticos puestos callejeros que tanto nos gustan.

45. Utilizar escaleras mecánicas curvas

Nosotros es la primera vez que lo veíamos, aunque puede que sea más común de lo que nos pensamos, pero en el Hotel Venetian vas a poder utilizar escaleras mecánicas curvas. Como si fuera una escalera señorial de las típicas casas coloniales, puedes subir y bajar de forma curvada a uno de los pisos de este hotel.

46. Disfrutar del arte callejero en los murales de Coloane

No hay muchos, pero si sabes buscar bien y tienes paciencia serás capaz de encontrar algún mural de arte callejero en la rústica isla de Coloane. Si además eres afortunado, puede ser que te encuentres uno de tus fetiches fotográficos, en nuestro caso las bicicletas, apoyado en el mural.

arte callejero en Macao

47. Cubrirte con un paraguas del sol sin que te miren raro

Aunque cada vez es más habitual, es cierto que todavía hay gente que solo asocia el paraguas a la lluvia. En Macao es casi más habitual utilizar el paraguas para protegerse del sol que de la lluvia. Además, es un objeto muy fotogénico para componer tus instantáneas.

48. Siéntete de la dinastía Qing en la casa del Mandarín

Construida en 1869, es una de las casas más grandes de Macao, todo un logro con lo caro que tiene que estar el metro cuadrado en esa ciudad. Una casa de estilo cantonés que transportará a la última dinastía de emperadores del gigante asiático.

Lo que más destaca de este lugar además de su evidente importancia histórica son sus puertas, con un tallado exquisito en madera, y un árbol milenario que encontrarás en este increíble complejo.

49. Relajarte en el Jardín de Lou Lim Ioc 

Si estás un poco estresado de la región con mayor densidad de población del mundo, prueba de relajarte en el Jardín de Lou Lim Ioc. Un lugar en el centro de la península con un pequeño lago en el centro y caminos con puertas de arquitectura oriental.

Dedícale un tiempo a este lugar paseando y observando la flora, destacan los lotos del lago, y a la gente en su día a día.

50. Encuentra el escondido templo Na Tcha 

La última recomendación de qué hacer en Macao, es la de buscar el templo Na Tcha. La verdad es que no está nada escondido, pero su situación hace que pase bastante desapercibido.

El templo data de 1888 y está dedicado a Na Tcha, la deidad de la guerra. Tiene una arquitectura tradicional china.

Situado tras las ruinas de San Pablo, ha relegado a este pequeño templo al ostracismo y es raro llegar hasta él aunque sepas que existe.

Recomendaciones de qué hacer en Macao

Hasta aquí nuestras 50 cosas que hacer en Macao, seguramente nos estamos dejando muchas cosas y experiencias en el tintero, así que si quieres completar esta entrada, puedes dejarnos en los comentarios tus sugerencias sobre lugares que visitar o situaciones que experimentar.

Seguros IATI