Vivir un partido de la NBA en Nueva York

Uno de las experiencias que siempre se recomienda cuando viajas a Nueva York entre octubre y abril, es ir a ver un partido de la NBA en el Madison Square Garden. A continuación os vamos a explicar nuestra experiencia en este espectáculo en un partido Knicks vs Rockets.

Expectativas antes de viajar a Nueva York

Todo aquel que tenga un poco de nociones de baloncesto sabe cuál es el equipo que juega en casa en Madison Square Garden, sin duda alguna uno de los más reconocidos del planeta basket, los New York Knicks.

Dos de las experiencias que puedes realizar en la capital del mundo de la diversión tienen que ver con este complejo. En realidad, más de dos (conciertos, boxeo, baloncesto, hockey…), aunque nosotros nos vamos a centrar en las que podemos hablar por experiencia propia, el Tour (como puedes ver en este otro post) y un partido de la NBA en Nueva York.

El Pre Partido de la NBA en Nueva York

Tan importante como el partido en sí es todo lo que se desarrolla alrededor de este. Tuve la suerte de ir con amigos  a los que les gusta el baloncesto tanto o más que a mí para poder vivir así una experiencia completa.

Antes de pisar el Madison

El partido comenzaba a las 19h, pero como buen aficionado americano al deporte, sí… ese día nos disfrazamos como un seguidor más del equipo local (aunque tengo que confesar que mi debilidad desde que jugaba en los Thunders es “La Barba”) comenzamos nuestro particular partido después de comer.

Aproximadamente a las 16h, nos despedimos de la otra mitad del grupo, y fuimos directos a tomar cerveza. Uno, en Nueva York, tiene muchas opciones donde tomar cerveza y la verdad es que en casi todos los sitios a un precio elevado -bendita happy hour- así que, puestos a gastar dinero, ¿por qué no probar con el legendario Hooters?

El Hooters es un bar repleto de pantallas en las que televisan deporte todo el día, donde las camareras van con ropa característica de ese sitio. Ha salido en numerosas series y alguna que otra película y resulta que hay uno a pocos metros del madison, no creo que sea por casualidad. Por si tenéis o queréis vivir esta experiencia, la dirección es 155 West 33rd Street.

En los alrededores del Madison Square Garden

Después de salir del Hooters, con un par de cervezas en el estómago, es hora de acercarse al estadio. Lo primero que ves es un elevado número de personas por los alrededores, si crees que en Manhattam hay mucha gente acércate un día de partido al Madison. Lo segundo de lo que te das cuenta es que la mayoría de gente son extranjeros, eso puede que explique el elevado coste de las entradas, se ha convertido en un espectáculo para “giris”.

Madison Square Garden

También te encontrarás con infinidad de reventas, así que si no te dio tiempo a comprar una entrada o te lo piensas a última hora, allí puedes conseguirla, aunque no estoy seguro que sea a un precio competitivo.

Por último, destacar que si no quieres gastarte lo que te costó la entrada en comida dentro del campo, haz una parada en alguno de los cientos de carritos de hot dogs que hay por la zona y aprovecha para quitarte el hambre que puedas tener en ese momento y durante las próximas 3 horas.

Entrada al Madison

Llega el momento en el que, realmente, uno empieza a vivir un partido de la NBA en Nueva York y más en el Madison Square Garden. La entrada es como la de un aeropuerto, en lo que a controles de seguridad exhaustivos se refiere, así que recuerda esto cuando pienses en entrar comida. No lo intentamos, pero me da que es casi imposible comer algo dentro del campo que no hayas comprado allí mismo. Una vez pasados los arcos, llega el momento de buscar tu sitio.

Aquí empieza a vivirse el ambientillo baloncestístico. Vas pasando por los cientos de restaurantes de comida tipo fast food que hay por todo el pasillo circular que hay fuera de la parte de las gradas. Están funcionando al 100×100, parece mentira, pero la gente no ha consumido antes de entrar, se gasta tres o cuatro veces más por el mismo producto que se vende dentro del estadio. Ves gente que se compra menús completos con nachos, hamburguesas, patatas, bebida,…¿ pero de qué nos extrañábamos? estamos en la capital mundial del capitalismo.

Una vez llegas al piso correcto, es hora de entrar en la grada y cruzar los dedos para que te toque un asiento que te permita ver bien el partido. Llegas a la butaca, te sientas, miras la pista y te das cuenta de que, aunque un poco lejos, ves perfectamente la pista y el marcador, estás preparado para disfrutar del match.

Durante el partido de la NBA

Todo lo que te puedes imaginar -o hayas podido visto en películas- sucede en el partido. Para mí hay que distinguir entre la competición en sí, y lo que rodea al partido.

partido de la NBA en Nueva York

La competición dentro de la cancha

El partido en sí -la verdad- no fue nada del otro mundo. Defensas muy blanditas, ataques poco precisos, intensidad no demasiado alta. Lo único que se puede destacar es el show que dio Hardem entre distribución de juego y anotación. Creo que esta definición es atemporal en lo que se refiere a los Knicks, ya que lo anómalo es que un año sea uno de los mejores equipos de la liga. Cierto es que hay una gran diferencia entre partidos de liga regular y partidos de playoff, si consigues entradas para ese momento de la session seguro que puedes ver un partido de más calidad.

El partido fuera de la cancha

Como comentaba un par de párrafos más arriba, en las gradas hay todo tipo de entretenimientos. Todo comienza con el espectáculo de presentación de los equipos, incluidos fuegos artificiales!!! el indispensable himno americano, tanta comida y/o bebida como tu bolsillo te lo permita, lanzamiento de camisetas en el descanso, cámara que detecta gente famosa entre el público, show de saltimbanquis, cheerleaders,….

El post partido

Una vez finalizado el encuentro, solo falta salir del estadio, algo pesado teniendo en cuenta la cantidad de gente que abandona a la vez que tú el estadio, concretamente unas 20.000 personas, siendo optimista. Cuando sales puedes ir a acabar de tomarte las cervezas que te faltaban, nosotros nos reunimos con la otra mitad del grupo y es lo que hicimos.

Conclusiones

No cabe duda de que vivir un partido de la NBA en el Madison Square Garden, es una experiencia que, si tienes la oportunidad, no puedes dejar escapar. Aunque en realidad creo que es como ver un partido en cualquier cancha de todo el país, ya que me imagino que el espectáculo está bastante estandarizado. Además, estoy seguro que en cualquier otra ciudad, quizá quitando Los Ángeles, puedes disfrutar de este espectáculo pagando la mitad. Es lo que tiene un sitio tan turístico, que los dueños de la franquicia saben que hay una demanda mayor por la localización y los precios se disparan.

Aun con esto, creo que vale la pena vivir un espectáculo como este al menos una vez en la vida

Seguros IATI