Diario de Road Trip a Canadá, 25 de Julio de 2016 | Aquí puedes leer el día anterior: Un día en Toronto

Día 3 Road Trip Canadá: Kingston y sus mil islas

Dejamos hoy Toronto para lanzarnos a la carretera, hoy tenemos muchos recados así que la distancia a cubrir será corta, unos 230 Km hasta llegar a la ciudad de Kingston, puerta del parque nacional las mil islas, que vamos a visitar hoy muy por encima. Esta es una parada de paso. Os contamos cómo alquilar un coche en Canadá, y lo que podéis hacer en Kingston si lo marcáis como punto de parada en vuestro itinerario.

1000 Islas

Vídeo diario en YouTube

En este vídeo podréis ver nuestro primer día de Road Trip, donde visitamos las mil islas en un crucero, paisajes espectaculares en foto, pero en vídeo aún más, no os lo perdáis!

Alquilar un coche en Canadá

Hoy es el primer día propiamente dicho de Road Trip, así que lo primero que hacemos es ir a por nuestro coche de alquiler. En esta ocasión, y tras mucho buscar, la opción más económica fue a través de la agencia online de alquiler de coches Auto Europe, por 630 Euros teníamos un coche para 16 días con la compañía americana Thrifty, además contratamos un seguro opcional de devolución de la franquicia en caso de que algo salga mal, que esperamos no tener que utilizar como siempre que se contrata un seguro, verdad? 

En cuanto al coche que nos han proporcionado, estamos muy contentos ya que escogimos la opción más económica pero nos han dado un coche super cómodo y amplio, un Volkswagen Golf. Os aconsejamos que llevéis con vosotros un cargador de coche (de esos que se enchufan al mechero) ya que vais a pasar unas cuantas horas en la carretera y quizás necesitéis cargar vuestros aparatos electrónicos.

Respecto al GPS, todos sabemos que es extra caro alquilar uno junto con el coche, así que aquí va un truco que os va a cambiar la vida. Os descargáis la app HERE y una vez la tengáis en el móvil o tablet, os descargáis el mapa del país o región por el que os vais a mover, no sólo os servirá de GPS offline (no como la app Maps que sólo funciona con WiFi, aunque si desconectas el WiFi sigue funcionando pero si te equivocas perdiste la ruta) sino que además, por ciudad, os dirá cómo llegar a los lugares en transporte público. Esta es, sin duda, la app revelación de este viaje.

Empieza el Road Trip

Cuando salimos de Toronto ya podemos empezar a ver, poco a poco, cómo cambia el paisaje urbano hacia lo que todos tenemos en la cabeza cuando pensamos en Canadá, vegetación abrumadora, bosques, verde… Cada tanto hay áreas de servicio donde encontraréis de todo para abasteceros, la gente sobretodo se vuelve loca con el café. Aquí en Canadá existe una cadena que es una dura competidora de Starbucks, de hecho creemos que está por delante de esta última, se llama Tim Hortons y los precios están mucho mejor que la marca de la estrella.

road trip canada

Hoy conducimos unas tres horas prácticamente por la misma carretera todo el rato, la 401 dirección este, comentar que aquí hay una salida cada kilómetro aproximadamente, y que todo está bastante bien señalizado, la carretera de momento es libre (sin peajes) y amplia con mínimo tres carriles a cada lado, sino más en algún tramo. La conducción es, en definitiva, fácil (aunque hay que vigilar los camiones, muchísimos) y aburrida ya que los coches aquí son automáticos.

Primera parada Kingston

Cuando llegamos a Kingston, lo primero que hacemos es ir a nuestro hotel, hoy toca uno de los muchos moteles de carretera que hay en Canadá también en las afueras de las ciudades. La noche nos cuesta 60 Euros y nos incluye un desayuno continental (bastante básico pero se agradece). Como nuestro hotel está en Kingston aunque en la periferia, decidimos dejar el coche aparcado frente a nuestra habitación y nos vamos andando hasta el centro de la ciudad, tenemos ganas de estirar las piernas.

Qué hacer en Kingston

Si hemos venido hasta aquí es para disfrutar del paisaje que nos ofrece el parque nacional de las mil islas, aunque no entraremos en el interior del parque, por ello hemos decidido seguir la corriente a los turistas y embarcarnos en un crucero de hora y media que nos llevará a conocer desde el lago la zona. Hay sólo una empresa de cruceros y ofrece tres tipos.

Crucero Discovery

Este es el más económico, cuyo precio es de 28 CAN$ aunque seguramente os darán un descuento de 5 CAN$ en vuestro hotel, al menos en el nuestro así fue. El recorrido, como hemos avanzado, es de hora y media y durante el trayecto hay una narración que explica un poco la historia de la zona y los puntos que se van atravesando con el barco (está disponible la audio guía en castellano, así como en otra gran cantidad de idiomas). El paseo es agradable aunque la verdad es que lo encontramos algo caro para la duración que tiene y hasta donde llega. El barco está curioso pero asegúrate de hacer cola de los primeros para garantizarte un asiento en la parte de arriba que es desde donde mejor vista se tiene, ya que pagas… Hay salidas diarias a varias horas.

Crucero de 3 horas

Este crucero es muy similar al que hemos hecho, aunque el trayecto es más largo, más del doble que el anterior, por lo que evidentemente el precio también. Depende de vuestro presupuesto, tiempo e intereses. No podemos opinar ya que este crucero no lo hicimos, aunque hemos visto fotografías espectaculares.

Crucero de cena y espectáculo

Este es un crucero más recreativo, ya que el barco es del tipo Bateau Mouche, como el que surca en Sena en París, y se ofrece una cena y espectáculo mientras te adentras en las aguas de las mil islas, sin duda un recorrido mucho más romántico y, a todas luces, con menos datos suponemos. El precio es de 80 CAN$ aproximadamente y en principio sólo se hace durante el fin de semana, aunque nosotros fuimos un lunes y sí que salía también, quizás en época de verano se realizan salidas diarias.

Cruceros 1000 Islas

La Isla Wolfe

Esta es la joya de la corona de Kingston, al menos así lo consideramos nosotros. Es el lugar al que no van los turistas, sino los locales, aunque los turistas se pierden algo mágico. Lo primero que hay que decir es que iremos en un Ferry gratuito, que cubre el trayecto desde Kingston hasta la isla Wolfe, y que es altamente masificado sobretodo por turismos, en serio, una gran cantidad de tráfico entre estas dos islas. Los horarios son muy frecuentes, sólo debéis ir primero a la oficina de información turística de Kingston y os entregarán un libreto con toda esta información, además de con todos los puntos de interés de la ciudad y sus inmediaciones.

Muelle Wolfe Island

Es importante que sepáis varias cosas de la Isla Wolfe que pueden hacer que vuestra visita sea tan remarcable como nos lo pareció a nosotros. Hay que tener en cuenta que no vais a encontrar Starbucks ni Tims Hortons, ni McDonald’s, sólo las típicas cafeterías de pueblo costero vintage americano, lo cual tiene su encanto. Montarte en ese ferry es como montarte en una máquina del tiempo. Nosotros fuimos a las 7 de la tarde, así que cuando llegamos encontramos una especie de pueblo fantasma, la oficina de información cerrada y nuestro mapa de HERE no daba demasiados datos, quizás ese sea el encanto de descubrir por ti mismo los rincones que marcarán la diferencia, por si no tenéis paciencia os lo vamos a contar. Aunque tenéis que saber que hay una playa en algún lugar de esta isla, como íbamos a pata no fuimos capaces de llegar, pero hay varias rutas marcadas para hacer en bicicleta que tienen muy buena pinta.

Muelle Wolfe

Nosotros nos conformamos con nuestro rincón especial, nada más llegas con el Ferry, a la derecha hay una calle con varias cafeterías, es una calle en la que todos salen con un helado de cono en la mano… Si os adentráis por uno de los caminos que llevan al lago veréis una suerte de muelles, entrad, sentaos en el muelle y esperad a que el sol se ponga, no hay que decir mucho más para que entendáis la magia del momento, verdad?

Reflexión diaria

Nunca sabes cómo va a terminar el día… Hoy había amanecido gris, nublado y lluvioso, aunque de temperatura no nos podemos quejar, todos sabemos que un día de estos en los que el cielo es blanco en lugar de azul te dan bajón, pero cuando llegamos a Kingston para realizar en crucero el día empezó a aclarar y finalmente terminó regalándonos un atardecer como pocos hemos visto.

Aquí puedes leer la entrada siguiente: La Mauricie