Drakensberg, o “Las montañas del dragón” en Afrikáans, son las montañas más altas de Sudáfrica. Lo que no te dice ningún buscador de Internet es que es uno de los sistemas montañosos más espectaculares que hemos visto, que la carretera serpenteante que lleva hacia ellas te deja sin habla, que debes parar cada poco tiempo en uno de los miradores porque por el rabillo del ojo no dejas de ver un brillante color verde que te empuja a mirar.

Desde Ermelo, la parada nocturna obligatoria si viajas desde Kruger hacia Drakensberg, donde nos alojamos en un bonito hotel, Bokamer Guesthouse, emprendemos marcha hacia estos espectaculares paisajes. Hoy estrenaremos la tienda de campaña que nos compramos en Johanesburgo y no habríamos podido escoger un momento mejor, dormir bajo un manto de estrellas que parece podrás alcanzar si estás en la cima de una de esas montañas y tener a tu alcance la luna es una gran recompensa a tantas horas de conducción.

Fran a caballo en drakensberg

En Khotso Horse Trails and Backpackers pasamos dos días estupendos, uno de ellos pudimos disfrutar de un increíble paseo a caballo por estas escarpadas montañas, algo imprescindible en tu visita al dragón que habita estos lares. Cabalgar a lomos de este hermoso animal en uno de los parajes más sobrecogedores que existe te transmite una sensación de paz de esas que uno no olvida. En fila india, uno tras otro, respirando el aroma a naturaleza mezclado con esos olores que te transportan a otra dimensión, hago lo propio y aspiro hondo hasta que cada poro de mi piel queda perfumado con una dosis de lavanda y otro de abono, con unas gotas de sol y otras de río.

En Underberg, a pocos pasos del famoso Sani Pass, disfrutamos de la paz, nos hacemos amigos de un perro con una obsesión enfermiza por el juego del palo, pero que nos hace de guía en nuestras excursiones por la montaña. Aquí puedes sentirte acorde con el mundo, puedes hacer de ermitaño si deseas soledad, puedes hacer amigos y compartir un divertido rato en el río haciendo Tubing o buscando una piscina natural escondida, que nunca llegamos a encontrar pero de la que vimos fotos. Y puedes descubrir historias de gente extraordinaria, como la del dueño de nuestro hogar estos días, que recorrió en tan sólo un mes a pie la costa de Sudáfrica, desde Durban hasta Ciudad del Cabo por un amigo enfermo.

Indian_Ocean

Y de la montaña al mar… Ya es hora de descubrir ese océano mágico que es índico y también atlántico, donde dicen que las aguas son cálidas pero a nosotros nos parecen gélidas, donde los acantilados son trampas que esconden una belleza extrema, donde las rocas parecen una puerta al mundo de la ilusión, un agujero que atrapa los sueños para dejarlos escapar cada mañana, “el agujero en el muro” que atrae cada día a los caminantes desde Coffee Bay hasta este lugar rodeado de una bruma espesa rociada de un paraje encantado, y pasar la tarde en tu porche preparando una barbacoa frente al océano en “The Hole in the Wall Hotel and Holiday Village” .

Seguros IATI